¿Puede un deporte fomentar la violencia en las personas?

A partir del asesinato de Fernando Báez Sosa, el rugby quedó bajo la lupa. Especialistas y deportistas pasaron por "Atardecid@s" para explicar si una disciplina ligada a la destreza física puede desembocar en ciudadanos violentos y peligrosos.

Sociedad Señal U Atardecid@s / Caso rugbiers / / Publicado el 19 DE FEBRERO 2020

A partir del asesinato de Fernando Báez Sosa, el entorno del rugby quedó bajo la lupa de la sociedad. Especialistas pasaron por Atardecid@s para analizar la técnica y los aspectos físicos de este deporte.

En primer lugar, el psicólogo deportivo Diego Scarraffia explicó que el rugby, específicamente, es “uno de los deportes con mayor contacto y agresividad” dentro del contexto deportivo, lo que no significa que “esas cualidades lo transformen en una disciplina violenta”. En ese sentido, sostuvo: “Hay que diferenciar lo que es agresividad y lo que significa una agresión”.

“La agresividad es un proceso innato del ser humano; cuando comemos, ejercemos agresividad sobre la comida. Distinto es el caso de una agresión, que conlleva una planificación para provocar un daño sobre otra persona”, manifestó Scarraffia.

En cuanto al caso puntual del asesinato de Fernando Báez Sosa, para el psicólogo deportivo, el hecho “lo produjeron 10 personas, no 10 jugadores de rugby”. Y explicó: “En el ámbito de la psicología, nunca globalizamos o generalizamos ningún caso, sino que creemos que cada caso tiene sus características particulares”.

Por otra parte, el jugador de rugby Tomy Videla contó todos los detalles alrededor de este deporte. Las rutinas de entrenamiento, las actividades grupales, las salidas nocturnas y la famosa “iniciación” de una persona cuando llega a un club fueron algunos de los temas que tocó el jugador mendocino. Además, Videla se refirió a “los estigmas” que existen alrededor del rugby y habló del impacto que generó en el deporte el asesinato de Fernando Báez Sosa.

"El rugby no es una burbuja impoluta"

Andrés Ramos preside la Unión de Rugby de Cuyo y fue una de las voces consultadas tras el asesinato Fernando Báez Sosa en Villa Gesell por parte de un grupo de 10 rugbiers de Zárate, Buenos Aires. El dirigente manifestó su "repudio" a la agresión y manifestó que ellos, en cambio, "el rugby lo entienden como una escuela de vida".