Celulares que desaparecieron: ¿qué fue de la vida de Nokia, BlackBerry, LG y tantas otras empresas?

Míticas desarrolladoras de teléfonos quedaron prácticamente relegadas al olvido. Muchas cesaron su fabricación, se declararon en quiebra, fueron absorbidas por otras empresas o, simplemente, subsisten con una cuota ínfima en el mercado.

Celulares que desaparecieron: ¿qué fue de la vida de Nokia, BlackBerry, LG y tantas otras empresas?

Foto: Freepik.com. Muchas de las empresas más importantes del mercado quedaron relegadas por la aparición del primer iPhone y por Android

Datos interactivos

Tecnología

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 08 DE JULIO DE 2022

Las empresas de telefonía móvil lanzaron miles de modelos distintos a lo largo de las décadas. Del lado del público comprador, pudimos adquirir algunos de ellos por necesidad o por gusto y otros tuvimos que dejarlos pasar, ya sea por cuestiones económicas o por otras razones. Entre quienes vimos el crecer diario de las compañías más importantes del rubro, es triste reconocer que, al día de hoy, muchas nos abandonaron; algunas lo hicieron por problemas económicos; otras por problemas de diseño, y la mayoría, simplemente, por no entender el rumbo que tomaba el mercado.

Lamentablemente, las cosas no siempre funcionan como uno pretende, especialmente para las empresas dedicadas a un sector tan sensible al cambio como es la tecnología. En ellas, un error equivale a miles de millones de dólares perdidos, años de desarrollo tirados a la basura y, peor aún, la baja en la credibilidad y posterior cierre de la empresa.

Son muchas las empresas desarrolladoras de teléfonos que aún recordamos con cariño –sobre todo, quienes vivieron la explosión de los años 2007-2015–. En esa época, los cambios y mejoras año a año eran notables, pero también lo era el riesgo asumido. como consecuencia, empresas gigantes como Nokia, BlackBerry, Kyocera o Ericsson (por mencionar algunas) dejaron de existir.

Desde Unidiversidad, repasamos aquellas marcas de teléfonos celulares que desaparecieron completamente, pero de las que esperamos (algún día no muy lejano) que resurjan de sus cenizas y nos regalen a los y las geeks (personas amantes de la tecnología) nuevamente el esplendor perdido.

Nokia: de líder absoluto a la falta de innovación

El caso de Nokia es increíble. Fue por largo tiempo el principal vendedor de teléfonos celulares en el mundo, fue la compañía más importante, la que más dinero generaba y la que más innovaba con sus productos. Ofrecía todo tipo de teléfonos para todos los mercados y bolsillos: desde su línea más económica –y recordadísima– Nokia 1100 o el Nokia 3310, hasta la línea de gama más alta, pasando por los N95, N97, N8 y muchos más.

Todos estos teléfonos tenían una característica muy importante: eran todos muy bien desarrollados. No importaba cuál línea o gama se comprara de teléfono, todos tenían las mejores pantallas del momento, las tecnologías eran de punta –basta recordar la linterna que allá por los 2000 traía el Nokia 1100–. Todos eran teléfonos muy bien trabajados y competentes para las tareas diarias.

Nokia 1100

Ahora bien, si todo parecía funcionar de maravilla, ¿qué fue lo que les sucedió? Para empezar, tal como repetiremos en la mayoría de estas pequeñas historias, la aparición del “monstruoso” iPhone y el surgimiento por aquellos años de un tal Android –como sistema operativo para los teléfonos– terminó siendo un golpe muy duro para la compañía finlandesa. Es que Nokia no solo desarrollaba su hardware, sino que también competía muy fuerte con su software –vale recordar que su sistema operativo se llama Symbian–.

Tras comenzar la década de 2010, Nokia comenzó a sentirse cada vez más ahogado por sus competidores. Tanto Apple (iPhone) como Google (Android) fueron minando el desarrollo de nuevas teléfonos por parte de la marca finlandesa; pero también lo hizo su falta de innovación –algo impensable en sus inicios– y la mala adaptación de sus teléfonos en cuanto al sistema operativo Symbian.

