Mendoza, tierra de volcanes en constante vigilancia

Cuál es la diferencia entre un cráter activo y en actividad. Qué pasa con el Peteroa y cuáles son los volcanes que hay que seguir con más atención.

Mendoza, tierra de volcanes en constante vigilancia

La ceniza emitida por el volcán Peteroa generó preocupación en la zona de Malargüe. Foto: Gendarmería Nacional.

Sociedad

Unidiversidad

Mariano Rivas

Publicado el 21 DE DICIEMBRE DE 2018

El volcán Peteroa, ubicado en la frontera entre Chile y Argentina, encendió las alarmas en la zona de Malargüe al entrar en actividad el viernes pasado. El alerta amarilla continúa y la última información indica que la columna de humo y partículas superó los 1600 metros. La situación no es preocupante, pero sí amerita tomar medidas de control para registrar cómo evoluciona su actividad.

En Mendoza, este cráter no es el único activo. Raúl Mikkan, geógrafo y secretario de Ciencia y Técnica en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCUYO, señaló que un volcán activo es aquel que tuvo erupciones en los últimos 10 mil años. A la vez, que esté activo no implica que se encuentre en actividad: también puede estar en estado latente, como la mayoría de los ubicados en territorio provincial.

Así, junto al Peteroa, hay otros dos en estado activo que son aquellos que entran en erupción de forma más intensa, con explosiones, explicó el científico. Estos son el Maipo y el San José.

“La cordillera de los Andes tiene muchos volcanes activos repartidos de norte a sur. La mayoría de ellos están del lado chileno. En Mendoza, son estos tres los que se encuentran en ese estado en particular (por el Peteroa, Maipo y el San José)”, amplió Mikkan.

Defensa Civil informó que la actividad del volcán Peteroa no es peligrosa

Según especialistas las manifestaciones volcánicas no afectan a las zona pobladas y no es necesario tomar ningún tipo de recaudos.

 

Qué pasa con el Peteroa

La explicación de la actividad actual del cráter ubicado en la zona de Malargüe está en que al ser un volcán activo y, por lo tanto, tener magma caliente, a veces el material puede llegar a la superficie. Es algo que el volcán necesita para descargar gases. En este sentido, el geógrafo consultado por Unidiversidad pidió prestar atención a otros cráteres que están del lado de Chile: el volcán Descabezado Grande, el Quizapú y aquellos que se encuentran en la Laguna del Maule.

Imagen del volcán Descabezado Grande.

“Esos volcanes me preocupan más porque llevan mucho tiempo dormidos y sabemos que adentro están acumulando energía. De golpe, como una botella de champagne, pueden descorcharse y emitir todo de una sola vez”, alertó Mikkan. En ese caso, sí serían erupciones muy fuertes, que incluso podrían llegar a generar cambios ambientales muy fuertes.

“Si cualquiera de esos volcanes hace erupción o emite cenizas, el material, por los vientos, se viene para Mendoza”. Ya pasó en Malargüe en 1932, justamente con el volcán Quizapú, explicó el especialista.

¿Es para preocuparse lo del Peteroa? No, lo que sucede es normal: en los últimos 10 mil años, los eventos como el actual se cuentan de a cientos, explicó el científico. Sí es razonable prestar atención a los informes del Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar). En caso de que el volcán entre en alerta naranja, sí se puede hablar de una actividad preocupante.

Para ejemplificar, Mikkan señaló: “En erupciones más fuertes, los materiales emitidos pueden llegar a 10 mil, 15 mil, 25 mil metros de altura”, contra los 1600 que alcanzó el material emitido por el Peteroa en esta ocasión.

provincial volcán peteroa erupción volcanes en actividad mendoza