Seis empresas tecnológicas que no supieron innovar a tiempo y terminaron cerrando sus puertas

Entre las más conocidas, se encuentran Kodak, Yahoo, Atari o Palm. Su poca visión a futuro y el no detectar por dónde se desarrollaba el mundo de la tecnología terminaron con estas míticas compañías.

Seis empresas tecnológicas que no supieron innovar a tiempo y terminaron cerrando sus puertas

Entre las empresas más conocidas, se encuentran Kodak, Yahoo, Atari y Palm. Foto: Freepik

Ciencia y tecnología

Tecnología que desaparece

Especiales

Unidiversidad

Publicado el 08 DE AGOSTO DE 2022

Las empresas son cambiantes: muchas veces comienzan ofreciendo un producto o servicio y terminan teniendo el mayor éxito de sus vidas por el lugar menos pensado. Tal es el ejemplo de la empresa nipona Nintendo, una de las principales relacionadas con los videojuegos, y que en sus inicios hacía –y todavía hace– naipes hanafuda (es una baraja de cartas que se inventó a mediados del siglo XVI).

Por otro lado, existen empresas que realmente tuvieron un gran éxito en el mercado que desarrollaron, siendo, en muchos casos, pioneras y líderes de sus productos o servicios. El problema para estas empresas es tener una “visión de futuro” que garantice la actualidad, la necesidad y la vanguardia de aquello que desean comercializar.

Desde Unidiversidad, te proponemos ver la historia de seis grandes empresas que fueron líderes en su rubro, pero que no se adaptaron a los cambios y terminaron cerrando sus puertas.

 

Kodak

Existe muchas empresas que tuvieron un arranque prometedor, pero que, con el paso del tiempo, no lograron afirmarse y salir a flote. Luego, está el caso de empresas como Kodak –que fue icónica en su época y marcó un antes y después en su rubro–, que, por algún motivo, visión a futuro, o por quedarse solamente con lo que hacían bien, no supieron reinventarse a tiempo y no terminaron bien.

Kodak dominó el mercado de la fotografía con rollo de película. Fue fundada en 1888 por el inventor George Eastman y el empresario Henry Strong, y el 22 de enero de 2012 entró en concurso de acreedores.

La empresa desperdició la chance de aprovecharse de la revolución en la fotografía digital. De hecho, uno de los ingenieros de Kodak, Steve Sasson, fue uno de los inventores en 1975 de la primera cámara digital, que tenía como fundamento –un adelantado en el tiempo– la manera de prescindir del rollo fotográfico.

De esta forma, Kodak no pudo adueñarse de la disruptiva tecnología digital casi 30 años antes de que explotara en todo el mundo en los años 2000.

Yahoo

Internet rompió fuertemente y a gran escala a principios de los años 2000. Si bien es anterior, la masificación y proliferación se dio de la mano de varias empresas que apostaron a esta nueva modalidad.

Si nos ponemos nostálgicos, a principios de aquellos años, las telecomunicaciones eran muy distintas a las de estas épocas. No existían aplicaciones como WhatsApp, Telegram, etcétera, sino que todo era mucho más rudimentario: estaban los correos electrónicos y los servicios (en línea) de chat, tales como Messenger (de Hotmail) y Yahoo. Este último fue fundado en enero de 1994 por dos estudiantes de posgrado de la Universidad de Stanford, Jerry Yang y David Filo.

En Yahoo podemos ver otro caso de poca perspectiva a largo plazo. En 2005, la empresa fue uno de los principales jugadores del mercado de publicidad online, pero su problema fue no observar hacia dónde iba el mercado y decidió intentar convertirse en un gigante de los medios de comunicación. En la cúspide, la empresa fue el sitio web de noticias y medios de comunicación más leído, con más de 7000 millones de visitas por mes.

Lamentablemente para la empresa, su aspiración quedó a medio camino, ya que tuvo la oportunidad de comprar Google en 2002 –cuando la compañía del buscador más famoso de todos los tiempos recién estaba empezando– y no creyó que fuera a tener éxito. Además, intentó compra el incipiente Facebook de Mark Zuckerberg, pero declinaron la propuesta por la escasa oferta inicial.

En definitiva, la empresa de telecomunicaciones hoy se mantiene como un híbrido entre su actualizado correo electrónico y la posibilidad de continuar con sus servicio de noticias y telecomunicaciones. También intenta darle más apoyo a su directoria web, aunque no pueda competir con Google (paradójico).

Nokia

El caso de Nokia es increíble. Fue por largo tiempo el principal vendedor de teléfonos celulares en el mundo; fue la compañía más importante, la que más dinero generaba y la que más innovaba con sus productos. Se creó en Finlandia en 1865 y fue la primera compañía del mundo en crear una red celular que le permitiría, hacia finales de los años noventa, ser el líder indiscutido en lo que se refiere a teléfonos celulares.

Ya en la década de 2010, Nokia comenzó a sentirse cada vez más ahogada por sus competidores. Tanto Apple (iPhone) como Google (Android) fueron minando el desarrollo de nuevas teléfonos por parte de la marca finlandesa, pero también lo hizo su falta de innovación –algo impensable en sus inicios– y la mala adaptación de sus teléfonos en cuanto al sistema operativo Symbian.

