¿Qué peligros esconden las plantas de jardín?

Son hermosas, están en los hogares o se encuentran en plazas, pero pueden resultar tóxicas para las personas y para las mascotas. Hablamos con especialistas para contarte cómo identificarlas y cómo actuar en caso de intoxicación.

¿Qué peligros esconden las plantas de jardín?

Foto ilustrativa publicada por infobae.com

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez

Publicado el 23 DE JUNIO DE 2021

Las personas siempre se han visto atraído por las plantas, ya sea por su belleza y aroma, por su valor nutricional y terapéutico, e incluso por su utilización con fines ornamentales y medicinales. Sin embargo, es poco común la concepción que se tiene de estas como “peligrosas”, tanto para la salud de los animales domésticos como para el propio humano.

Tal vez muchas personas no lo sepan, pero varias de las plantas que comúnmente se tienen en los hogares y jardines, o que se encuentran en plazas o parques al aire libre, pueden resultar tóxicas por el simple hecho de tocarlas o de ingerirlas. Esto se debe a que algunas especies vegetales están compuestas de sustancias venenosas, que es un mecanismo evolutivo muy antiguo para evitar ser comidas y sobrevivir en sus hábitats naturales. De todas maneras, lejos de alarmar, es bueno prevenir, identificándolas y conociéndolas para tener cuidado.

Desde Unidiversidad dialogamos con expertos en botánica y realizamos una lista de las principales y más comunes especies para que se pueda aprender un poco más de ellas, identificarlas y evitar malos ratos, sobre todo con niños, niñas y animales de compañía, que tienen mayor propensión a consumirlas por error. Del mismo modo, hablamos con médicos y veterinarios para saber cómo actuar en casos de que un miembro de la familia sea afectado por el contacto o consumo de estas plantas.

 

Es importante señalar que, si bien ninguna de las plantas que se mencionará en esta nota es letal,  gran parte de las consecuencias de este contacto o consumo están determinadas por la condición de salud previa y cantidad consumida. Así lo explicó el ingeniero agrónomo y docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCUYO Pablo Molina. “La toxicidad depende del potencial tóxico del compuesto, de cuánta cantidad se consume y de qué tan sensible es el animal o la persona. Las reacciones y efectos son muy relativos a cada persona o animal, por lo que lo mejor siempre será consultar a un médico de manera oportuna, según sea el caso”, dijo el especialista a Unidiversidad.

No obstante, según Molina, la gente debe interiorizarse a la hora de adquirir una planta de uso ornamental, tanto de interior como de exterior. “No se trata de alarmar, sino de tener conciencia, sabiendo que no existen plantas malas sino que, al contrario, todas ayudan a dar vida y a mejorar el humor de los habitantes de la casa. En principio, cualquier ejemplar que no sea comestible, es decir, que sea usado para adornar el hogar, puede ser perjudicial para el organismo si es consumido. Sin embargo, hay algunas variantes con las que hay que tener especial cuidado, sobre todo porque, en caso de ingerirlas, sus efectos pueden ir más allá de un simple dolor de estómago y llevar en algunos casos incluso hasta a la muerte”, afirmó el especialista.

En concordancia, Sergio Saracco, médico toxicólogo, director del Observatorio de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCUYO y presidente de la Asociación Toxicológica Argentina (ATA), manifestó a este portal que gran parte de las plantas que se utilizan para ornamentación son plantas exóticas introducidas, principalmente de ambientes selváticos como Asia y el Amazonas. “De ellas, las de la familia de las aráceas tienen altas concentraciones de un componente tóxico llamado oxalato de calcio, que genera reacciones adversas al ser ingerido. Es común que esto ocurra con niños, perros y principalmente gatos. Por nombrar algunas especies de la familia de las aráceas por sus nombres comunes ,están los ficus, las monsteras, mantos de eva, los anturios, los gomeros, los potus, las calas, los lirios, entre otras. En estos casos, la savia que secretan al cortarlas o desprenderse una hoja suele ser irritante a la piel y generar urticarias, y su ingesta puede ocasionar serias complicaciones”, manifestó el toxicólogo.

Saracco señaló, además, que de los 2200 casos por intoxicaciones que se asisten al año en el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico de Mendoza (CIAT), solo el 5 % representa casos de intoxicaciones por plantas de jardín. “Generalmente son casos aislados, en los que algún niño o niña, de 6 años como máximo –aunque en algunos casos de mayor edad– llegan a la guardia con síntomas que van desde ronchas y ampollas en la piel, retortijones, inflamación de la lengua y los labios hasta una posible ceguera temporal en caso por haberse refregado los ojos con los principios activos de algún ejemplar tóxico”, dijo el toxicólogo.

