Por qué la infectología se volvió imprescindible

Myrna Cabral, jefa del Servicio de Infectología del Hospital Central de Mendoza, brindó detalles de las áreas que comprende esta especialidad y explicó el rol fundamental que cumplen los especialistas en el marco de la pandemia.

Por qué la infectología se volvió imprescindible

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Unidiversidad/ Fuente: Prensa de Gobierno

Publicado el 01 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Mucho se ha hablado y escuchado durante el último año y medio sobre la infectología y los profesionales que la ejercen, pero pocos son los que tenían un conocimiento acabado de su rol dentro de una institución sanitaria, y por qué razón fueron y son fundamentales en hospitales y clínicas, especialmente en medio de una pandemia. Para conocer un poco más de esta temática, la médica Myrna Cabral, jefa del Servicio de Infectología y Control de Infecciones del Hospital Central de Mendoza, brindó detalles.

La médica comentó que la infectología es la especialidad que trabaja sobre el estudio, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades provocadas por agentes infecciosos, como bacterias, virus, hongos, parásitos o priones. 

De ahí deviene el rol fundamental que cumplen los especialistas de enfermedades infecciosas, junto con Enfermería, en el control de infecciones en el marco de la pandemia de COVID-19. “Una pandemia es el mayor desafío de cualquier profesional de infectología. Por eso, cuando se nos presentó la COVID-19, el compromiso y la entrega fue total de todo el equipo que forma el servicio”, explicó Cabral.

Su trabajo comenzó apenas se oyó hablar de este virus. En medio del desconocimiento mundial que existía al respecto, empezaron a estudiar la evidencia que había disponible, a contactarse con profesionales de otras partes del mundo, a reunirse con colegas en el país virtualmente y compartir experiencias para poder brindar una respuesta que la sociedad y la sanidad estaban esperando.

“Fueron meses de mucha tensión, de estrés, incertidumbre, de no parar la cabeza un segundo, pensando, estudiando y, al mismo tiempo, asesorando a quienes debían tomar decisiones gubernamentales. Abocamos toda nuestra energía, mientras los pacientes eran escasos, a aceptar la logística hospitalaria; confeccionamos protocolos para cada accionar de la institución, de personal, internados, acompañantes etc. Capacitamos sobre el correcto uso de los elementos de protección (EPP), comenzando por la primera línea de atención, pero llegando a todo el personal paulatinamente”, comenta vehemente la jefa del servicio.

Del mismo modo, destaca la importancia de haber tenido el apoyo y acompañamiento no solo institucional, sino de todos los servicios con los que se trabajó mancomunadamente. “Tuvimos que dialogar con cada integrante del hospital, establecer protocolos para todo, desde lo quirúrgico hasta lo administrativo. Todos eran igual de importantes en pos de contener este virus, cuidar a nuestros pacientes y, sobre todo, que nuestro personal no se infectara en su lugar de trabajo”, señaló.

Myrna, como le dicen sus compañeros, dedica un párrafo aparte al equipo de enfermería de Control de Infecciones, del que destaca el accionar, las cientos de capacitaciones que realizaban a diario para todos los sectores, el control de que cada persona, en el lugar donde le tocaba estar, cumpliera correctamente con la utilización de los EPP. “Realizaron un seguimiento detallado y consciente. Cada persona nueva que ingresó en la pandemia recibió también las capacitaciones, estuvieron siempre disponibles para las consultas, que eran muchas y a toda hora”, destacó la profesional.

Este trabajo se vio reflejado en los pocos contagios que se tuvieron en el personal antes de que existiera circulación comunitaria. A pesar de la poca información con la que se contaba, la actualización fue permanente por parte de los especialistas y la pudieron plasmar eficazmente en la labor cotidiana.

Arduo fue el trabajo de este servicio, se vio y se ve actualmente, pero sobre todo se percibe al hablar con los protagonistas. Es que la responsable del área no entiende otra manera de trabajo que no sea en equipo, y es lo que destaca en cada palabra que brinda.  “Pasamos por muchas etapas, la infectología es un servicio que atraviesa todos los otros servicios. Hoy estamos más tranquilos, hay menos pacientes, pero sobre todo, tenemos más conocimiento y experiencia. Estamos agotados pero fortalecidos, porque pudimos sortear una pandemia histórica, estuvimos a la altura de las circunstancias y lo hicimos en conjunto, como un gran equipo”, sostiene Cabral.

 

Primera línea de fuego

No todo fue color de rosa, pero prevaleció lo positivo y es eso lo que hoy les permite mirar hacia adelante y saber que entregaron todo, que son capaces, que cuando el paciente es la prioridad, la entrega es desmedida; con miedos, con rabia, con tristeza, con cientos de emociones que seguramente cambiaban día a día, pero con el orgullo de estar siendo útiles a una sociedad que pedía a gritos una respuesta, una certeza.

No son heroínas ni héroes, son mujeres y hombres que no se cuestionan nada, a quienes les tocó estar en un momento crítico y no dudaron. Lo dieron todo y se notó a cada segundo.

Ahora, con algo de calma, el Servicio y sus integrantes intentan retomar las actividades cotidianas, atender el resto de las demandas que el hospital tiene para con ellos, teniendo presente que es imprescindible e impostergable la jerarquización del rol de los y las especialistas en infectología, así como la presencia de servicios de infectología y control de infecciones dentro de todas las instituciones de salud, considerando los beneficios en términos de menor mortalidad, morbilidad de las personas que reciben su atención y el ahorro de recursos demostrados en numerosos estudios.

  • Equipo: Dra Myrna Cabral, Dra. Liliana Soria, Dra. Gabriela Scala, Dr. Juan Dapas, Dra. Cintia Riveros.
  • Residentes: Dra Melisa Martínez, Dra Claudia Moreno, Dr. Ignacio Vitale.
  • Enfermeria: Lic. Maria Laura Vernazzi, Lic. Nieves Capriolo, Lic. Silvana Donaire, Lic. Franco Ibarra.
  • Residentes: Lic. Betina Martínez, Lic. Daiana Fusar.

sociedad infectología jefa hospital central myrna cabrail especialistas pandemia covid mendoza septiembre 2021