"La Iglesia sólo busca preparar su defensa"

Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de Abuso, aseguró que el tribunal eclesiástico que estuvo en Mendoza por la causa Próvolo sólo quiere dar una imagen de colaboración con la Justicia.

"La Iglesia sólo busca preparar su defensa"

Los integrantes del tribunal eclesiástico de Córdoba se reunieron con Corradi (foto) y Corbacho, los dos curas imputados y detenidos por abusos.

Sociedad

Abusos en el Instituto Próvolo

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 04 DE ABRIL DE 2017

El abogado de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico en Argentina, Carlos Lombardi, aseguró que la única intención de los integrantes del tribunal eclesiástico de Córdoba que llegaron a Mendoza para investigar los abusos en el Instituto Póvolo, de Luján, es obtener detalles sobre la causa judicial para preparar su defensa ante una posible demanda contra la Iglesia Católica.

Lombardi consideró un privilegio que las autoridades judiciales mendocinas se reunieran con Dante Simón y Juan Martínez, los dos integrantes del tribunal eclesiástico de Córdoba que llegaron a Mendoza para iniciar una investigación por los abusos contra niños y niñas en el instituto de Luján de Cuyo, que involucra a los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho, que están imputados y en prisión por esta causa.

El vocero del Arzobispado de Mendoza, Marcelo De Benedectis, confirmó que Simón y Martínez estuvieron en la provincia y que se reunieron con los curas acusados de abuso, es decir, Horacio Corbacho, detenido en Boulogne Sur Mer, y Nicola Corradi, que cumple prisión domiciliaria. Además, explicó que ambos volverán en mayo para continuar con el proceso y que cuando este finalice, enviarán su reporte a Roma, y luego será el Papa quien tomará una decisión.

La oficina de prensa del Poder Judicial informó que las personas que llegaron desde Córdoba hicieron dos pedidos: ingresar al Instituto Próvolo y reunirse con los dos sacerdotes acusados de abuso sexual. En el mismo comunicado se detalló que el fiscal les negó la posibilidad de ingresar al predio de Luján y que, en cuanto al segundo pedido, se les informó que debían tramitarlo con las autoridades del Servicio Penitenciario, algo que la comitiva finalmente hizo.

Imputados por abusos en el Próvolo seguirán presos

La jueza Alejandra Alonso dispuso seis meses de prisión preventiva para todos los acusados. Sólo el cura Corradi la cumplirá en su casa. El resto seguirá en Boulogne Sur Mer.

La investigación por los abusos se inició en 2016 y, además de los dos curas, permanecen imputados y detenidos los empleados José Bordón, José Luis Ojeda y Armando Gómez. El fiscal que lidera la pesquisa, Gustavo Stroppiana, también ordenó la captura internacional de la monja de origen japonés Kosaka Kumiko, quien, de acuerdo con información suministrada por el Arzobispado de Mendoza, integra la congregación Hijas de María Santísima del Huerto. La religiosa está prófuga de la Justicia argentina.
 

Próvolo: ordenan la captura de una monja

Se trata de la religiosa de origen japonés Kosaka Kumiko. Las víctimas la señalaron como quien facilitaba los ataques sexuales. Pedido de informe al Arzobispado.

Estrategia judicial

Lombardi aseguró que la misión de los miembros del tribunal eclesiástico que llegaron desde Córdoba es hacer lobby ante los funcionarios judiciales y dar una imagen de colaboración con la Justicia ante la opinión pública, pero recalcó que en realidad buscan información para preparar una defensa en caso de enfrentarse a una presentación civil.

El abogado recalcó que a lo largo de los años la Iglesia Católica repitió el mismo modus operandi: hacer una investigación interna, escuchar sólo a los acusados de abuso, negarles cualquier posibilidad de defensa a las víctimas y,  finalmente, trasladar a los curas a otra diócesis o país para que sigan ejerciendo el sacerdocio.

Lombardi aseguró que la Iglesia Católica actúa como si desconociera las acusaciones de abuso que pesaban sobre el cura Corradi. Subrayó que desde 1999 sabían de las denuncias en Italia, pese a lo cual lo trasladaron primero a La Plata y luego a Mendoza. Resaltó que en 2014 se entregó al papa Francisco una lista de los sacerdotes acusados de abuso sexual, pero el Papa no hizo nada.

sociedad abusos en el instituto próvolo iglesia católica curas víctimas monja