Lo que dio el golpe final a esta compañía fue la alianza –allá por el lejano 2011– con Microsoft. Ambas compañías tenían como objetivo sacar un nuevo sistema operativo en conjunto, el tristemente recordado Windows Phone. Esta relación no logró desbancar al emergente Android en lo que respecta a los sistemas operativos ni pudo competir con iPhone en el desarrollo tecnológico.

Tras años a la deriva, y luego de la compra en 2013 de la división móvil de Nokia por parte de Microsoft, en 2015, la empresa de Bill Gates se deshizo de Nokia por sus malos resultados. Esto produjo el fin del antiguo líder mundial de la telefonía móvil.

Atari

Atari es para muchos la primera empresa en dedicarse 100 % al desarrollo de videojuegos, cuando para esa época ni siquiera se sabía cómo sería esto del mundo gaming. No podemos dejar pasar que sin esta compañía, no existiría el mundo de los videojuegos tal como lo conocemos en estos momentos.

Fue una de las pioneras en juegos “arcade”, pero, sobre todo, su éxito llegó cuando decidió trasladar esas aparatosas máquinas a consolas mucho más pequeñas y hogareñas. Este paso le dio a la compañía el reconocimiento que se merece.

Fundada en los Estados Unidos en 1972 por Nolan Bushnell y Ted Dabney, Atari puede ser considerada la fundadora de la industria del videojuego gracias al Pong. La versión casera de Pong, que se conectaba a un televisor, fue una de las primeras consolas de videojuegos.

La parte negativa de la historia viene atada a un videojuego en particular, ya que la compañía decidió desechar varios millones de copias de E.T. the Extra-Terrestrial, el videojuego creado con base en la popular película y que fue uno de los fracasos más grandes en la historia de los videojuegos. Si a eso le sumamos la caída abrupta del mercado de los videojuegos en 1983, que causó pérdidas por más de 500 millones de dólares, la compañía cayó en una especie de espiral descendente y apostó fuertemente por su última consola –Atari Jaguar–, que no tuvo el éxito esperado y terminó siendo un fracaso comercial.

Atari trató de recuperarse en el terreno de las videoconsolas, aunque, lamentablemente para la empresa, fue contemporánea de tres grandes “monstruos” del mercado: PlayStation, Sega Saturn y Nintendo 64.

En 1996, una serie de juicios seguidos por lucrar con sus investigaciones dejó a Atari con varios millones de dólares en caja, pero el rotundo fracaso de la Atari Lynx y de Jaguar tenían a la empresa sin productos que ofrecer. 

America On Line (AOL)

En 1989, la empresa Quantum cambió el nombre del servicio a America Online, AOL se basó en una estrategia amigable con el público nuevo en el mundo de las computadoras. Desde el principio, AOL incluyó juegos en línea en su mezcla de productos; muchos juegos clásicos y ocasionales que fueron incluidos en el sistema de software original de PlayNet. Con los años, AOL introdujo muchos títulos innovadores y juegos interactivos en línea.

Basta recordar que a finales de los años noventa, la empresa comenzó a ofrecer servicios de internet que venían anexados a la PC de forma “gratuita” al momento de la compra. Esta estrategia de publicidad y marketing llevó a la compañía a crecer fuertemente en el negocio. Además, apostó por una plataforma de mensajería instantánea que fue una de las mejores de su época.

Su etapa negativa llegó cuando AOL temió perder a sus clientes con la aparición de empresas como Messenger (Microsoft). Su afán de competir con estas grandes multinacionales de la industria la llevó a perder el rumbo. El dramático declive en la base de suscriptores de AOL –que llegó a tener más de 30 millones de clientes–, sumado al ascenso de la banda ancha entre muchos usuarios de la época, terminó por darle el golpe final a la compañía.

Ya en los 2000, intentó fusionarse con Time Warner, una gran compañía de medios, en una operación valuada en 350.000 millones de dólares que fue el mayor fracaso en materia de fusiones del siglo 21. La empresa fue comprada en 2015 por Verizon Communications.

Palm

Palm Computing fue fundada en 1992 por Jeff Hawkins. La empresa fue una de las compañías que intentaron competir en un segmento alterno entre las tablets y los celulares.

Fue una de las tres compañías líderes del mercado de los asistentes digitales personales (en inglés, PDA), predecesores de los smartphones en 2005.

El gran problema que tuvo Palm –al igual que tantísimas marcas de celulares– fue el lanzamiento del primer iPhone. Además, su interfaz y el sistema operativo que utilizaba no pudieron competir con el gigante de la manzana, ni con la aparición de Google y su Android.

En abril de 2010 se anunció la venta de Palm a Hewlett-Packard. Este fue el corolario de una marca que supo innovar en un segmento poco utilizado, pero cuyo problema radicó en no adaptarse hacia la migración de Android, como sí hicieron otras compañías.

tecnología fracaso kodak yahoo nokia atari