Pegasus: nuevo escándalo global por el espionaje a periodistas, activistas y políticos

Hay preocupación por la vigilancia ilegal sobre importantes referentes del mundo. Macron y el Rey de Marruecos se suman a la lista de posibles objetivos del software espía.

Pegasus: nuevo escándalo global por el espionaje a periodistas, activistas y políticos

Foto ilustrativa publicada en reuters.es

Internacionales

Unidiversidad

Agencia Télam

Publicado el 20 DE JULIO DE 2021

La difusión de que casi 200 periodistas, 600 dirigentes y militantes de derechos humanos y empresarios fueron espiados a través del programa informático Pegasus, de una empresa israelí, generó indignación en varios gobiernos, sorpresa en otros, y el rechazo a cualquier vinculación con ese espionaje de parte de varios Ejecutivos señalados como relacionados con el escándalo, revelado por un consorcio de medios de investigación.

Instalado en un teléfono móvil, el programa permite recuperar mensajes de texto, fotografías, contactos y hasta escuchar conversaciones de su propietario, y la investigación periodística publicada por 17 medios de todo el mundo detectó 50.000 números seleccionados por clientes de la empresa israelí NSO, desde 2016.

El trabajo está basado en una lista que lograron el colectivo de periodistas France Forbidden Stories (Historias prohibidas) y Amnistía Internacional.

La nómina incluye los números de 180 periodistas, 600 políticos, 85 defensores de los derechos humanos y 65 empresarios, según la investigación del diario francés Le Monde, el británico The Guardian, el estadounidense The Washington Post y los medios mexicanos Proceso y Aristegui Noticias, entre otros.

— Amnistía Internacional Argentina (@amnistiaar)
July 20, 2021


Estos medios localizaron buena parte de los números espiados en Marruecos, Arabia Saudita y México.

"No hablamos solo de algunos Estados delincuentes, sino del uso masivo de un programa de espionaje por al menos 10 países", explicó la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, en declaraciones a la BBC.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que resulta “completamente inaceptable” ese espionaje, más allá de que aclaró que la cuestión “aún tiene que comprobarse”.

De visita en Praga, Von der Leyen denunció en particular el presunto espionaje contra periodistas. "La libertad de prensa es uno de los valores fundamentales de la Unión Europea", remarcó, tras reunirse con el primer ministro checo Andrej Babi.

A su turno, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, afirmó que si las revelaciones sobre el espionaje a través del software Pegasus son ciertas, se habrá superado una "línea roja".

"Me gustaría recordar a todos los Estados que las medidas de vigilancia solo pueden justificarse en circunstancias bien definidas, con un objetivo legítimo, y deben ser tanto necesarios como proporcionales a ese objetivo", afirmó Bachelet en un comunicado.

La funcionaria de la ONU advirtió que “si las recientes acusaciones sobre el uso de Pegasus también son ciertas solo en parte, entonces esa línea roja fue superada una y otra vez con total impunidad".

También Francia elevó su queja, a través del vocero del Gobierno, Gabriel Attal, que juzgó que "se trata de unos hechos muy chocantes, que, si se comprueba que son ciertos, resultan extremamente graves".

El gobierno de Israel aseguró esta tarde que “no tiene acceso a la información recopilada por los clientes del grupo NSO” y que únicamente permite la exportación de productos de seguridad informática “a gobierno y solo para fines legales, para evitar e investigar delitos y combatir el terrorismo”.

Subrayó en un comunicado del Ministerio de Defensa que cada una de esas ventas “depende del compromiso sobre el uso final del país comprador, que debe cumplir esas condiciones”.

No obstante, “si se demuestra que se utilizaron de forma contraria a las condiciones de la licencia o incumpliendo las declaraciones de los países compradores, tomaremos las medidas apropiadas”, prometió la nota.

La firma NSO, creada en 2011, fue acusada con alguna insistencia de colaborar con regímenes autoritarios, sobre todo desde que en 2016 Ahmed Mansoor, un opositor de Emiratos Árabes Unidos, denunció estas prácticas, pero la empresa rechazó las versiones, que atribuyó a “suposiciones erróneas y teorías no corroboradas".

El sitio digital francés Mediapart y el semanario de investigación Le Canard Enchaîné presentaron una denuncia en París, después de que se conociera que varios de sus periodistas fueron espiados por los servicios secretos marroquíes a través de Pegasus.

También integran esta lista corresponsales de grandes medios internacionales, como The Wall Street Journal, CNN, France 24, El País y la agencia AFP.

Otros números pertenecían a mujeres del entorno del periodista saudita Jamal Khashoggi, asesinado en 2018 en el consulado de su país en Estambul por un comando formado por agentes venidos de Arabia Saudita.

También familiares y colaboradores del presidente de México, Andrés López Obrador, habrían sido espiados telefónicamente entre 2016 y 2017, cuando el ahora mandatario era el líder de la oposición a Enrique Peña Nieto (2012-18).

Entre las personas cuyos teléfonos fueron intervenidos figuran Beatriz Gutiérrez, esposa de López Obrador, hijos, hermanos y hasta el cardiólogo del gobernante de centroizquierda.

También fueron espiados la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ministros y otros funcionarios del actual gobierno.

El espionaje en México también tuvo como blanco a por lo menos 25 periodistas, uno de los cuales, Cecilio Pineda, fue asesinado en marzo de 2017 tras denunciar supuestos vínculos entre políticos y criminales en el estado sureño de Guerrero, de acuerdo con el consorcio de medios.

En la lista también aparecen números de políticos, entre ellos dos jefes de gobierno europeos, cuyos nombres se anunciarán en los próximos días, según los periodistas que revelaron el caso, adelantó AFP.

Macron y el Rey de Marruecos se suman a la lista

Los números telefónicos del presidente francés, Emmanuel Macron, y de miembros de su gobierno, y del rey de Marruecos, Mohamed VI, y su entorno, figuran en una lista de posibles objetivos del software Pegasus, creado por una compañía israelí, utilizado por algunos Estados para espiar a periodistas, por lo que la Fiscalía de París anunció hoy la apertura de una investigación contra Marruecos.

La investigación abarca una lista de diez delitos, entre ellos "violación a la privacidad", "intercepción de correspondencia", "acceso fraudulento" a un sistema informático y "asociación de malhechores" y responde a una denuncia presentada por el portal independiente Mediapart, dos de cuyos periodistas fueron espiados, y a la cual se sumó otra del semanario satírico Le Canard Enchaîné.

También integran esta lista corresponsales de grandes medios internacionales, como The Wall Street Journal, CNN, France 24, El País y la agencia AFP.

Otros números pertenecían a mujeres del entorno del periodista saudita Jamal Khashoggi, asesinado en 2018 en el consulado de su país en Estambul por un comando formado por agentes venidos de Arabia Saudita.

"Encontramos estos números de teléfono, pero no pudimos realizar evidentemente una investigación técnica del teléfono de Emmanuel Macron" para verificar si está infectado por este software, explicó Laurent Richard, director de Forbbiden Stories, a la cadena LCI, confirmando una información del diario Le Monde.

Por lo tanto, "esto no nos dice si se espió realmente al presidente, pero demuestra en cualquier caso que hubo un interés en hacerlo", agregó.

"Si se confirman los hechos, es evidente que son muy graves. Esclareceremos estas revelaciones de prensa", aseguró, por su parte, la Presidencia francesa a preguntas sobre si algunos Estados "espiaron potencialmente" a Macron a través de este programa, según la agencia de noticias AFP.

 

pegasus espionaje escándalo francia mexico