Volver a las raíces a través de los juguetes artesanales

Es una nueva tendencia que busca poner en valor el trabajo de emprendedores locales. Además, estos artículos permiten un mejor desarrollo cognitivo en la infancia.

Volver a las raíces a través de los juguetes artesanales

Foto: maspormas

Sociedad Unidiversidad Reformular el mundo del juguete / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 23 DE DICIEMBRE 2019

De tela o madera, con diferentes texturas y colores, pero con la misma dedicación y cuidado, los juguetes artesanales son una de las alternativas para regalar en Mendoza. Actualmente, muchos padres y madres optan por este tipo de juguetes, ya que aportan mayores beneficios en la infancia. En este sentido, destacan “la imaginación” como característica primordial.

“Creo que los eligen especialmente para brindar otro tipo de experiencias a la hora de jugar. Es una manera de estar en contacto con los juguetes que tuvieron las generaciones anteriores, cuando no era todo de plástico y cualquier objeto se transformaba en juguete”, comentó María Paola Vázquez, emprendedora y realizadora de Jirafo Juguetes.

Aunque nos encontramos al inicio de estas transiciones, los juguetes artesanales son una opción para aquellos que buscan desarrollar infancias libres y volver a las raíces del juego en sí mismo. En este sentido, muchos padres y madres que se orientan hacia pedagogías como la Waldorf y Montessori consideran que este tipo de artículos permiten mayor desarrollo cognitivo en la infancia.

Enseñar de otra manera, opciones pedagógicas poco aprovechadas

En la puerta hay un cartel que reza "Arriba brillan las estrellas, abajo brillamos nosotros" y, al atravesar la puerta, el aroma a palo santo envuelve el lugar. Hay que sacarse los zapatos, pero con nosotros hacen una excepción. Los juguetes son de madera o de lana.

“Siento que las familias que se acercan a Jirafo justamente buscan eso, permitirles vivir experiencias enriquecedoras al momento de jugar y acompañar ese proceso con juguetes que les ayuden desarrollar una imaginación libre. Se acercan todo tipo de familias, algunas interiorizadas en esas pedagogías y otras que solo ven el juguete y al explicarles qué es, deciden elegir ese objeto para sus hijos”, dijo Paola a Unidiversidad.

Fotos: Jirafo Juguetes

A la vez, se apela a que niños y niñas tengan recursos que sean simples, tales como bloques de madera o cilindros, ya que posibilitan que cada individuo les otorgue un determinado significante y significado. Además, tienen incidencia directa en sus procesos madurativos, emocionales y cognitivos.

“Cuando un niño o niña juega, asegura una mejor madurez, un mejor pensamiento, vocabulario y, por ende, habilidades sociales y emocionales. Mientras el juguete sea un producto final no tan acabado, deja mayor margen de libertad para la creatividad y la imaginación. Esto genera que tengan más posibilidades para construir”, explicó la psicopedagoga Fernanda Distéfano.

Los obstáculos para aplicar pedagogías alternativas en la educación pública

Si el Estado tomara la decisión, ¿podría aplicar en el sistema educativo pedagogías alternativas? Transformar todo un esquema de enseñanza no es tarea fácil. Desde cambios en planes de estudio para docentes hasta las prioridades que imponen los resultados de pruebas como las Aprender, hay una serie de obstáculos a la hora de aspirar a enseñar de otra manera.

                                               

 

Volver a las raíces

Los juguetes artesanales habilitan el desarrollo de la imaginación como principal característica. Al mismo tiempo, mejoran los procesos madurativos, de crecimiento, de juego simbólico en niveles superiores a los juguetes comerciales.

“Los materiales naturales transmiten diferentes sensaciones y energías, y brindan así distintas experiencias. Los juguetes de plástico no generan esa posibilidad. Por eso es tan importante el material a la hora de elegir los juguetes. Los tradicionales de hoy en día están diseñados para hacer una acción específica; por ejemplo, una ambulancia con luces y sonido es muy difícil que en el juego se convierta en otro objeto. En cambio, un autito de madera puede convertirse en un auto de policía, un camión de bomberos, un auto familiar. Mientras menos hace el juguete, más hace el niño con su imaginación y esa es la magia que tienen los juguetes artesanales”, destacó Paola Vázquez.

Muchas veces, el ejemplo más claro es cuando los niños y niñas prefieren jugar con la caja del juguete y no con el regalo en sí. Para la psicopedagoga Distéfano, ese juego más sencillo libera mayores recursos cognitivos, sociales y emocionales que el juego acabado, es decir, habilita la imaginación.

“Lo prioritario es escuchar y prestar atención a los intereses de los chicos y chicas, creo que ahí está la idea, ya que al escucharlos, permitimos la libertad de elección. Lo importante es no tener miedo de estos juguetes que son menos estructurados, más limpios, con más tela o texturas, porque generan más posibilidades. Con el juguete tradicional, ya sabemos su función, entonces no genera toda la riqueza que podría desarrollarse en el juego”, explicó la psicopedagoga del Hospital Universitario.

En este sentido, desde Jirafo Juguetes destacaron que la recepción de juegos artesanales es sumamente gratificante y que los niños se emocionan al utilizarlos. “Hay ferias donde se venden más los de madera, como el jenga arcoíris, que es un poco más difícil que el jenga tradicional, o el arcoíris Waldorf. En otros encuentros donde hay más bebés, eligen los cubos sensoriales o la pelota de sujeción Montessori. Los chicos y chicas desbordan de emoción. A muchas ferias llevo una placita didáctica para que los pequeños exploren cuál es el juguete qué más les gusta y así sea más fácil la elección. Me divierte mucho poder observar las creaciones de lo que van imaginando al jugar”, concluyó María Paola Vázquez, emprendedora de Jirafo.

juguetes | navidad | reyes magos | juguetes artesanales | mendoza | jirafo | psicopedagogía | waldorf | montessori | beneficios