"She Taxi", la app de conductoras que encontró barreras para combatir el acoso machista

La aplicación es gratuita para las pasajeras que deseen utilizarla. Además, su creadora no percibe ingresos por las descargas ni los viajes. Sin embargo, hay amenazas a las conductoras que la activan.

"She Taxi", la app de conductoras que encontró barreras para combatir el acoso machista

Foto: Diario Ciudad

Sociedad Unidiversidad Violencia de género / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 31 DE MAYO 2021

La aplicación para solicitar un vehículo conducido por una mujer, "She Taxi", que desembarcó esta semana en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) tras un pleito judicial, nació hace cuatro años en Rosario al impulso de una chofer que se "hartó" del acoso machista a conductoras y pasajeras y que ahora planea darle vuelo internacional, aunque sabe que confronta con "un sistema patriarcal".

She Taxi comenzó a operar esta semana en CABA luego de que el Tribunal Superior de Justicia porteño fallara a su favor en un amparo por la inconstitucionalidad de un artículo de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial 5627, que le otorgaba el monopolio del servicio a una aplicación oficial.

"La ley impide al vehículo habilitado recibir viajes que no sean de la aplicación oficial BAtaxi, limitando una industria lícita, porque estamos registrados en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y además es un servicio gratuito", dijo a Télam la taxista rosarina María Eva Juncos, creadora de la aplicación.

Tras rechazos judiciales en primera y segunda instancia a su reclamo, "el Tribunal Superior nos dio la razón y ahí estamos, aprovechando esta oportunidad", detalló.

Con el objetivo de "reducir la brecha de género" en una actividad ejercida mayoritariamente por hombres, y también achicar "la brecha ocupacional", Juncos creó en 2017 la app "She Taxi", que permite solicitar un vehículo conducido por una mujer.

"Lo que me motivó fueron las experiencias arriba del taxi, como conductora y con las usuarias. Fue un cúmulo de cosas", comentó sobre las situaciones de acoso que viven las mujeres en ese servicio público. Una de esas experiencias, en la que una chica que tomó su taxi le dijo al borde de las lágrimas "Gracias, me salvaste", le produjo "un quiebre". La pasajera le contó que usaba un radiotaxi y que con el tiempo siempre le mandaban el mismo chofer, que le decía cosas como "Qué lindo perfume usás", y había comenzado a tener miedo y a sentirse incómoda.

Sin embargo, antes de este presente, la aplicación tuvo que vencer el desconocimiento público en un mercado regulado por las leyes y las costumbres. La app es gratuita tanto para las pasajeras como para las conductoras que deseen utilizarla y su creadora no percibe ingresos por las descargas ni los viajes, aclaró, para diferenciarse de aplicaciones globales como Uber o Cabify.


La resistencia "de género y económica" ante "She Taxi"

El desarrollo de la aplicación "She Taxi" se topó con la resistencia "de género y económica" del sistema de vehículos de alquiler. Una de esas barreras la encontró en Santa Fe. "Tengo colegas que me dicen que en entrevistas de trabajo les dijeron que les dan el empleo si no van a usar 'She Taxi'", contó María Eva Juncos. Agregó: "Otra conductora me pidió que le cambiara el ringtone porque cuando está en la parada con los hombres se le complica".

La app también llegó hace una semana a la provincia de San Juan, donde se registraron 87 personas.

"Se hicieron 20 solicitudes (de viajes) y ninguna conductora abrió la aplicación", dijo Juncos, extrañada ante la situación.

Explicó que, "investigando un poco y viendo qué pasaba, me dijeron que la mayoría (de los taxis) pertenece a una remisería de un empresario que les dijo que la que usa 'She Taxi' se va de la empresa". El tema la llevó a hablar con una ministra del Gobierno sanjuanino porque, dijo, "hay que darles respuestas a las usuarias".

"Es una cuestión de género, pero sobre ella hay una cuestión económica. 'She Taxi' es gratis, por eso tocamos intereses", concluyó Juncos.