Pablo Verna: "Mi padre fue anestesista de los vuelos de la muerte"

El hijo de un genocida durante la última dictadura cívico-militar otorgó un testimonio histórico durante el juicio de Contraofensiva Montonera que comenzó en abril y que se extenderá hasta el 2020. Los detalles.

Pablo Verna: "Mi padre fue anestesista de los vuelos de la muerte"

Foto: Leandro Teysseire/Página/12

Sociedad Unidiversidad por Fuentes: Infobae/ Página/12 / Publicado el 03 DE JULIO 2019

En una nueva audiencia del juicio Contraofensiva Montonera, se dio un hecho histórico: Pablo Verna, hijo de un médico que fue represor en Campo de Mayo, aportó pruebas sobre el asesinato de víctimas que figuran en ese proceso. En un testimonio impactante, contó lo que supo de boca de su padre, que aún no ha sido imputado y con el cual decidió enfrentarse desde "una posición ética y política".

Pablo Verna declaró ayer como testigo en el juicio oral por la contraofensiva de militantes montoneros llevados con vida a Campo de Mayo y luego desaparecidos. Es el hijo del médico y excapitán del Ejército Julio Alejandro Verna. Pablo Verna contó ante los jueces lo que su padre admitió en privado pero nunca ante la Justicia: que participó de los vuelos de la muerte inyectando tranquilizantes a las víctimas para adormecerlas. “Mi padre fue anestesista de los vuelos de la muerte”, declaró. Su testimonio fue publicado en varios medios, entre ellos, Página/12.

Verna, el padre, le contó a un familiar que inyectó a Susana Solimano, Alfredo Berliner, Julio Suárez y Diana Shatz, que fueron arrojados con vida al río dentro de un Peugeot 504, según consignó El Diario del Juicio de la Contraofensiva.   

“Simularon que esas cuatro personas iban a un día de camping, con una canasta con sanguchitos, cañas de pescar, y cuando caen con ese auto al río o arroyo, el agua ingresa a los pulmones y pierden la vida de esa manera”, relató Pablo Verna. Su padre también le dijo que sabía cómo se interrogaba en la tortura y que no estaba de acuerdo con las desapariciones, porque consideraba que a los que llamaba subversivos había que fusilarlos en Plaza de Mayo.  

 

El juicio

El juicio Contraofensiva Montonera comenzó en abril, 40 años después de los hechos, y se cree que durará hasta 2020. Están imputados 9 represores del Ejército, acusados de privación ilegítima de la libertad, tormentos y asesinatos contra 94 víctimas. Los delitos fueron caratulados como crímenes de lesa humanidad "por haberse cometido en el contexto de un plan sistemático de represión desde el aparato estatal".

Según Infobae, en la sala, entre los presentes, están Analía Kalinec y Liliana Furió, del colectivo Historias Desobedientes, que nuclea a hijos e hijas de genocidas, y Daniel Cabezas, sobreviviente montonero que declaró en las primeras audiencias contando el calvario que sufrió en centros clandestinos.