Teletrabajo: un desafío difícil de sostener si no hay buena comunicación

Según los datos obtenidos por una consultora, casi el 90 % de los mendocinos realizó trabajo remoto. El 50 % de los empresarios notó cambios en la productividad y son pocos los que afirman que mantendrán el "home office". La clave para el trabajo en equipo es comunicar.

Teletrabajo: un desafío difícil de sostener si no hay buena comunicación

Foto: Argontech

Sociedad Unidiversidad Teletrabajo / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 13 DE AGOSTO 2020

“¿Quién se imaginaba que nos iba a pasar todo esto? Cuando nos enteramos del coronavirus, se veía tan lejano...”, indicó el psicólogo social Martín Aguiar al inicio de la charla realizada por la Diplomatura en Comunicación y Transmedia "Trabajo en Equipo en Tiempos de Pandemia". Sin embargo, la COVID-19 irrumpió en todos los ámbitos y la actividad laboral no fue la excepción. Actualmente, trabajar en casa es la alternativa más elegida por los empleadores, pero supone una serie de dificultades. ¿Cómo mejorar el rendimiento y la comunicación del trabajo en equipo?

“Las crisis y catástrofes impactan en la subjetividad de las personas, no solo por la magnitud, sino por lo inesperadas que son. El coronavirus es un ejemplo de ello e irrumpió en el trabajo. Al inicio, con el'home office', todos dijimos que no nos iba a afectar, pero en el día 36 ya estábamos colapsados. Desencadenó nuestras ansiedades básicas, como la depresión y la paranoia”, describió Aguiar.

Sin aval opositor, el Senado aprobó la ley de Teletrabajo

La Cámara de Senadores aprobó este jueves y convirtió en ley el proyecto de teletrabajo que busca establecer los presupuestos legales mínimos para la regulación de esta nueva modalidad en aquellas actividades que lo permitan por su naturaleza y características.

Por esta razón, la Consultora Persé, especializada en Desarrollo Organizacional y Gestión de Personas, realizó una encuesta durante los meses de junio y julio a empresarios y trabajadores mendocinos para medir la satisfacción del trabajo en casa. De la totalidad de los encuestados, el 86,8 % implementó el trabajo remoto entre sus colaboradores. Sin embargo, hasta el momento existe una marcada incertidumbre en el empresariado mendocino sobre la posibilidad de sostenerla modalidad del home office una vez finalizada la pandemia, ya que casi el 40 % aún no lo ha definido y otro 35 % afirma que no la sostendrá.

“Los principales desafíos que implicó el 'home office' para el empresariado ha sido otorgar las herramientas de trabajo necesarias para el trabajo a distancia (el 52 %), controlar las actividades que ahora los empleados hacen en su casa y no en la empresa (el 46 %), manejo de la comunicación no presencial (el 39 %), definición de objetivos de trabajo claros (el 37 %) y liderazgo frente a esta nueva realidad (el 17 %), entre otros”, expresan los resultados de la encuesta virtual.

Al mismo tiempo, el 45,7 % de los empresarios mendocinos afirmó que notó diferencias de productividad entre la modalidad de trabajo presencial y home office, y solo el 23, 9 % expresó que no ha notado diferencias.

“La opinión de los trabajadores se valida con la del empresariado, ya que un poco más de la mitad (el 51 %) considera que ha alcanzado sus objetivos laborales y al resto le ha costado adaptarse; incluso algunos no logran organizarse y hasta prefieren volver a la oficina. A pesar del esfuerzo, un poco más de un tercio de los trabajadores considera que el contacto con la empresa no ha sido fluido, por lo que no ha recibido el apoyo que esperaba (el 19 %) o directamente ha perdido el contacto con la empresa (el 17 %), destaca el estudio de Persé.

En este contexto, el coronavirus produjo una desestructuración de la vida y de las distribuciones. El trabajo siempre funcionó como un organizador psíquico que permitió diferenciar las horas laborales y de ocio.

Cómo evitar dolores corporales producto del home oficce

Desde que se declaró la cuarentena a mediados de Marzo, muchos aspectos de nuestras vidas se vieron modificadas, por ejemplo: el trabajo. Con el correr de los días y de las distintas fases que el Estado nacional y provincial iba declarando, muchos comercios pudieron volver a abrir sus puertas pero una importante cantidad de oficios tuvieron que realizar una serie de cambios para poder atender a su público.

“El trabajo nos define. A la hora de presentarnos, siempre expresamos a qué nos dedicamos, pero también es un momento de desconexión de nuestro rol familiar. Con el coronavirus y el trabajo en casa, nos desestructuramos y ahora hay que volver a definir nuevas pautas que se puedan cumplir”, dijo Aguiar.

De la misma manera, el trabajo en equipo se torna más complejo y aumentan las dificultades, ya que está atravesado por el aspecto vincular que se da en los ámbitos de oficina o lugares en los que se comparte una actividad en común.

“Lo vincular tiene muchas aristas que nos conectan con lo que somos o vemos externamente. En la oficina, podemos ver que un compañero llega de mal humor o sabemos que algo le pasa. Ahora eso no se ve, por eso es importante redefinir pautas. La comunicación debe tener un rol protagónico”, concluyó el psicólogo social.