Objetivo Uspallata: qué falta para que Mendoza tenga su primer Parque Nacional

El camino para que la provincia tenga su primer parque nacional lleva varios años, pero hay alguna trabas a sortear. ¿Cuál es la disyuntiva de esas tierras con el Ministerio de Defensa? ¿Qué lugar tendría la minería? Hablamos con referentes de distintos actores involucrados en el proyecto.

Objetivo Uspallata: qué falta para que Mendoza tenga su primer Parque Nacional

Mendoza debate la creación de su primer parque nacional. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Medio Ambiente

Unidiversidad

Soledad Maturano

Publicado el 29 DE AGOSTO DE 2022

Mendoza es una de las provincias más perseverantes en la lucha por la protección del agua y del medioambiente. Tanto los valores de conservación como la apuesta por un cuidado de la salud con un enfoque puesto en el medioambiente son aspectos importantes para la comunidad. A ello se agrega que hoy está en debate la creación del primer parque nacional en suelo mendocino, ubicado en Uspallata.

Al tratarse de un parque nacional, no solo actúan en el escenario sectores locales, sino también nacionales. Por lo tanto, desde la Administración de Parques Nacionales hasta la Secretaría de Ambiente de la provincia se ven involucrados. No obstante, seguramente la propia comunidad de Uspallata sea la principal implicada.

Otro de los actores clave en este contexto es el Ejército. ¿Por qué? Es que esa área de Uspallata actualmente es una zona de Reserva Natural de Defensa, es decir que el Ejército tiene jurisdicción legal sobre una parte de ese territorio. Por lo tanto, para avanzar hacia el parque nacional, es necesario dialogar y consensuar con el Ministerio de Defensa.

Dada la complejidad del panorama, desde Unidiversidad buscamos conversar con distintos sectores locales para despejar dudas. Federico Soria, miembro de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Uspallata, y María del Carmen Villalba, integrante de la ONG Natura Argentina, opinaron sobre la iniciativa. Dieron un marco histórico y compartieron la situación actual. También Franco Bianco, geógrafo y docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCUYO, aportó herramientas para comprender la importancia de un parque nacional en la provincia.

Por su parte, desde la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, aseguraron a Unidiversidad que desde el 2017 vienen trabajando en este proyecto. Agregaron que la iniciativa actualmente se encuentra en Ambiente de Nación para su debate con el Ministerio de Defensa. Explicaron, como anticipamos, que es el Estado nacional el que debiera despejar las posibles dificultades al respecto.

Mendoza debate por su primer parque nacional. Foto: Prensa de Gobierno de Mendoza

 

El valor social y ambiental de un Parque Nacional en Uspallata

Franco Bianco, docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCUYO, dijo que Uspallata “tiene características bastante únicas”. La zona cuenta con un microclima particular y un interesante bagaje cultural e histórico: allí habitan comunidades huarpes o encontramos hitos sanmartinianos, por ejemplo. En síntesis: es uno “de los valles cordilleranos más importantes”, reflexionó el docente.

Indicó que, a través de un parque nacional, se podrían preservar especies endémicas, es decir, aquellas que habitan en un determinado lugar y no en otro. Ejemplificó con el cóndor, el guanaco, el suri y el gato andino –“una especie que está en peligro de extinción”–. Bianco explicó que habitan allí y no en otro territorio gracias a sus propias características geográficas. “Tiene que ver –agregó– con la disponibilidad de agua o la dirección de los vientos”. 

Entonces, ¿qué significaría para Mendoza tener su primer parque nacional? El docente comentó: “Lo que viene a hacer esta figura es regular qué tipo de actividades se pueden hacer dentro del parque y cuáles no se pueden hacer, o bien determinar una zonificación dentro del parque. Por ejemplo, en determinado sector sí se permiten (algunas actividades) porque no estarían afectando al ecosistema. en caso contrario, habría que relocalizar determinados tipos de prácticas”.

Un parque nacional podría proteger a especies endémicas, como el gato andino. Foto publicada en losandes.com.ar

Conocida es la controversia de la minería en nuestra provincia, por lo que cabe preguntarse si la figura de parque nacional limitaría esa actividad. El geógrafo sostuvo que algunas actividades no pueden realizarse en el marco de un parque nacional: “Entre ellas, la minería”. Al mismo tiempo, hizo hincapié en “el veredicto importante con respecto a la licencia social” que defendió Mendoza en relación con la megaminería.

Concluyó señalando que la ley nacional será la última en indicar qué actividades quedan permitidas y cuáles no. Por ejemplo, en el caso del turismo, Bianco dijo que deberá delimitarse qué “escenarios podrán visitarse desde lo paisajístico, lo histórico, lo cultural, lo geográfico”, y “ver también la capacidad de carga: hasta dónde podemos incluir turistas por día o por semanas”. 

