Trabajadores golondrina y un protocolo que no funciona

Desde distintas organizaciones, reclamaron respuestas para evitar que los obreros queden varados sin asistencia en la terminal de Mendoza.

Trabajadores golondrina y un protocolo que no funciona

Desde distintas organizaciones pidieron respuestas al gobierno para evitar que los trabajadores queden varados en la terminal. Foto: Ariella Pientro.

Sociedad Unidiversidad Aislamiento obligatorio / por Verónica Gordillo / Publicado el 22 DE ABRIL 2020

Las imágenes de los y las trabajadoras golondrina varadas en la terminal de Mendoza durante una semana, sin poder volver a sus provincias de origen, es la muestra de que el protocolo que acordaron representantes de la industria y el Gobierno por la pandemia del COVID-19 no funciona. Así lo consideraron integrantes de distintas organizaciones que solicitaron respuestas.  

La peor parte se la llevaron los y las trabajadoras que cada año levantan las cosechas y que pasaron noches a la intemperie en la terminal, con la asistencia de representantes de distintas organizaciones sociales, a la que luego se sumó el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Provincia.

Desde el jueves 16 de abril, los y las obreras llegaron desde distintas fincas hacia la terminal para intentar volver a sus provincias: Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Tucumán. Pero la salida de los colectivos se demoró debido a los retrasos en la aprobación de los permisos de circulación de los micros y, en algunos casos, a la negativa de los lugares de origen a recibirlos.

En los primeros días, las personas fueron asistidas con alimentos por representantes de distintas entidades, entre ellas, la Red de Derechos Humanos de Mendoza, que elevó cartas a las autoridades en las que solicitaron una solución de fondo para la problemática. En una de las notas dirigidas al gobernador, Rodolfo Suarez, explicitaron que, si bien la cosecha de la uva fue una de las actividades exceptuadas de la cuarentena obligatoria por el Gobierno nacional, no fueron previstas las medidas adecuadas para garantizar el traslado y retorno de los trabajadores, respetando sus derechos.

Trabajadores golondrina varados en Mendoza y el drama del retorno

Luego de esperar varias horas, días, con más dudas que certezas, un grupo de trabajadores golondrina logró subirse a tres colectivos que partieron rumbo a Jujuy y otro a Salta, luego de terminar su trabajo en la cosecha en Mendoza.

También advirtieron sobre esta situación legisladores del Frente de Izquierda, específicamente Mailé Rodríguez y Nicolás del Caño, que reclamaron tanto al gobierno provincial como al nacional que se pongan en marcha medidas concretas para que los trabajadores golondrina puedan regresar sin problemas a sus hogares.  

“Así como los grandes bodegueros consiguieron este permiso para levantar la cosecha sin garantizar mínimas medidas de seguridad, nosotros exigimos que alguien se haga cargo de garantizarles a estas personas que puedan volver a sus casas o un lugar donde puedan esperar los permisos para transitar por las rutas”, aseguró Rodríguez a Unidiversidad.

 

La cosecha, exceptuada

El gobernador Suarez solicitó al gobierno nacional exceptuar la actividad de la cosecha de la cuarentena obligatoria, que en primera instancia rigió hasta el 31 de marzo, una petición que fue aprobada. A través de un decreto, se estableció la excepción para “las industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos”.

A partir de la excepción, es que se elaboró un protocolo de actuación, que el Gobierno de Mendoza presentó oficialmente y que incluyó recomendaciones de las medidas que se debían poner en práctica para resguardar a los y las trabajadoras.

Desde prensa del Ministerio de Economía, confirmaron a Unidiversidad la existencia y puesta en marcha del protocolo de actuación y señalaron que incluyó, entre otros aspectos, que quienes contrataban a los trabajadores debían proveerles los pasajes de regreso a sus lugares de origen.

