Rutas fatales: Mendoza suma más de 50 muertes este 2019

En comparación con el primer cuatrimestre de 2018, hay un leve baja.

Rutas fatales: Mendoza suma más de 50 muertes este 2019

Foto: Los Andes

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez

Publicado el 10 DE MAYO DE 2019

El número de víctimas fatales en las rutas mendocinas bajó levemente en la primera parte de 2019. Siguiendo cifras oficiales, en el primer cuatrimestre ya son 45 los muertos en accidentes de tránsito, a los que se suman 6 de la primera semana del mes de mayo. Es decir, un total de 51 fallecidos que incluyen peatones, motociclistas y conductores de vehículos en general. En el primer cuatrimestre de 2018, las víctimas fueron 65.

De acuerdo a los datos obtenidos por Unidiversidad, si se examina este primer cuatrimestre de 2019, el 76 % de las víctimas corresponde a varones y el 24 % a mujeres. Mientras que el 61 % pertenece a siniestros ocurridos en zona urbana.

La franja que concentra la mayor cantidad de accidentes es la de los 26 a 35 años, con el 27 %, es decir, 14 decesos; le sigue el rango de 19 a 25 años con 9 fallecidos. Del total, casi el 57 % de los siniestros ocurre en horas de la madrugada, entre las 4 y 8 de la mañana, dando un total de 20 muertes en esa franja horaria.

En tanto, si evaluamos en qué vehículo iban las víctimas, decesos en auto y moto llevan ampliamente la delantera con el 47 %, es decir, 24 víctimas. A ello debemos agregar que las cifras de peatones fallecidos por accidentes viales son un total de 12.

En resumen, desde enero de 2019 a abril, las cifras descendieron. De los datos estadísticos se desprende que en el primer cuatrimestre de 2018, las víctimas fueron 65, es decir, 20 más que las 45 de este primer cuatrimestre de 2019, sin contar las 6 víctimas del mes de mayo.

 

En este sentido, el jefe de la Policía Vial, Oscar Hómola, expresó a este medio: “Las estadísticas indican que en Mendoza las cifran han bajado considerablemente. Eso se debe a los operativos viales habituales, como también a los controles de alcoholemia, sobre todo a la salida de los boliches. A esto se le suman las acciones puntuales para determinadas fechas (Día del Amigo, festejos primaverales, fiestas de fin de año) y la campaña Estrellas amarillas, que impulsa la Red Nacional de Familiares de Víctimas de Tránsito y que consiste en pintar una de ellas en el lugar donde ocurrió una tragedia vial".

"Se hace mucho en la provincia, pero cuando uno ve las estadísticas, siente que no alcanza”, agregó el uniformado.

Si bien las estadísticas expresan que las cifras por siniestros viales se han reducido, para el jefe de la Policía Vial no es suficiente: “Todas estas acciones concretas resultan insuficientes o, lamentablemente, poco eficaces. Las pérdidas continúan, ni la enfermedad más demoledora puede acreditarse tantas bajas”.

 

Sembrar para un cambio

Un ejemplo de concientización y educación es la idea de las estrellas amarillas, que simbólicamente nació de Julio Ambrosio, un papá de Córdoba que perdió a su hija Laura Cristina en un accidente de tránsito. Al regresar del entierro de la joven, miró al cielo y creyó verla reflejada en un astro. Posteriormente, creó la fundación que lleva su nombre y tomó el símbolo de la estrella para impulsar una campaña que promueva la prevención, educación y concientización de los siniestros viales.

“La estrella significa que esas personas están en el cielo y el amarillo se eligió porque es un color de luz, de vida, poético”, expresó Juan Mayore, referente de Estrellas Amarillas a Unidiversidad.

“Mendoza está difícil en estos momentos, se viven allí muchos accidentes y es importante generar conciencia, convocar a gente que pinte una estrella en cada lugar donde alguien se murió. Si esto sirve para salvar una vida, entonces mi vida tiene sentido”, explicó Mayore.

Agregó: “Lamentablemente, la Ley de Tránsito no sirve. Un ejemplo de ello son los casos más emblemáticos de Mendoza, caso Vilouta, los niños que murieron en Costanera, la familia Kruk; son casos que tienen gente condenada y es gracias a los medios que permitieron su difusión, pero ni la ley ni la Justicia han actuado. Mendoza necesita una ley que se haga cumplir. De no ser así, continuaremos pintando estrellas amarillas”.

En este sentido, debemos agregar que los estudios advierten que el año pasado fueron 19 los peatones que perdieron la vida.

Pintando el dolor

En nuestra provincia existe casi una decena de estos símbolos de la memoria y cada uno de ellos está pintado a mano –con pintura de demarcación de asfalto– por los familiares de la víctima y basados en un molde que provee la Fundación Laura Cristina Ambrosio Battistel. Se pueden ver algunas en el Corredor del Oeste, en la calle Bandera de los Andes, sobre la Panamericana y en algunas calles de Ciudad.

En todo el país hay más de 6000 estrellas amarillas en las rutas (de un metro de largo, aproximadamente), mientras que en las zonas urbanas hay más de 10 mil en todo el territorio nacional. Así lo indican las estadísticas de la fundación que nació en Córdoba y extendió su idea a varias ciudades del país, entre ellas, Ciudad de Buenos Aires, Misiones, Neuquén, Bahía Blanca y hasta Mendoza.

Las pintadas están permitidas a través de la Ley Nacional de Tránsito, en la que se incluye la opción de crear un cartel de 70 x 70 centímetros en donde se recuerda el nombre de la víctima fatal y la edad.

Para el presidente de la Red Voluntarios Mendoza, Hugo Fiorens, la estrella no tiene un gran impacto para reducir los accidentes en la ruta. “Mucha gente desconoce el significado de esa estrella. Creo que es un buen recurso, pero que hay que apelar a otras medidas más severas, como la educación”.

“Es un trabajo loable lo que realiza Estrellas Amarillas. Desde ya, falta mucho por hacer, pero desde 2018 en adelante se ha disminuido en el 20 % los siniestros viales en la provincia. Todo gracias a las campañas viales, la nueva Ley de Tránsito y demás. Sin embargo, esto es nada cuando la gente circula sin casco, sin cinturón de seguridad, vemos niños jugando dentro de los autos. Es un trabajo duro, pero no hay ley que valga si no se tiene una educación desde la casa y desde las escuelas”, evaluó Fiorens.

Por último, manifestó: “Ante la sinrazón de los conductores supuestamente avezados, resulta más tangible poner las mayores expectativas de cambio en las nuevas generaciones. La Ley de Seguridad Vial, aprobada a fines del 2017, contempla que en las aulas mendocinas se trabajen contenidos vinculados con el tránsito responsable, la seguridad propia y de terceros y, especialmente, poner en valor lo esencial: la vida”.

accidentes mendoza estadísticas ong estrellas amarillas muertes victimas