Profesionales de la salud de Mendoza esperan mejor preparados la segunda ola

Así lo expresaron el intensivista Federico Galiotti y la enfermera Norma Jurado. Bajó la ocupación de camas de terapia, pero se mantuvieron las estructuras reforzadas en plena pandemia.

Profesionales de la salud de Mendoza esperan mejor preparados la segunda ola

La situación de las áreas críticas es muy distinta a la del año pasado, cuando muchos servicios tenían todas las camas ocupadas. Foto: ilustratuiva/Télam

Sociedad Unidiversidad Personal de la Salud / por Verónica Gordillo / Publicado el 02 DE MARZO 2021

No hay certezas ni preparativos específicos, pero puertas adentro de los hospitales esperan una suba de contagios de la COVID-19, con la apertura de actividades y la llegada de los primeros fríos. Frente a esta posibilidad, profesionales de la salud de Mendoza dijeron que están mejor preparados que cuando se inició la pandemia, que aprendieron a cuidarse y que tienen más elementos y conocimiento para tratar a los pacientes.

El médico intensivista Federico Galiotti y la licenciada en Enfermería Norma Jurado, coincidieron en asegura a Unidiversidad que aún hay muchos aspectos de la enfermedad que desconocen, pero que otros los aprendieron sobre la marcha, desde que en marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de la COVID 19.

Ambos profesionales comentaron que la situación en los servicios críticos es muy distinta a la de hace un año, cuando estaban desbordados. Hoy, el porcentaje de camas ocupadas en las terapias intensivas es bajo, por lo que pudieron volver a sus horarios habituales, luego de la sobrecarga emocional y labora que vivieron en 2020.

Otro aspecto en que coinciden Galiotti y Jurado es que -si bien no existen por el momento preparativos específicos para enfrentar una posible segunda ola- las estructuras de las áreas críticas que se reforzaron el año pasado continúan intactas. A esto se suma la vacunación del personal de la Salud y el inicio del proceso para los grupos de riesgo, como los mayores de 70 años.

VER TAMBIÉN: Para la OMS, es impensable que la pandemia de coronavirus termine a fin de año

Segunda ola

Desde la OMS advirtieron que es impensable que el mundo pueda deshacerse de la pandemia para finales de este año. "Es muy prematuro y no me parece realista pensar que terminaremos con este virus para fin de año", consideró el director de Emergencias, Michael Ryan. 

La advertencia de la OMS incluyó un reporte sobre el números de enfermos registrados en el mundo, que aumentó luego de seis semanas consecutivas en baja. Los contagios se incrementaron en las Américas, en Europa, en el sudeste asiático y en el Mediterráneo oriental, según informó el organismo.

A esta advertencia global, se suma el reconocimiento de autoridades nacionales, provinciales y de profesionales de la salud, respecto de la posibilidad de una segunda ola, que coincidiría con la llegada de los primeros fríos. La razón no está centrada en las bajas temperaturas, sino en los cambios de conducta que esto provoca, ya que las personas no se reúnen al aire libre y ventilan menos los ambientes, dos aspectos clave en la prevención de la enfermedad, tanto como el uso del barbijo y el lavado de manos.

VER TAMBIÉN: Intensivista, la especialidad que visibilizó la pandemia

La estructura intacta

Galiotti, que se desempeña en los sectores críticos del Hospital Lagomaggiore y la Clínica de Cuyo, no advirtió preparativos para un nuevo pico de contagios, pero subrayó que se mantuvieron las estructuras de las áreas de las áreas críticas que en algunos casos se montaron y en otras se reforzaron durante el año pasado.

El profesional dijo que no existe certeza sobre cuándo podrían aumentar los contagios, ya que el comportamiento de la enfermedad es impredecible. Pese a esto, reconoció que el factor climático es un aspecto a tener en cuenta, no tanto por el frío en sí mismo, sino porque modifica las conductas de las personas que ya no se reúnen en espacios abiertos y no ventilan los ambientes como en verano.

El médico enumeró las razones por las que se siente mejor preparado para enfrentar un posible aumento de contagios. Dijo que el equipo de Salud perdió muchos de los miedos que sentía en marzo de 2020, cuando todo era desconocido; que sumaron experiencia en el uso y colocación de los elementos de protección, así como en la atención de los pacientes.

“Ahora estamos con mucha más experiencia, mejor parados, entendemos mucho mejor la colación del equipo de protección personal y nos hemos quitado muchos miedos como equipo de salud, porque al principio era todo nuevo y nos costaba mucho adaptarnos a esta nueva normalidad”, expresó

VER TAMBIÉN: “Nos dicen héroes, pero no somos valorados ni cuidados”

Baja y estabilidad en cantidad casos 

Jurado, que se desempeña en el servicio de Enfermería en el área COVID del Hospital Humberto Notti, explicó que la situación puertas adentro del servicio está tranquila en comparación con el brote que se produjo entre agosto y octubre. Ahora, bajó la tasa de contagios, pero que se mantiene estable.

La profesional subrayó que pese a esta situación no tuvieron descanso, ya que a partir de noviembre cuando los más pequeños comenzaron a realizar nuevas actividades, se registraron ingresos permanentes por cuadros sospechosos de fiebre, vómitos, cefaleas o dolores musculares. Muchos resultaron no tener la enfermedad y fueron trasladados a otros servicios.

Jurado comentó que frente a un posible brote de contagios, hay aspectos que jugaran a favor de los y las profesionales: perdieron de a poco el miedo y tienen más conocimiento sobre la enfermedad. Sin embargo, explicó que al mismo tiempo la población también perdió el miedo, por lo que un sector no se cuida y ni respeta las medidas de prevención.

 “En esta segunda etapa creo que vamos a estar un poco más tranquilo, los servicios se pueden llegar a desbordar, pero creo que ya estamos conscientes, que sabemos a qué nos atenemos y las medidas que debemos tomar”, expresó la profesional.