Lo que dio el golpe final a esta compañía fue la alianza –allá por el lejano 2011– con Microsoft. Ambas compañías tenían como objetivo sacar un nuevo sistema operativo en conjunto, el tristemente recordado Windows Phone. Esta relación no logró desbancar al emergente Android en lo que respecta a los sistemas operativos ni pudo competir con iPhone en el desarrollo tecnológico.

Tras años a la deriva y luego de la compra en 2013 de la división móvil de Nokia por parte de Microsoft, en 2015, la empresa de Bill Gates se deshizo de Nokia por sus malos resultados. Esto produjo el fin del antiguo líder mundial de la telefonía móvil.

Nokia N8

BlackBerry: una empresa que no supo adaptarse al futuro

Todos y todas en Argentina tenemos muy buenos recuerdos de la compañía BlackBerry. Basta recordar que, cercanos al 2010, todas las personas poseedoras de un BlackBerry Curve o el BlackBerry 5810, entre otros, tenían un sistema de mensajería propio que funcionaba con el PIN, un servicio de mensajería propia, gratuita y exclusiva para poseedores de un BlackBerry.

Si bien el éxito en el mundo –Argentina no fue la excepción– fue prominente, con el pasar de los años (2011-2013), la empresa entró un en declive por no saber adaptarse a la revolución que supuso la irrupción del iPhone (sí, otra vez) y, posteriormente, la aparición del sistema operativo Android de Google.

Uno de los principales problemas de BlackBerry fue la utilización del sistema RIM, que hacía pasar a todas las comunicaciones de sus dispositivos por sus propios servidores. Esto, a la larga, trajo innumerables problemas, sobre todo frente a los intuitivos sistemas operativos de iPhone y Android. Frente a la presión de los usuarios que se pasaban de forma masiva a la competencia, RIM lanzó su sistema operativo BlackBerry 10, aunque este último era demasiado complejo para el usuario medio, hasta el punto de que tuvo que publicarse una pequeña guía de uso para entenderlo.

BlackBerry Curve

Su último intento como fabricantes de dispositivos se dio al lanzar un BlackBerry con sistema Android (BlackBerry Priv) que no tuvo el éxito esperado y condenó a la empresa canadiense al abandono de este mercado.

Hoy en día, BlackBerry se dedica a soluciones de software y servicios de seguridad para empresas y gobiernos de todo el mundo con bastante éxito y beneficios millonarios, pero sus legendarios móviles con teclado completo han desaparecido.

BlackBerry 5810

LG: el gigante surcoreano sucumbió ante su compatriota Samsung

LG es un caso similar al de Nokia, con la diferencia de que la gigante surcoreana tiene y tuvo un respaldo económico de sus otras subsidiarias. En lo que hace al desarrollo de teléfonos celulares, LG fue en 2013 el tercer fabricante más grande del mundo; sin embargo, en los últimos años, su división de smartphones atravesó innumerable cantidad de dificultades, en su mayoría basadas en la gran competencia que la empresa tenía entre Huawei, Motorola, Apple y su prima hermana Samsung.

La crisis y la alta competitividad han sido tales que, en 2021, la compañía tomó la decisión de cerrar definitivamente su negocio de celulares en todo el mundo. Esto se produjo tras seis años consecutivos de pérdidas. Igualmente, es muy importante dejar en claro que la empresa surcoreana mantendrá activas las mejoras y las actualizaciones por un período de dos años.

El adiós afectará a todas las regiones en las que tiene presencia. Esto incluye a América Latina, su tercer mayor mercado en cuanto a ventas.

LG Velvet

Kyocera: una de las empresas más innovadoras

La historia marca que la compañía japonesa Kyocera fue una de las principales innovadoras a la hora de crear teléfonos celulares. Podemos citar dos ejemplos muy concretos: por un lado, en 1999 lanzaban el primer teléfono móvil con cámara frontal en el mundo (algo que nos parece muy común por estos días, pero que en esa época era toda una novedad); por otro lado, fueron la primera empresa en desarrollar lo que hoy conocemos como videollamadas con un celular. Este aparato tecnológico fue el Kyocera VP-210, un teléfono que solo se vendió en Japón.