Pese a la puesta en marcha de este protocolo, los trabajadores que contactó Unidiversidad aseguraron que debieron pagar el pasaje desde las fincas donde se encontraban hasta la terminal, así como los de regreso a sus provincias.

La revisión del protocolo es esencial, teniendo en cuenta que aún hay muchos trabajadores golondrina en los campos mendocinos. Es que, si bien la cosecha de uva está en su última etapa, recién comienza la de aceituna y nuez.

Obreros "golondrina": cómo es estar lejos de casa y sin trabajo

Osvaldo Arroyo es un trabajador que vino hasta Mendoza el 13 de marzo para la vendimia de Junín. Sin trabajo desde hace dos semanas por culpa del temporal que azotó al Este, está desde la noche del lunes en un hostel ubicado cerca de Casa de Gobierno; hasta entonces, estuvo varado en la terminal.

Aunque nadie lo dice a viva voz, desde distintas asociaciones aseguran que la actual situación visibilizó el trato que todos los años se da a los trabajadores golondrina, solo que ahora salió a la luz por la imposibilidad de transitar debido a la cuarentena obligatoria.

 

Asistencia y reclamo

Mónica Calderón, docente jubilada, fue una de las personas que asistieron a los cosechadores y que reclamaron al Gobierno hacerse cargo de la situación de las familias varadas. Dijo a Unidiversidad que es imperioso que el Estado brinde una respuesta, que agilice el traslado a sus provincias o que les provea un lugar digno donde alojarse hasta que puedan viajar.

Las historias se repiten. Misael Medina, Mayra Cuéllar, Sergio Flores y Leonardo Mamaní contaron a este medio que, como todos los años viajaron desde Salta y Jujuy a Mendoza en noviembre. Cmenzaron la cosecha de ajo y uva y pensaban continuar con la de aceituna y nuez. A unos les dijeron en las fincas que no podían continuar con la cosecha, mientras otros decidieron trasladarse a la terminal para intentar regresar a sus provincias.

Ellos fueron algunos de los cien trabajadores golondrina que se quedaron con sus familias una semana en la terminal, a la intemperie y gastando el dinero que cobraron en alimentos, hasta que las organizaciones y luego el Gobierno los asistieron.

Si bien muchas de las personas varadas viajaron el martes y miércoles a Jujuy y a Salta, según confirmó la titular de la Dirección de Derechos Humanos, Luz Faingold, aún quedan muchas que están en albergues, en iglesias, e incluso en el interior de las fincas.

Desde la Secretaría de Servicios Públicos, explicaron que la demora en la salida de los colectivos se debe a que las empresas tienen que tramitar ante la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) lo que se denomina Documento Universal de Transporte (DUD), una autorización que se demora. En este sentido, recalcaron que se hicieron gestiones ante la Nación, teniendo en cuenta que la CNRT aún no tiene delegado en Mendoza.

Obreros de la viña, el eslabón más olvidado de la cadena productiva

El secretario general de Foeva, Guido Álvarez, dijo que la situación es crítica. En Mendoza hay 16 mil trabajadores en blanco que cobran un sueldo inicial de 13 500 pesos por 8 horas. Cuestionamientos al sector empresario y a la falta de políticas ...

Consultado sobre la problemática, el secretario de la Asociación Viñateros de Mendoza, que reúne a unos 300 pequeños productores, Matías Manzanares, aseguró que es necesario coordinar acciones y contar con información precisa para evitar que los trabajadores queden varados.

Manzanares apeló al buen criterio de los empresarios para que los obreros permanezcan en las fincas hasta tanto concluyan los trámites que solicita la Nación para autorizar los viajes. Al mismo tiempo, solicitó al Ejecutivo brindar información certera sobre el trámite que deben completar las y los  trabajadores antes de llegar a la terminal para evitar que queden varados. El dirigente recalcó que es necesario aceitar los mecanismos para evitar que las demoras vuelvas a suceder, teniendo en cuenta que aún hay muchos trabajadores que continúan en la Provincia.