Próvolo: el juez Cadile, en la mira por una serie de mensajes de chats

La defensa presentó capturas de supuestas charlas de un grupo de trabajadores judiciales en las que el magistrado se refiere a la acusada Kosaka. El proceso pasó a cuarto intermedio. La Corte abrió un sumario administrativo.

Próvolo: el juez Cadile, en la mira por una serie de mensajes de chats

En los mensajes que presentaron los defensores, el juez Cadile se refiere a una de las religiosas imputadas. Foto: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad Abusos en el Instituto Próvolo / por Verónica Gordillo / Publicado el 17 DE MAYO 2021

El presidente del Tribunal que lidera el segundo juicio por los abusos en el Instituto Próvolo, Horacio Cadile, informará este martes si se aparta del proceso. La razón es que el magistrado quedó en la mira luego de que la defensa de la religiosa Kumiko Kosaka presentara capturas de chats de un grupo de WhatsApp en el que asegura participa Cadile junto a otros fiscales y en el que se refiere a la religiosa imputada.

Desde prensa del Poder Judicial informaron que el juicio pasó a un cuarto intermedio debido a la presentación de una copia de un chat de WhatApp del ámbito privado del juez Cadile con algunos fiscales, donde se hace referencia a una de las religiosas imputadas, que realizaron los defensores de Kosaka, Carlos Varela Álvarez y Lucas Fallet.

En el comunicado también se informa que, luego de tomar conocimiento de esta presentación, el presidente de la Suprema Corte, Dalmiro Garay, abrió un sumario administrativo a fin de investigar la denuncia. El procurador General, Alejandro Gullé, hizo lo propio con los fiscales que participaron de la charla. Además, se comunicó que se “procederá a hacer una regulación de los teléfonos oficiales utilizados por los funcionarios”.

A través de prensa del Poder Judicial, Universidad solicitó una entrevista con el magistrado. Sin embargo, desde esa oficina aseguraron que, por el momento, no hablará con la prensa. 

 

La presentación

Varela Álvarez dio a conocer a algunos medios de comunicación el detalle de la presentación que hizo ante el Tribunal. “En la mañana de hoy, como abogados defensores de Kumiko Kosaka, hemos acompañado un sobre que se nos ha hecho llegar y que contiene los chats de un grupo de WhatsApp denominado 'Es corta la bocha', aparentemente integrado por varios fiscales de Mendoza, como Tomás Guevara, Fernando Giunta, Facundo Garnica, Gabriel Ticheli, Mauro Perassi, Gonzalo Marzal, el ahora juez Horacio Cadile y otros”, dice el texto.

“Lo más llamativo es que el juez Horacio Cadile, que integra ese grupo de fiscales, presuntamente hace una referencia a Kumiko Kosaka ante el también presunto comentario del fiscal Tomás Guevara que dice: 'Me han dicho que la Kumiko está practicando karate y lo único que quiere es un rato a solas con el juez', a lo que Horacio Cadile habría escrito: 'Kumiko y yo somos amantes', asegura la defensa.

“La vergüenza nos invade, más que como abogados, como ciudadanos que creemos que las personas que juzgan e investigan no hacen esas referencias sobre los que están bajo su mirada”, dice el texto.

Además, los defensores se preguntan, en caso de ser ciertos los mensajes, si el magistrado será imparcial y cómo afectará esto a la imputada.

Consultado por Unidiversidad, Varela Álvarez aseguró que no realizarán declaraciones. Solo expresó: “Resaltamos, de ser veraz la documentación, la discriminación y la violencia de género contra Kumiko Kosaka en este proceso”.

 

Cómo sigue el juicio

Si el juez Cadile se aparta de la causa, una posibilidad cierta, tomará su lugar como presidenta del Tribunal Gabriela Urciuolo. Además, Rafael Escot y Belén Salido actuarán como vocales y Belén Rena como suplente.

En el proceso hay nueve personas imputadas: las religiosas Kumiko Kosaka (46) y Asunción Martínez (53), y las exdirectivas y trabajadoras del Instituto Graciela Pascual Ivars (65), Gladys Edith Pinacca Andrade (66), Cristina Fabiana Leguiza Funes (50), Valeska Elizabeth Quintana Valenzuela (48), Laura Alejandra Gaetan Sicardi (60), Cecilia Alejandra Raffo Andreotti (43) y Noemí del Carmen Paz Torrez (63).

La única que cumple prisión preventiva en modalidad domiciliaria es la religiosa Kosaka.