Esta situación de constante progreso e innovación le permitió a la compañía disfrutar de las bondades del éxito a nivel mundial –Latinoamérica no fue la excepción–. Particularmente, en Argentina se vendía el Kyocera KE-414 (con carcazas intercambiables) o el Kyocera 2135 (un teléfono muy vendido en su momento).

Kyocera KE414

Lamentablemente para la empresa nipona, la aparición de nuevas competencias occidentales y orientales en el mercado, y la revolución producida por el primer iPhone y su increíble pantalla táctil, la relegaron, en materias de celulares, a escalafones muy bajos. Al día de hoy, Kyocera sigue siendo una multinacional muy grande e importante, pero cada vez más lejos de crear hardware para los teléfonos. Actualmente, su impronta de negocio está redireccionada a las telecomunicaciones; pero también a la creación de cuchillos de cocina, productos médicos dentales, autopartes, dispositivos para impresión y un largo etcétera. Solo construye teléfonos y tablets muy resistentes para un público específico de trabajo pesado.

Kyocera 2135

Siemens: el conglomerado de ingeniería más grande de Europa 

Alemania es una potencia tecnológica e industrial muy importante para todo el mercado europeo. Entre sus empresas más importantes, nació Siemens (1847). Esta compañía sigue siendo el conglomerado de ingeniería más grande de Europa. Se ha diversificado en múltiples industrias (desde las comunicaciones hasta la energía nuclear, los ferrocarriles, el automóvil, electrodomésticos, maquinaria industrial, etcétera). Su primer teléfono celular fue desarrollado en 1985: El Siemens C1, del tamaño de un bolso.

Siemens se caracterizó por innovar constantemente en sus teléfonos: tal es el caso de las pantallas a color en su S10, lanzado en 1997; el teclado deslizante en el SL10, en 1999, o el reproductor de MP3 interno en el SL45 en 2001.

Siemens SL10

Ocurrió que, en el transcurso del año 2004, el poco avance tecnológico y algunos errores de software empezaron a minar la cuota de mercado de Siemens. La empresa alemana cayó el 5,5 % en 2005 e intentó deshacerse de este problema vendiendo la empresa al fabricante taiwanés BenQcreando BenQ Mobile–. El último modelo lanzado con la marca Siemens fue el SXG75, el primer móvil en el mercado con GPS 100 % integrado y dotado de doble cámara para videoconferencia.

Finalmente, esta fusión no bastó para detener las caída de ventas y se terminó por declarar la quiebra de la compañía en el 2006. BenQ sigue operando en su país como fabricante y montador, y lanzó varios modelos en Taiwán con la marca BenQ-Siemens, pero desde 2013 usa solo su propia marca.

Siemens SL45

Ericsson: de crear teléfonos a operar redes de celulares

Ericsson fue un fabricante de equipos de telefonía surgido de una empresa de reparación de aparatos telegráficos nacida a finales del siglo XIX. En su creación de celulares, esta empresa se caracterizó por trabajar la investigación y el desarrollo (I+D) en todos sus aparatos. Si analizamos a Ericsson como una compañía desarrolladora de teléfonos, podemos afirmar que sus productos funcionaban muy bien, eran de muy buena calidad, de una excelente durabilidad y muy sencillos de utilizar.

Ericsson T10s

Su principal problema era el escaso avance estético que ofrecían sus celulares, que llevó a que las personas no lo compraran pese a sus grandes funcionalidades. Esto hizo que la compañía sueca fuera derrotada en la batalla contra sus competidores y entrara en pérdida.

Otro problema que lanzó al abismo a Ericsson fue el incendio en una planta de Philips en México (2000), lo que provocó serios problemas de fabricación y redujo las ventas. Finalmente, en el año 2001, la empresa sueca fusionó su área de teléfonos móviles con la de Sony y creó la famosa línea Sony Ericsson. En 2012, la compañía vendió el 50 % y terminó quedando como Sony Mobile Communications, que es japonesa al 100 %. La actual Ericsson se dedica a la fabricación de equipo de redes de telefonía, es decir, trabaja al otro lado del negocio.

Fuente: Xataka / eldiario.es

celulares compañías desaparecidas de teléfonos nokia blackberry lg kyocera tecnología