Desde que asumió Temer, tres millones de brasileños volvieron a la pobreza

Entre 2004 y 2014, 28,6 millones de personas salieron de la pobreza, pero en el último año, un 10 % de ellas volvieron a ganar menos de 44 dólares al mes. La desocupación, en su pico récord.

Desde que asumió Temer, tres millones de brasileños volvieron a la pobreza

En el último año, entre 2,5 y 3,6 millones de brasileños volvieron a caer en la pobreza, según el Banco Mundial (Foto: AP)

Internacionales Unidiversidad Pobreza / por Unidiversidad / Fuente: AP / Publicado el 24 DE OCTUBRE 2017

Desde que Michel Temer asumió la presidencia interina, más de tres millones de brasileños volvieron a caer bajo la línea de la pobreza, es decir, tener ingresos menores a 140 reales mensuales (unos $ 755). El recorte de algunos programas sociales por supuesto “fraude” al Estado complicó la situación de los sectores bajos, según economistas internacionales.

Entre 2004 y 2014, decenas de millones de brasileños salieron de la pobreza, lo que convirtió al país en un ejemplo para el mundo. Los altos precios de las materias primas de la nación y los recién desarrollados recursos petroleros ayudaron a financiar los programas sociales que llevaron dinero a los bolsillos de la población más desfavorecida. Pero esta tendencia se revirtió en los dos últimos años por la recesión más dura en la historia de Brasil y los recortes en los programas de subsidios, lo que derivó en que el gigante sudamericano haya perdido su eje de la eliminación de las desigualdades.

"Muchas personas que habían salido de la pobreza, e incluso aquellas que habían entrado en la clase media, han retrocedido", dijo a la agencia AP Monica de Bolle, del Peterson Institute for International Economics, con sede en Washington.

Según el Banco Mundial, unos 28,6 millones de brasileños salieron de la pobreza entre 2004 y 2014. Pero la entidad estimó también que en todo 2016 entre 2,5 y 3,6 millones de personas cayeron por debajo del umbral de la pobreza, fijado en 140 reales brasileños al mes, es decir, unos 755 pesos argentinos, de acuerdo al cambio actual.

De Bolle aclaró que estas cifras están posiblemente por debajo de la realidad, ya que no reflejan el hecho de muchos brasileños de clase media baja que ascendieron durante los años prósperos perdieron nivel adquisitivo y están de nuevo cerca de la pobreza.

Los economistas aseguran que la elevada cifra de desempleo y los recortes en ciertos programas sociales podrían profundizar los problemas. Sin ir más lejos, en julio, la desocupación tocó el 13 %, un notable incremento en comparación con el 4 % de finales de 2004.

 

Quita de programas sociales por "fraude"

¿Cuáles son los programas sociales afectados? En medio de las presiones presupuestarias, las políticas conservadoras del presidente Michel Temer afectaron a Bolsa Familia, que da pequeñas ayudas mensuales a personas con bajos ingresos que cumplen determinadas condiciones. Los especialistas atribuyen a esta iniciativa gran parte de la reducción de la pobreza durante la década de explosión económica.

Los ingresos no laborales representaron casi el 60 % de la reducción en el número de personas que vivían en la pobreza extrema durante la década del auge, apuntó Emmanuel Skoufias, economista del Banco Mundial y uno de los autores del informe sobre los "nuevos pobres" de Brasil.

El gobierno brasileño dio de baja a un millón de beneficiarios del programa Bolsa Familia por irregularidades (Foto: AP)

 

Una revisión de los datos de Bolsa Familia realizada por Associated Press halló que la cobertura social cayó cuatro puntos porcentuales desde que asumió Temer, es decir, entre mayo de 2016 y el mismo mes de este año. El descenso apunta a la persecución de presuntos fraudes que comenzó a finales del año pasado, cuando el gobierno encontró "irregularidades" en los registros de 1,1 millón de beneficiarios, aproximadamente un 8 % de los 14 millones de usuarios.

El programa social Bolsa Familia representaba apenas un 0,5 % del Producto Interno Bruto (PBI) de Brasil.

Los problemas económicos resucitan los planes de regreso del expresidente Lula da Silva, que dirigió la nación durante los años de la bonanza económica, entre 2003 y 2010. Tras abandonar el cargo con un índice de aprobación de más del 80 %, su popularidad cayó en picado después de que tanto él como su partido se viesen implicados en investigaciones por corrupción. Ahora, el exmandatario intenta apelar una condena y una sentencia de casi 10 años por corrupción, aunque lidera las encuestas de favoritos para las presidenciales de 2018.

internacionales | pobreza | brasil | michel temer | desocupación