Starship SN8, la nave de SpaceX, no logró aterrizar y explotó

Elon Musk, fundador de la compañía, dijo que, pese al fallido aterrizaje, lograron obtener los datos que necesitaban. La misión tuvo lugar en el condado de Cameron, en Texas.

Starship SN8, la nave de SpaceX, no logró aterrizar y explotó

Pese al aterrizaje fallido, las autoridades del lanzamienzo contaron que lograron recopilar los datos que necesitaban. Foto: Twitter

Internacionales

Unidiversidad

Unidiversidad / Con información de Infobae y AP

Publicado el 09 DE DICIEMBRE DE 2020

Después de los problemas sufridos el martes, este miércoles SpaceX volvió a intentar lanzar el prototipo de nave espacial SN8, en el marco de una prueba de vuelo suborbital a gran altitud. La prueba se desarrolló en el condado de Cameron, estado de Texas, en Estados Unidos. Sin embargo, pese a los esfuerzos, la nave no logró aterrizar satisfactoriamente, ya que explotó al tocar tierra.

Minutos después, quien se pronunció en sus redes sociales fue Elon Musk, fundador de SpaceX: “Ascenso exitoso, cambio a los tanques de cabecera y control preciso de los flaps en el punto de aterrizaje (...) La presión del tanque de combustible fue baja durante el aterrizaje, lo que causó que la velocidad de aterrizaje fuera alta, ¡pero obtuvimos todos los datos que necesitábamos! Felicitaciones al equipo SpaceX”.

“¡Marte, allá vamos!”, agregó.

Elon Musk, fundador de SpaceX. Foto: Twitter

Como estaba previsto, el lanzamiento se produjo cerca de las 23, hora GMT (4:40 PM, horario central de los Estados Unidos). Pese a la fallida misión de este miércoles, recientemente Musk había adelantado que las probabilidades de éxito de la prueba SN8 eran de una de tres.

“Este vuelo suborbital está diseñado para probar varios objetivos, desde cómo funcionan los tres motores Raptor del vehículo y las capacidades aerodinámicas generales de entrada del vehículo, incluyendo sus aletas de la carrocería, hasta cómo el vehículo maneja la transición del propulsor”, explicó horas antes la empresa.

Raptor es el nombre del motor propulsado por oxígeno y metano líquido de la empresa. El modelo SN8 tiene tres de ellos; los prototipos anteriores que volaron en Boca Chica (SN5 y SN6), en cambio, contaban con uno. SpaceX también indicó: “Con una prueba como esta, el éxito no se mide por el cumplimiento de objetivos específicos, sino por cuánto podemos aprender en conjunto, lo que informará y mejorará la probabilidad de éxito en el futuro”.

La misión de este miércoles se realizó un día después de que el primer vuelo de prueba a gran altitud del Starship fuera cancelado a último minuto el martes en Texas. El objetivo era lanzar el Starship a una altitud de 12,5 kilómetros (8 millas) –la mayor hasta ahora– y, posteriormente, regresar la nave para un aterrizaje vertical. Este suave descenso se espera que sea sin motor, similar al de un paracaidista. La zona de aterrizaje de SpaceX está ubicada junto a la plataforma de lanzamiento.

Sin embargo, el martes un motor abortó automáticamente cuando quedaban apenas 1,3 segundos en la cuenta regresiva. SpaceX dijo en su transmisión por internet que era todo por la jornada.

La compañía ya ha realizado cinco vuelos de prueba del Starship, pero esos modelos previos, más simples, no han subido a más de 150 metros (490 pies). La versión de acero en la plataforma de lanzamientos del martes fue la primera con una nariz de cono, flaps en el cuerpo y tres motores Raptor.

SpaceX tiene una instalación en Boca Chica, en el extremo sureste de Texas junto a la frontera con México, para construir y probar sus Starships. La compañía planea usar los cohetes Starship –la etapa sobre los propulsores Super Heavy– para poner en órbita satélites de grandes dimensiones y para enviar personas y carga a la luna y a Marte.

internacional starship nave spacex lanzamiento fallido explosión tierra diciembre 2020