Los cancilleres del Mercosur buscan definir una posición común para negociar con la UE

Los ministros de Relaciones Exteriores se reunirán en Buenos Aires. El tema casi excluyente será afilar la estrategia de negociación con Bruselas, que en los últimos años apenas alcanzó una suma de pretensiones de cada uno de los cuatro países, sin objetivos mancomunados.

Los cancilleres del Mercosur buscan definir una posición común para negociar con la UE

Susana Malcorra, canciller argentina

Nacional

Mercosur

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Télam

Publicado el 09 DE MARZO DE 2017

El Mercosur buscará definir este jueves una posición unificada y de mayor fortaleza política frente a la Unión Europea para acelerar el acuerdo de asociación birregional, que tendrá a fin de mes en Buenos Aires una nueva ronda de negociaciones, tras el impulso que la presidencia protémpore argentina le impuso al proceso con el objetivo de poder cerrarlo antes de que concluya el corriente año.

“Es una reunión de trabajo con los ministros de los cuatro países firmantes fundadores, que apunta a discutir la temática del Mercosur y la Unión Europea (UE). Estamos empezando una discusión de fondo. Los cancilleres necesitamos darle una impronta política, así que ese es el tema central. Por supuesto, recorreremos otros temas de la región”, señaló Malcorra tras participar de un seminario organizado por la revista The Economist en el Hotel Alvear.

El encuentro de los cancilleres es preparatorio de la XXVII Ronda del Comité de Negociaciones Birregionales, que entre el 20 y el 24 de marzo reunirá en el Palacio San Martín, en Buenos Aires, a técnicos y funcionarios políticos de ambos bloques, en la primera cita tras el cambio de escenario que la nueva administración estadounidense impuso en las relaciones comerciales internacionales.

Bruselas había definido, antes de la elección del presidente estadounidense, Donald Trump, que el Mercosur tendría la oportunidad de cerrar la negociación hasta entonces, en la expectativa de que un triunfo de Hillary Clinton permitiera concluir este año el Acuerdo Transatlántico entre la Unión Europea y Estados Unidos, que venía a buen ritmo durante la administración de Barack Obama. El triunfo de Trump no solo frustró esa negociación sino que puso en riesgo el Nafta, el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, y malogró apenas cerrado el Acuerdo Transpacífico (TPP), firmado entre 12 países de esta cuenca, incluidos tres de los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico: México, Chile y Perú.

“Es necesario estar alertas a las oportunidades y reaccionar muy rápido, con el Mercosur como plataforma de lanzamiento, ahora que la UE ya no tiene un acuerdo con Estados Unidos a la vista", reflexionó el miércoles Malcorra, al respecto. Además, "lo que pasa con el Nafta nos da la oportunidad de traer a México a la región, ya que antes sólo veía a Estados Unidos como socio”, completó la canciller.

El acercamiento a la Alianza del Pacífico, que también integra Colombia, fue uno los primeros ejes de la agenda externa del presidente Mauricio Macri, aspiración que comparte con su par brasileño Michel Temer, con quien en su última reunión del 6 de febrero acordó propiciar el acercamiento a México.

“En un mundo con muchísimas incertidumbres, el Gobierno nacional tiene una certidumbre: estar cerrados al mundo no nos ha traído buenos resultados. Después de ser sumamente selectivos para integrarnos con el exterior, vemos que el mundo se vuelve proteccionista, nacionalista, populista, y nosotros hemos hecho maestría, doctorado y postdoctorado en eso y vemos que no funciona", dijo Malcorra.

En los 17 años de negociaciones del acuerdo de asociación, el Mercosur y la Unión Europea mantuvieron irreductibles las barreras sobre sus mercados industriales y de servicios, en el caso del bloque sudamericano, y agrícolas en los países europeos. En lo que atañe a la posición del Mercosur, Malcorra definió que la integración al mundo "no es abrirse a tontas y a locas, sino decidir dónde están nuestros intereses y defenderlos".

En ese marco envió un claro mensaje a la Unión Europea: "No se puede pretender que se tenga en cuenta todo lo que les interesa a ellos, sin que la agroindustria esté incluida".

Malcorra consideró que, con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, muchos países que recibían financiamiento agrícola van a perder recursos, por lo cual "hay que montarse sobre esas transiciones sin una visión meramente economicista, sino de política económica".

política nacional mercosur cancilleres unión europea acuerdo