Ordenamiento: el Valle de Uco, atrasado en la elaboración de sus planes

Así lo aseguró a Unidiversidad la vocal por el Ejecutivo en la Agencia de Ordenamiento Territorial, Nadia Rapali. Las causas.

Ordenamiento: el Valle de Uco, atrasado en la elaboración de sus planes

Las comunas del Valle de Uco aún deben definir sus planes de ordenamiento. Foto: Mendozaopina.com.

Sociedad Unidiversidad Ordenamiento territorial / por Verónica Gordillo / Publicado el 18 DE MARZO 2019

Tunuyán, Tupungato y San Carlos, las comunas que forman el Valle de Uco, son las más atrasadas en la realización de sus planes de ordenamiento territorial. Así lo aseguró la vocal por el Ejecutivo en la Agencia de Ordenamiento Territorial, Nadia Rapali.

La geógrafa explicó a Unidiversidad que colaborarán con las comunas para que puedan avanzar en el proceso de elaboración de sus planes, que son una herramienta clave para comenzar a ordenar el territorio y determinar qué se puede hacer en cada sector y con qué condiciones.

Según Rapali, se combina una serie de factores para que las tres comunas estén más relegadas. Entre ellos, destaca la falta de especialistas en la materia para que lideren el proceso, la carencia de estudios de base que permitan analizar problemáticas específicas y la ausencia de decisión política. Para la especialista, este último aspecto es central porque son las autoridades las que deben impulsar este proceso y, una vez concluido, son los y las concejales quienes deben analizar la propuesta.

Empujón a los municipios para que concluyan sus planes

El Ejecutivo firmó un convenio con la UNCUYO, que acompañará a las comunas para que lleven su teoría a la práctica. La mayoría no terminará en el plazo previsto por ley, que es septiembre.

Más allá de que los departamentos del Valle de Uco son los más relegados, ninguno de los 18 municipios cumplió con el plazo establecido en el Plan de Ordenamiento Provincial para concretar sus propios lineamientos, que fue de un año luego de la aprobación de esta ley, período que efectivamente se cumplió en septiembre de 2018.

Rapali explicó que la situación respecto del resto de las comunas es dispar, puesto que en algunos casos ya están analizando los planes en el seno de los concejos deliberantes. En esos planes, las comunas deben determinar qué porción de su territorio es zona urbana, cuál rural y cuál de interfase, así como las actividades permitidas y prohibidas en cada una de ellas. Esto, entre otros aspectos, brindará claridad y terminará con las excepciones que en muchos casos aprueban los concejos deliberantes y que hoy posibilitan que se instalen actividades o usos del suelo en áreas que en principio no estarían habilitadas para ese fin.

Zonificarán el piedemonte, donde viven 10 mil familias

Es una de las conclusiones del informe del INA, que fue la base para que el gobernador Cornejo decretara el freno de obras en la zona. En ocho meses se sabrá dónde se puede construir y qué habitantes se deben trasladar.

 

El proceso de ordenamiento

Las normas de ordenamiento territorial con las que cuenta Mendoza se lograron luego de años de discusiones, con la intervención clave del sector científico y en especial de la UNCuyo, y todas forman parte de un proceso. En 2009 se aprobó la Ley de Ordenamiento y Uso del Suelo; luego, el Plan Provincial, y ahora falta que las comunas concluyan los propios, que permitirán concretar en el territorio los lineamientos establecidos en este cúmulo de leyes.

El 50 % de las construcciones en el piedemonte no tiene habilitación

Lo aseguró la vocal por el Ejecutivo en la Agencia de Ordenamiento Territorial, Nadia Rapali. Ya emplazaron al 80 % para que en 10 días regularice su situación. Avanza la zonificación.

Estas normas buscan lograr una visión clara respecto del desarrollo de Mendoza, además de mitigar algunas de las problemáticas que se profundizaron en los últimos años, como el crecimiento desmedido del Gran Mendoza en relación con el resto de las comunas, el avance urbano sobre las mejores tierras productivas, la falta de conectividad entre las regiones y la urbanización sin control del piedemonte, entre otras.

Justamente, para intentar dar respuestas a este último aspecto es que el Ejecutivo frenó por un año la aprobación de emprendimientos en el piedemonte, hasta tanto se realice la zonificación del área que pasa por cuatro departamentos: Capital, Luján de Cuyo, Las Heras y Godoy Cruz.