Reinventarse a pulmón desde el corazón de Palmira

GM Reparaciones es un emprendimiento familiar que nació en julio de 2020 por la crisis económica y sanitaria. Martín Giol, creador de esta iniciativa y operador de Radio U, nos contó este camino que comenzó con trabajos "ad honorem".

Reinventarse a pulmón desde el corazón de Palmira

Foto: Martín Giol, Operador Radio U- Fundador de GM Reparaciones

Sociedad Unidiversidad Emprender a pesar de todo / por Unidiversidad / Publicado el 19 DE MARZO 2021

Comenzar un negocio por cuenta propia es una opción para muchas personas; sobre todo, para aquellas que se han quedado sin trabajo o bien necesitan uno más para llegar a fin de mes. Esta situación es una de las tantas consecuencias que tiene la crisis económica y sanitaria que sufren la Argentina y el mundo.

En Mendoza, la situación no difiere mucho de su contexto nacional e internacional, a tal punto que miles de mendocinos y mendocinas han tenido que rebuscárselas con otro empleo e incluso armar un emprendimiento familiar que pueda sacarlos de la parálisis económica que ha producido en sus finanzas la pandemia por el coronavirus. A solo unos kilómetros de la capital mendocina, más precisamente en Palmira, en el departamento de San Martín, se encuentra GM Reparaciones, un emprendimiento de la familia Giol.

Martín, copropietario de GM Reparaciones y operador de Radio U, sostiene que este negocio nació desde la necesidad misma de estar mejor ante la crisis. “Esto surgió en julio de 2020. Luego de realizar algunos trabajitos en el barrio, se me ocurrió crear un página en Facebook y en Instagram, ofreciendo mano de obra y exhibiendo algunos de los trabajos que realizábamos”, contó a Unidiversidad.

Si bien la idea surgió como una forma de ayudar a la gente de escasos recursos en su Palmira natal, de a poco el boca a boca lo catapultó con este emprendimiento. “En mis comienzos, los trabajos siempre fueron ad honorem, gratis. Realizábamos changas, pintar esto, arreglar aquello, tal vez alguna pared o ventana, pura mano de obra. Luego, esa misma gente a la que le hacíamos las changas nos preguntaba si hacíamos arreglos de electricidad, artefactos de hogar y esas cosas. Así surgió la idea de crear GM Reparaciones. Con el paso del tiempo, la divulgación en las redes y la publicidad del boca a boca, la gente comenzó a contactarme, me hizo llegar sus electrodomésticos y demás”, detalló Martín.

Como todo emprendimiento, siempre se comienza con pequeñas cosas. “Lo primero que comenzamos a componer fueron lavarropas, licuadoras, minipimers, planchitas del pelo, cosas sencillas. Después, con la ayuda de mi hermano, que sabe de electricidad domiciliaria industrial, comenzamos con electrodomésticos más grandes y hoy estamos en la instalación de cámaras de seguridad, aires acondicionados y electricidad industrial. Podríamos decir que fuimos mudando de rubro, de la mano de obra a la electricidad a gran escala, pero sin dejar de lado ninguna de ellas”, indicó Giol.

Dicen los que saben que la disponibilidad, el esfuerzo y la dedicación traen sus frutos; eso fue lo que le sucedió a GM Reparaciones. Desde su Palmira natal, este emprendimiento ya mira mucho más allá.

“Es muy lindo lo que nos está sucediendo, gracias a Dios hemos podido progresar y salir adelante. Pienso que la predisposición y el esfuerzo te llevan a lo alto y la amabilidad mucho más, está bueno que la gente te lo haga saber cuando te contacta. Actualmente tenemos clientes en Maipú, Guaymallén, Uspallata, Cacheuta. Es algo de locos lo que nos está pasando y estoy contento por ello, por mi familia”, expresó emocionado Martín Giol.

Sin embargo, Martin no solo realiza este tipo de actividades, ya que divide su tiempo con otra profesión: ser operador en Radio U. “Esta profesión es todo para mí. Trato de estar en los dos lados, ayudando a mi hermano y a mi madre con GM Reparaciones, pero ser operador de radio siempre me apasionó. Intento hacerme tiempo, si sale algún trabajito extra, fuera de hora, intento realizarlo”, dijo el emprendedor, y sumó: “Ser operador es darle el condimento final a un producto que se hace en equipo, somos una parte de un todo”.

Según las palabras de este emprendedor, esto no hubiera sido posible sin la ayuda de toda su familia, amigos, clientes y la propia UNCUYO. “Poder ser operador en Radio U, trabajar y haber estudiado en la Universidad Nacional de Cuyo ha sido muy importante para mí. Ha sido un gran desafío. Esto es gracias mi familia, sin ellos no hubiera sido posible todo esto. A mi hermano, que se encarga de lo eléctrico; mi madre, que es el corazón de todo y es quien administra este pequeño emprendimiento, que gracias a ella ha llegado tan lejos; a los amigos y clientes. La misma Universidad que nos permite realizar uno que otro arreglo en sus instalaciones y nos da la posibilidad de publicitar. Con todos estaré eternamente agradecidos”, completó el emprendedor de GM Reparaciones.