Salud mental en Mendoza: de la angustia al consumo problemático

La directora de Salud Mental y Adicciones, Elizabeth Liberal, explicó que cambiaron los problemas planteados entre la primera y la segunda ola, de acuerdo a las consultas que reciben en el 0800.

Salud mental en Mendoza: de la angustia al consumo problemático

La profesional explicó que brindan asistencia en forma telefónica y realizan derivaciones cuando la situación lo amerita. Foto: Télam

Sociedad Unidiversidad Novedades SARS-CoV-2 / por Verónica Gordillo / Publicado el 10 DE MAYO 2021

“Del miedo y la ansiedad de la primera etapa, pasamos a temáticas más complejas, como el aumento de consumos problemáticos y de suicidios”. Con estas palabras, la directora de Salud Mental y Adicciones, Elizabeth Liberal, describió la diferencia de situaciones entre la primera y la segunda ola de la pandemia, con base en las consultas que hacen mendocinas y mendocinos en la línea telefónica habilitada para recibir asesoramiento, seguimiento y, de ser necesario, una derivación.

Liberal explicó a Unidiversidad que la salud es una sola; por eso, en un momento crítico como el actual, es tan importante cuidar el aspecto físico como el mental. Dijo que la situación sostenida en el tiempo puede llevar a un estrés postraumático, ya que la realidad no se modifica y en muchas personas persisten síntomas como la angustia o el temor.   

La funcionaria destacó el trabajo de los equipos de salud mental, tanto de hospitales, centros de salud y dispositivos infantojuveniles como de los centros preventivos de adicciones y de internación adolescente (Cipau), por el esfuerzo que realizan para intentar brindar respuestas.

 

Pedir ayuda

Para intentar responder a esta necesidad, el Ministerio de Salud puso en marcha el 0800 800 26843 COVID (opción 3), que cuenta con personal capacitado para brindar asesoramiento a las personas que necesiten ayuda para gestionar emociones como miedo o ansiedad, o para enfrentar situaciones traumáticas como un duelo.

Liberal comentó que la posibilidad de asesorar en forma telefónica fue una de las estrategias que idearon para acercarse a la comunidad y brindar ayuda especializada. Además, realizan un seguimiento de los casos y, cuando la situación lo amerita, hacen la derivación a un centro asistencial y gestionan el turno para una consulta en forma personal.

La profesional explicó que la demanda es mucha y creciente, y comentó que la situación por la cual una persona solicita ayuda cambió con el tiempo. Dijo que en la primera etapa, las consultas tenían relación con el desconcierto que producían una situación inédita y un virus desconocido, pero luego fueron temáticas más complejas porque las personas debían enfrentar situaciones difíciles, como la internación de sus seres queridos, la imposibilidad de acompañarlos e incluso la muerte de uno o más familiares. Liberal aseguró que estas situaciones difíciles derivaron en realidades más complejas, como el aumento del consumo problemático y de suicidios, una realidad que advierten desde el año pasado.

 

Cansancio y enojo de profesionales

Además del asesoramiento a la comunidad, también se habilitó una línea para recibir las consultas de profesionales de la salud, un grupo especialmente afectado por la pandemia. Con el paso del tiempo, explicó Liberal, se dieron cuenta de que este mecanismo no era el mejor, por lo que idearon la estrategia de activar dispositivos en los centros sanitarios, así como grupos itinerantes de asistencia. A modo de ejemplo, Liberal contó que en el Hospital Central colocaron una carpa en el jardín de ingreso; cuando los profesionales salían a descansar o terminaban un turno, les ofrecían un café y la posibilidad de hablar sobre las situaciones a las que se enfrentaban, sus emociones y la forma de gestionarlas.

Con base en las consultas que realizan, Liberal explicó que los y las profesionales de la salud expresan un gran cansancio, que se traduce muchas veces en irritabilidad, a lo que se suma el enojo por distintas situaciones, como la falta de reconocimiento en las remuneraciones y de conciencia y cuidados preventivos de algunos grupos sociales.

Liberal dijo que es importante entender que las y los trabajadores no son héroes sino que la suya es una labor más. Una labor que, si bien eligieron y realizan con vocación, no los obliga a enfrentar en soledad estas situaciones tan difíciles.