Medicina androcéntrica: ¿las vacunas contra la COVID-19 inciden en la menstruación?

Profesionales de la salud y sociedades médicas de distintas partes del mundo advierten sobre la nula perspectiva de género en el desarrollo de las vacunas. La crítica no es hacia la efectividad, sino a la falta de estudios sobre la incidencia en el ciclo menstrual. Lanzan encuesta.

Medicina androcéntrica: ¿las vacunas contra la COVID-19 inciden en la menstruación?

Collage: Tamara García. Imagen de www.latercera.com

Sociedad

Sexo, género y diversidad

Unidiversidad

Unidiversidad / Julia López

Publicado el 06 DE AGOSTO DE 2021

En medio de la pandemia de COVID-19, laboratorios de todo el mundo se embarcaron en la tarea de desarrollar una vacuna que frenara las consecuencias del SARS-CoV-2. Con las primeras aplicaciones, se empezaron a hacer estudios para conocer la efectividad y los efectos de las inoculaciones. En la segunda etapa, nunca se tuvo en cuenta la posible incidencia en los ciclos menstruales. Por eso, la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (Sagij) lanzó una encuesta para recolectar los testimonios y avanzar en una investigación científica.

Siempre que se mencionan los efectos secundarios, se habla de fiebre, dolor de cabeza o dolor corporal. Sin embargo, a raíz de diversos relatos de mujeres y otras personas con capacidad de menstruar, se empezó a pensar en la posibilidad de que las vacunas pueden tener incidencia en la cantidad de flujo, duración de las menstruaciones, retrasos en el ciclo, tamaño de las mamas, etc. No se hizo referencia al tema porque, en realidad, la perspectiva androcentrista caló en la medicina y solo se tuvo en cuenta el punto de vista de cuerpos masculinos de varones cisgénero. 

“Muchas mujeres y otras personas menstruantes en el mundo han registrado algunas alteraciones en sus ciclos menstruales luego de aplicarse la vacuna”, aseguró la doctora Margarita Fuster, integrante de la Sagij. Si bien, “hasta el momento, no hay ningún estudio científico certero que avale este tema (...), no es ilógico pensar que hay una relación entre la vacuna y el ciclo menstrual –continuó la profesional–, ya que la regulación hormonal y el sistema inmunológico están relacionados”.

Como en tantos otros estudios, al momento de desarrollar la vacuna contra la COVID-19, no se incluyeron cuestiones de género y, como consecuencia, no hay datos sistematizados acerca de las alteraciones en los ciclos menstruales. ¿Qué importancia tiene esto? La comunicadora científica Agostina Mileo propone en la revista Cenital una analogía para responder: 

Imaginemos, por ejemplo, que al conocer que la fiebre es un posible efecto secundario de las vacunas, todas las personas a las que les sube la temperatura luego de la inoculación saben que experimentan algo esperable. ¿Qué pasa con la alteración en los ciclos menstruales?

La investigación de la Sagij busca conocer tanto el impacto que genera en el cuerpo la vacuna como la influencia en el ciclo al haber cursado la enfermedad. La encuesta es anónima, está dirigida a mujeres y personas menstruantes que hayan recibido al menos una dosis de cualquier vacuna contra la COVID-19 y dura alrededor de diez minutos. 

Una de las investigaciones existentes al respecto es el proyecto experimental EVA, de la Universidad de Granada, a cargo de la doctora en Enfermería Laura Baena. A a partir de un seguimiento a alrededor de 150 mujeres antes y después de las vacunas, busca conocer la coagulación y los niveles de hormonas como estradiol, progesterona, FSH, LH –tradicionalmente llamadas “hormonas femeninas”–, patrones de sangrado, duración de los ciclos y síntomas premenstruales.

El objetivo principal de este proyecto, titulado “Efecto de la vacunación contra el SARS COV-2 en el ciclo menstrual de mujeres en edad fértil”, es descubrir “si efectivamente existen esas alteraciones y cuáles son las más frecuentes”, como también averiguar cuánto duran y si hay algún parámetro en las muestras de sangre que justifique “esas posibles alteraciones en la menstruación”

Sobre esta base, se pueden incluir otros síntomas como efecto secundario de las vacunas anticovid “y quizás evitar que las mujeres se preocupen o se sometan a pruebas innecesarias. Porque, al final, la menstruación da mucha información sobre la salud de la mujer”, explican desde EVA.

Esta situación, lejos de ser una campaña antivacunas, es –al mismo tiempo– una demostración de que la medicina sigue centrada en cuerpos de varones cis y una demanda de incorporar la perspectiva de género y la diversidad de cuerpos en los estudios médicos. “La vacuna es la única herramienta que tenemos para frenar la pandemia –remarcó Fuster–. Nuestra recomendación es que, si tenés la posibilidad, te vacunes”. En este sentido, el sitio web chequeado.com confirmó: “La evidencia científica muestra que las vacunas son seguras. No afectan la fertilidad ni causan abortos espontáneos”.

ciclo menstrual covid menstruación vacunas