¿Qué hacer en caso de una intoxicación?

En caso de intoxicaciones o sospechas que involucran a niños, niñas o personas adultas, los especialistas afirman que se debe acudir inmediatamente a un centro médico para evitar mayores complicaciones. Además, la provincia cuenta con el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT), disponible las 24 horas y 7 días a la semana para la comunidad. Su teléfono es 4282020. Allí disponen de personal especializado para atender emergencias toxicológicas, y promover una gestión oportuna y tratamiento seguro y eficaz.

Es muy importante que la persona, niño o niña afectado por la ingesta o contacto con una planta de este tipo acuda con suma urgencia al centro de salud u hospital más cercano a su domicilio. Las reacciones y efectos son muy relativos a cada persona o animal, por lo que lo mejor siempre será consultar a un médico de manera oportuna. Además, la gente debe saber que el médico o médica que lo asista necesita muestra de la planta, una foto o parte de la planta, ya que la correcta identificación de la especie permitirá poner en contexto el riesgo, orientar sobre el principio activo y proveer de tiempo adecuado para encarar la situación clínica del paciente”, resaltó Saracco.

 

¿Qué hacer si mi perro se intoxica con una planta?

En el caso de los animales, lo más importante es acudir oportunamente y consultar a un médico veterinario. “Todo va a depender de la cantidad de planta que consumió y del estado de salud previo del animal. Por lo general, tienden a reaccionar peor los cachorros o animales viejos”, afirmó el veterinario Sergio Medina, propietario de Veterinaria Dorrego.

Algunas de las reacciones que se pueden percibir son: dificultad respiratoria, inflamación de las vías aéreas, alteraciones cutáneas, inflamación de mucosas, edemas o enrojecimiento de la zona del hocico; alteraciones digestivas, como vómitos, diarreas, dolor abdominal. En los casos más graves, se observan alteraciones en el sistema nervioso, como convulsiones y espasmos y cardíacas, sobre todo en el caso de las plantas más tóxicas o en mucha cantidad.

“Si el animal tiene alguna enfermedad renal o hepática preexistente, su falla puede ser mayor y puede desencadenar en la muerte del animal”, afirmó según su experiencia, y comentó que no se puede hablar de la letalidad de una planta porque va dependiendo de cada individuo la reacción. Por eso, acudir al veterinario oportunamente es clave para evitar daños y realizar una revisión completa, con exámenes bioquímicos para constatar que no haya daños renales o hepáticos. “Se hace todo un estudio complementario para constatar que no haya daños ni secuelas en todo el organismo”, señaló.

Por último, el veterinario recomienda vigilar para prevenir, sobre todo a los gatos y perros cachorros, que suelen ser muy curiosos y juguetones.

Consejos y recomendaciones

Para las personas, es todo un proceso aprender a reconocer las plantas y respetar las distancias. Para ello, los expertos recomiendan conocer primero el paisaje y ambiente en que están insertas las especies.

“No hay que demonizarlas. Es importante saber que el hecho de que algunas plantas sean potencialmente tóxicas es un mecanismo de defensa de la especie frente a los insectos u otros animales. Esto tiene una razón de ser. La toxicidad de una planta está determinada por la interacción de esta con su ambiente. Repito, no hay que demonizarlas, la interacción del hombre con las plantas ha sido siempre así. Por eso, al momento de manipularlas, de interactuar o comer una planta silvestre, lo verdaderamente importante es la educación. No podés estar medio seguro, tenés que estar totalmente seguro de lo que comprás o plantás. Para ello, es importante el conocimiento, preguntar qué planta me conviene para el interior de casa o del jardín, para estar seguro de que mi hijo, hija o mascota no serán afectados”, selló el ingeniero agrónomo Pablo Molina.

 

Medidas preventivas ante una intoxicación, sea comprobada o probable, como consecuencia del empleo de plantas:

  • No emplear ningún tratamiento casero;

  • Acudir de inmediato a un servicio médico;

  • Recolectar o tomar una foto del material del vegetal, especialmente la parte empleada (hoja, fruto, semilla, etc.);

  • Averiguar, en lo posible con el afectado o con quien haya estado, qué planta empleó.

mendoza plantas jardin toxicas sergio saracco pablo molina mascotas niños niñas intoxicaciones