Mujeres espías para lograr la Independencia: su rol clave en la gesta libertadora

El historiador Roberto Tripolone analizó en Atadecid@s la importancia de mujeres como Martina Chapanay en nuestra historia.

Sociedad Señal U Atardecid@s / por Unidiversidad/ Atadecid@s / Publicado el 18 DE MARZO 2021

Cada vez más, diversos estudios reivindican la figura de la mujer durante la gesta de la independencia. En el espacio más acotado del Oeste Argentino, fueron numerosas las mujeres que asumieron un rol protagónico en el alumbramiento de esa patria que estaba naciendo.

Aun sin haber recibido un justo reconocimiento por su invalorable aporte, inscribieron sus nombres para siempre en las páginas de la historia Argentina.

En este Mes de la Mujer, desde Atadecid@s, dialogaron con el historiador  Roberto Tripolone para conocer más del rol de la mujer durante la gesta independentista.

“Durante la gesta Independentista, la acción de la mujer fue muy importante. La historia siempre simplificó su acción en la historia. Cuando estudiamos historia en la escuela siempre ese reduzco su rol con las Patricias que bordaron la bandera y nuestro escudo nacional. De alguna manera, así de simple fue su rol en la historia argentina”, expresó el historiador.

A contrapelo de las rígidas convenciones de la época (esgrimir perfumados abanicos en refinados salones) que establecían límites para sus derechos y posibilidades, estas mujeres demostraron que valores como el coraje, la fortaleza, la sagacidad y el patriotismo no eran patrimonio exclusivo de los hombres.

“En este intento de reconstruir la historia empezamos a ver o empiezan a fluir diferentes roles muy interesantes. Durante la gesta libertadora, el rol de la mujer fue muy importante, es ahí donde nace el rol de la mujer voluntaria. Del otro lado de la cordillera, su rol fue mucho más importante: el de ser mujeres espías, ya que eran ellas las que se arriesgaban por saber la posición del enemigo. Hay que aclarar que si eran atrapadas les ocurría lo peor: tortura incluso la muerte”, detalló Roberto.

Y sumó: “En este rol de lucha, su papel significó mucho en la gesta. Debemos saber que en un frente de lucha de casi 800 kilómetros era clave el rol de los mensajeros. Para traer un nombre, de relevancia a este relato, está el de una chica que de 17 años: Martina Chapanay, que va a ser fundamental durante la gesta, al caminar unos 200 kilómetros en soledad y de noche  para detectar la posición de enemigo”, contó el historiador.

“Hay que decir que el contexto población de Mendoza, de apenas unos 13 mil habitantes, será muy importante ya que permitirá encontrar gente del calibre de estas mujeres que al igual que muchos hombres arriesgaron su vida por la independencia”, concluyó.