 

Hacia un parque nacional mendocino

Mendoza y Catamarca son las únicas provincias del país que no cuentan con un parque nacional. Desde hace varios años, distintos actores sociales difunden y militan tal necesidad. Uno de los sectores que con mayor antigüedad visualizan la problemática es la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Uspallata.

Uno de sus integrantes, Federico Soria, explicó a Unidiversidad que ya en el año 2007 presentaron a la Administración de Parques Nacionales una propuesta. Aun así, indicó que a la Asamblea les interesa un parquenacional, pero en el marco de un área natural protegida, postura que sostienen desde 1995.

La Asamblea de Uspallata sostiene la importancia de crear un área natural protegida. Imagen ilustrativa: Freepik

Un área protegida en todo el entorno de Uspallata es más que una dominación –sostuvo el activista– porque, de materializarse, se protegería “la cuenca del río Mendoza, que alimenta el valle de Uspallata y que también provee de agua a todos los oasis norte de la provincia”.

A lo largo de estos 27 años, la Asamblea de Vecinos de Uspallata se fue armando de diversas estrategias para alcanzar el objetivo. Por ejemplo, la presentación constante de expedientes al Estado provincial desde el 2004 –porque se “archivaban o extraviaban”–. El último se presentó en 2014 y tiene estado parlamentario. Entre los eventos más recientes que destacó Soria, se encuentra el papel activo de la ONG Natura Argentina desde 2019.

 

Dar lugar a la comunidad

Tal como dijo Soria, la ONG Natura Argentina articula con la comunidad de Uspallata y diversos actores gubernamentales en favor de la creación de un parque nacional. María del Carmen Villalba, integrante de Natura, compartió reflexiones de la comunidad que surgieron a partir de talleres impulsados por la misma entidad.

Por ejemplo, Villalba comentó que trabajan con infancias y adolescentes. En escuelas primarias de Uspallata, realizan mapeos y guías de exploración para identificar valores de conservación y amenazas. Por su parte, en colegios secundarios, trabajan elaborando "podcast": “Para que queden registrados y documentados valores de conservación de Uspallata”.

Asimismo, indicó que, gracias a un taller que tuvo lugar el año pasado, se realizó un mapeo en el que se ubicaron aspectos de alta, media y baja prioridad. “En muy alta prioridad, salió el agua pura, y en amenazas muy altas, la minería”, comentó sobre los resultados para dar cuenta de los intereses de la comunidad.  

Una de los últimas iniciativas de la ONG es una campaña bajo el hashtag #UspallataValeAgua “por oposición a 'Uspallata vale oro'”, explicó Villalba. A ella se han sumado distintas figuras públicas para mostrar apoyo, como Mercedes Morán, Mike Amigorena y Patricia Sosa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Natura International Argentina (@naturainternationalargentina)

¿Qué ocurre con el Ministerio de Defensa?

Si bien es de público conocimiento que el Ministerio de Defensa apoya la creación de un parque nacional en Uspallata, las fuentes oficiales identifican en este actor cierta dificultad para poner en marcha el parque. ¿Por qué motivo? Sucede que una parte de la zona está en uso militar.

Al mismo tiempo, el área se encuentra bajo la figura de Reserva Natural de la Defensa, lo que supone una formación de las Fuerzas Armadas en favor del cuidado y la conservación del territorio. En este marco, Soria reflexionó: “No sabemos cuáles son las sustancias que están liberando con los explosivos que hacen detonar; el plomo de las balas genera la muerte de la fauna y contamina el agua y la flora”.

La Asamblea de Vecinos de Uspallata propone una división por zonas entre las tierras a usar para la actividad militar y el parque nacional. Imagen ilustrativa: Freepik

Entonces, como dijo Bianco, de ponerse en marcha el parque nacional, la actividad militar –al igual que muchas otras– “se empieza a regular”. “Seguramente se harán estudios de impactos para ver en qué áreas se podría llegar a hacer ejercicio o práctica, y en qué áreas ya no se podría”.

Además, Soria explicó que “los militares hacen uso aproximadamente de 30.000” de las 220.000 hectáreas que tiene el Estado Nacional en Uspallata. “El resto están abandonadas, algunas están usurpadas por la minera Paramillos y otras por particulares; otras tierras directamente están deshabitadas”, completó.

Por esta razón, Soria compartió la alternativa que sostienen desde la asamblea frente a la disyuntiva con el Ministerio de Defensa. “Como el Ejército es una institución que hace muchos años está en Uspallata”, proponen que la zona oriental sea designada para la actividad militar. Por su parte, proponen que la zona occidental asuma la figura de parque nacional: “Allí se originan los ríos y arroyos. Es donde se ubica la mayor cantidad de valores de conservación”, argumentó.

parque nacional uspallata mendoza