Cáncer de piel: empieza el calor, empieza el momento de cuidarse del sol

La dermatóloga Teresa Rodríguez dialogó en Radio U sobre las medidas que hay que tomar para minimizar efectos nocivos de la radiación solar en la piel. La importancia del control de los lunares.

Cáncer de piel: empieza el calor, empieza el momento de cuidarse del sol

Foto: Antena 3

Sociedad Radio U Dale! / Salud / / Publicado el 15 DE OCTUBRE 2020

Con la llegada de la primavera, las altas temperaturas y la exposición a la luz del sol, cobra importancia el cuidado de la piel. La dermatóloga del Damsu, Teresa Rodríguez, dialogó en Radio U sobre las medidas que hay que tomar para minimizar los efectos de la radiación solar tan perjudiciales para piel y habló de la importancia de controlar los lunares, entre otros factores a tener en cuenta para prevenir el cáncer de piel.

“El principal medio para cuidarnos es el protector solar con factor superior a 30, la vestimenta clara y liviana, evitar la exposición al sol de manera directa entre las 10 y las 17 horas. Hay muchos factores que también hay que tener en cuenta, como la observación de los lunares. Es muy importante acudir a la consulta dermatológica, aunque sea una vez al año”, dijo la especialista.

 

Exposición a la luz ultravioleta (UV)

La exposición a los rayos ultravioleta (UV) es el factor de riesgo principal para la mayoría de los melanomas. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta, aunque también lo son las lámparas solares y las camas bronceadoras. Aunque los rayos UV representan solo una pequeña porción de los rayos del sol, son los principales causantes de daño solar en la piel. Los rayos UV dañan el ADN (genes) dentro de las células de la piel. Los cánceres de piel pueden comenzar cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

 

Lunares

Un lunar es un tumor pigmentado benigno (no canceroso). Por lo general, los lunares no están presentes en los bebés al momento de nacer, sino que empiezan a aparecer en la infancia y cuando las personas llegan a ser adultos jóvenes.

Los lunares pueden aparecer en la piel expuesta a la luz solar, así como en la piel que por lo general está cubierta, como en los glúteos o el cuero cabelludo.

 

Piel muy blanca, pecas y cabello claro

El riesgo de padecer melanoma es mucho mayor en las personas de piel blanca que en las personas de piel negra. Las personas con cabello rubio o pelirrojo que tienen ojos azules o verdes, o la piel muy blanca, que se queman o se llenan de pecas con facilidad, están bajo un mayor riesgo.

 

Escuchá la entrevista completa.

Audio

  • Entrevista con Teresa Rodríguez.

    Dermatóloga

salud | cáncer de piel | luz solar | lunares | prevención