Qué llevó a un cura párroco a golpear al obispo de San Rafael

El escandaloso hecho sucedió el pasado lunes y causó revuelo en todo el país. El obispado del departamento sureño emitió un comunicado respecto al tema.

Qué llevó a un cura párroco a golpear al obispo de San Rafael

El obispo Eduardo María Taussig. Foto publicada en suquia.com.ar

Sociedad

Unidiversidad

Fuente: Télam

Publicado el 22 DE DICIEMBRE DE 2020

El 2020 fue un año atípico por donde se lo mire. A la lista interminable de sucesos, hay que sumarle otro que rompe con cualquier estructura y es que en Mendoza, precisamente en San Rafael, un cura de la zona agredió a golpes de puño al obispo de la Diócesis del sur mendocino.

Los protagonistas de este particular momento de violencia son el cura párroco Camilo Dib y el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig. El hecho ocurrió el lunes 21 de diciembre en la sede clerical.

Para entrar en contexto, el clima que se venía viviendo en el seno clerical del sur mendocino no era el óptimo, ya que hace unos meses, el Obispado de San Rafael ordenó cerrar un seminario ubicado en Malargüe por el incumplimiento por parte de algunos sacerdotes, que se negaban a dar la hostia en la mano a los fieles en vez de hacerlo en la boca, tal como lo indica el protocolo sanitario por la pandemia de coronavirus.

Luego del cierre del seminario, el obispo Eduardo María Taussig fue a realizar una ceremonia al departamento malargüino. Una vez culminada la misa, se encontró con una manifestación de personas que le hicieron un escrache. Una vez pasado ese mal momento, el Obispado de San Rafael citó al cura Camilo Dib, ya que era el principal sospechoso.

El motivo del encuentro que se realizó este martes fue “ofrecer a Dib la oportunidad de un descargo sobre su participación en los hechos ocurridos en Malargüe el pasado día 21 de noviembre”, en el marco de unas protestas por el conflicto que se produjo en torno al cierre del Seminario Santa María Madre de Dios, indicó el área de prensa del Obispado.

José Luis Álvarez, vocero de la Diócesis de San Rafael, comentó: “La reunión comenzó tranquilamente, con el nerviosismo propio de una reunión de ese tipo pero sin ninguna alteración extraña. Empezaron las preguntas y, en un momento dado, el sacerdote se violentó, se sacó, dio un golpe de puño sobre el escritorio y el segundo golpe lo tiró directamente al obispo, que se pudo cubrir con su mano, pero trastabillo y cayó. La silla se rompió con la caída tan fuerte, entonces uno de los sacerdotes presentes retuvo al padre Dib para evitar que siguiera pegando”.

Una vez que pudieron contener al padre Dib, los presentes pensaron que toda había terminado. “Pero volvió a intentarlo, así que volvieron a sostenerlo y el obispo se retiró porque su presencia lo sacaba y era cada vez más violento, no se podía seguir con el interrogatorio. Yo soy testigo de los hechos. Fuimos al comedor por un vaso de agua para que se desaceleraran la cosas, mientras en el despacho del obispo, el párroco del Carmen de Malargüe, Alejandro Casado, trataba de calmarlo, pero de golpe se volvió a desatar la furia e intentó de nuevo agredir al obispo. No llegó a hacerlo porque estábamos todos ahí y lo pudimos evitar”, sostuvo el vocero de la Diócesis de San Rafael.

Una vez culminado el episodio violento, el obispado de San Rafael lanzó un comunicado mediante sus redes sociales donde comenta todo lo sucedido y la sanción que se le va a aplicar al cura Camilo Dib.

                   

“En un momento, Dib perdió el control y, de improviso, atacó con violencia al Señor Obispo. De este primer ataque se siguió la rotura del asiento en que estaba sentado el Obispo”, indicó un comunicado del Obispado de San Rafael, que precisó que el episodio ocurrió el pasado lunes.

Además, por el hecho, Dib “fue suspendido y prohibido de todo uso de su ministerio sacerdotal”, agregó el texto oficial.

"El Derecho Canónico, en su cánon 1370, declara que si un clérigo usa violencia física contra el obispo, incurre automáticamente en la censura de Suspensión, por lo cual quedó suspendido automáticamente por el hecho realizado, y Camilo Dib tiene prohibido todo uso de su ministerio sacerdotal”, sentenció el escrito realizado por el obispado de San Rafael.

mendoza san rafael obispado curas violentos