Los cerros del teatro griego, un festejo con sello propio

Entre mates y sanguchitos, se realizó la fiesta "paralela" al Acto Central, "Memorias de una Ilusión". Allí se eligió como reina a una representante del público que ganó una moto.

Los cerros del teatro griego, un festejo con sello propio

En los cerros ya comenzó a vivirse una nueva vendimia. Foto: Unidiversidad.

Sociedad

Vendimia

Unidiversidad

Unidiversidad / Micaela Iannizzotto y Ernesto Gutiérrez

Publicado el 03 DE MARZO DE 2018

El calor de la tarde mendocina no impidió que la gente comenzara a acercarse desde temprano a los cerros, un lugar que como todos los años convoca a una gran cantidad de personas que eligen esa forma especial de ver la Fiesta Nacional de la Vendimia. Es que allí todo es ritual y camaradería. Además, como ya es tradición, previo al Acto Central en el Teatro Griego Frank Romero Day, se realizaron en las alturas los festejos "paralelos". Así, cerca de las 18.40 se dio inicio a la la cuarta edición de la Fiesta de Los Cerros, llamada este  año Memorias de una ilusión, donde se coronó como reina a Sheila Sosa, de Tunuyán, y como virreina a Lorena Sueldo, oriunda de Las Heras.

Los mendocinos empezaron a instalarse en los cerros ubicados en la parte superior del Teatro Griego desde la siesta para poder conseguir el mejor lugar para ver la Fiesta de la Vendimia. Bajo un sol radiante, entre mates, sanguchitos y mantas, pasadas las 18.30 se dio inicio al festejo ideado por Victoria Herrera. La sorpresa de esta edición es que la Reina de los Cerros, elegida entre el público presente, se ganó una moto cedida por la Secretaría de Cultura de la provincia, con la intención de potenciar este evento, considerado el más popular de todos los que se realizan dentro del calendario vendimial.

El primer número artístico de esta Fiesta de los Cerros se llamó "Amor y Danza", interpretado por un grupo de niños de 3 a 9 años. Luego, el coro infantil Casa del Alba, conformado por hijos de viñateros, tuvo su momento especial en Memorias de una Ilusión, seguido de un show humorístico.

 

 

Foto: Unidiversidad.

 

Algunos de los presentes manifestaron su descontento por la falta de baños químicos en el lugar y las malas condiciones de la subida a los cerros. "La reina me da lo mismo, siempre he creído que hay un acomodo total, le están dando mucho 'bombo' a la de Tupungato, la soberana que es madre. Venimos sólo por la Fiesta, el espectáculo y las luces", dijo Eulogio.

Carlos, otro mendocino expectante, comentó que lo que lo motivó a asistir a los cerros es la dificultad que siempre hay para comprar los tickets para el Acto Central. "Hace 30 años que vengo a la Fiesta y siempre nos ha costado conseguir entrada", indicó.

Sin embargo, el espíritu de mirar la Fiesta desde los cerros es algo que se trasmite de generación en generación. "Acá está la verdadera Vendimia", señaló Federico Tula (38), quien junto a su padre Oscar Tula, conocido como "El Tula", llevan más de 40 años preparando esos exquisitos choripanes, que por solo $ 80, el mendocino o turista puede degustar en el caso de que no lleven su propia heladerita y cena.

Asimismo, se puede comprar un helado para sobrellevar el calor: el palito bombón cuesta $ 30 y el pote de 1/4 de kilo tiene un valor de $ 60. Fabián, el vendedor, contó: "He tenido buenas ventas, hacía cuatro años que no venía".

 

Los cerros eligieron a su reina y virreina: Sheila Sosa, de Tunuyán, y Lorena Sueldo, de Las Heras.

 

sociedad vendimia fiesta de los cerros cerros fiesta nacional de la vendimia teatro griego frank romero day