Economía del conocimiento: el futuro ya llegó, pero falta recurso humano

Aunque la educación intenta ponerse al día con esta actividad, que es la más pujante a nivel nacional y provincial, la demanda de profesionales por parte de las empresas la sobrepasa.

Economía del conocimiento: el futuro ya llegó, pero falta recurso humano

Foto ilustrativa

Sociedad Unidiversidad Economía del conocimiento / por Mariano Rivas / Publicado el 14 DE FEBRERO 2020

La economía del conocimiento es el tercer sector que más exporta en el país después del agro y de la industria automotriz. En Mendoza es la actividad que reporta más dinero después de la vitivinicultura, y la tendencia indica que en las próximas décadas la desbancará. El único problema, y no menor, es que faltan recursos humanos para cubrir la demanda de las empresas.

 

Un sector que complementa a todo el resto

Carlos García Garino, ingeniero y vicepresidente del Polo TIC Mendoza, explicó que la economía del conocimiento es aquella que pone en juego todas las actividades relacionadas con la inteligencia. Estas actividades van desde la consultoría, el diseño, el software, pasando por servicios financieros y videojuegos. “La diferencia grande con la economía industrial es que esta requiere máquinas y que acá básicamente se necesitan recursos humanos con conocimientos”, sintetizó el representante del sector académico en el Polo TIC.

La industria del conocimiento puede superar a la vitivinicultura en 2040

Tecnología Unidiversidad por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 05 DE AGOSTO 2019 Mendoza es reconocida a nivel mundial por el amplio desarrollo vitivinícola. Sin embargo, desde hace algunos años, la industria del conocimiento comenzó a sentar sus bases.

 

"Faltan recursos humanos"

Unas 500 empresas y unas 40 mil personas trabajan actualmente en la provincia en la industria del conocimiento. Sin embargo, eso no es suficiente. Solo en 2019, se necesitaban 1000 programadores en Mendoza. La instalación de empresas como MercadoLibre, Eventbrite, Belatrix y, en la última semana, Almundo, genera una demanda constante de profesionales que sepan manejar algoritmos.

Hay carreras. Por ejemplo, la UNCUYO tiene desde hace tiempo la Tecnicatura en Redes y Telecomunicaciones en el Instituto Tecnológico Universitario (ITU). Para graficar la demanda de recursos humanos, García Garino, que fue el primer director de la carrera, subrayó que, desde un comienzo, el 98 % de quienes se reciben consiguen un trabajo. “Tenemos todo lo que queremos para crecer; la ciudad y la provincia están bien situadas. La contra es que faltan recursos humanos”, indicó el ingeniero.

Muchas veces sucede que las demandas son muy específicas: es el caso de la industria de desarrollo de videojuegos, con un interés pujante de parte de las nuevas generaciones en Mendoza, y con algunos ejemplos de producciones locales que se logran insertar en el mercado global.

Bacus Studios lo logró con "Trident’s Wake" el año pasado, juego que está disponible para todo el mundo en la plataforma Steam. Ignacio Baldini Pescarmona es CEO de Bacus y habló de las dificultades a la hora de conseguir personal para su empresa.

La principal dificultad, destacó Baldini, es que hay una sola carrera y es en el ámbito privado. Solo la Universidad de Mendoza ofrece la Tecnicatura en Desarrollo de Videojuegos. La UNCUYO sumó hace algunos años la Licenciatura en Ciencias de la Computación, que es más general y no alcanza a cumplir con las demandas de empresas como Bacus Studios.

“El déficit se siente. Por más que sepas programar, quizás sabés programar en un lenguaje que no es el adecuado o quizás la lógica es diferente. Obviamente que vas a estar mejor preparado que una persona que ni siquiera sabe programar, pero igual vas a tener un déficit”, explicó el desarrollador.

Empresarios del conocimiento lamentaron la pérdida de incentivos impositivos

"Es la mano que nos toca y tenemos que jugar con esto". Ignacio Baldini, un desarrollador de juegos mendocino, resumió de esa forma el sentimiento de los empresarios del sector del conocimiento ante la novedad de que el Gobierno nacional suspendió la reglamentación de una ley que les otorgaba beneficios.

García Garino, que también fue impulsor de la Licenciatura en Ciencias de la Computación, dijo que la limitación es económica: “No podríamos formar para todo por la simple razón de que tendríamos un amplitud inmensa con una base común y no nos darían los números”. En la práctica, muchos estudiantes son reclutados por empresas a los dos años de carrera. “Y no vuelven más”, destacó.

En 2015, por gestión del Polo TIC y con fondos provinciales, se aprobó la construcción del Parque TIC en Godoy Cruz, que actualmente ya aglomera entre 15 y 20 empresas en actividad. “Es un ejemplo a nivel nacional”, manifestó García Garino.

En una provincia en la que recientemente la sociedad le dijo no al modelo extractivista, la industria del conocimiento parece ser fundamental para ampliar la matriz productiva. El ingeniero fue más allá en su análisis: “Tenemos que cambiarla porque, si no, dentro de 10 años, lo que producimos no nos va a alcanzar para tener educación y salud como la tenemos hoy”.

 

Otras iniciativas

En Capital habrá otro parque tecnológico. Este estará destinado a capacitar programadores y, de acuerdo a lo que anunció el intendente Ulpiano Suarez, comenzará a funcionar en marzo en los exterrenos de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), en el circuito El Challao.

Por otra parte, en San Rafael funciona el Polo de Innovación Tecnológica de la Región Sur, proyecto asociativo que comprende a los departamentos de General Alvear, Malargüe y San Rafael, y en el que participan empresas de base tecnológica, universidades e institutos de investigación, el Gobierno provincial y los gobiernos municipales.

provincial | economía | carlos garcía garino | ignacio baldini | economía del conocimiento | bacus studios | polo tic | programadores