El 51,7 % de los chicos argentinos es pobre

Los datos surgen de un informe de la UCA y significa el registro más alto en una década. Además, el 29 % tuvo déficit en sus comidas.

El 51,7 % de los chicos argentinos es pobre

Foto: Axel Lloret

Sociedad Unidiversidad Pobreza / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 06 DE JUNIO 2019

El 51,7 % de los chicos son pobres en Argentina, según el último informe de la Universidad Católica Argentina (UCA). Señalaron que esta alarmante cifra tiene relación directa con la crisis socioeconómica que viene atravesando el país y que impacta, sobre todo, en la alimentación de los menores de 17 años. Durante el año 2018, el 29 % tuvo déficit en sus comidas y el 13 % pasó hambre, indicó el estudio, que contó con números positivos en cuanto a condiciones de vivienda y en indicadores de educación.

En los últimos 10 años también hubo "una evolución muy positiva" en la cantidad de niños escolarizados en el nivel inicial y la proporción de adolescentes que no asisten a la secundaria o se encuentran por lo menos dos años por debajo del que le corresponde por edad se redujo en el 17 %.

La pobreza alcanza a más de la mitad de los niños y adolescentes en Argentina, siendo este registro el más alto en una década. Los datos del informe de Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la UCA reflejan cómo la crisis impactó especialmente en las condiciones de vida, de alimentación, de vivienda y de bienestar de los más chicos. La pobreza en 2018 aumentó más de siete puntos en ese rango etario. La región más afectada es el conurbano bonaerense, donde el 15 % de los chicos son indigentes.

El relevamiento muestra que en el último año se experimentó un salto en la inseguridad alimentaria extrema, es decir, el porcentaje de niños que "expresa haber experimentado hambre en los últimos 12 meses", que pasó del 9,6 % al 13 %, el nivel más alto de la serie de ocho años, que equivale a 1,5 millones de chicos.

Según la UCA, tres de cada diez niños y adolescentes tienen problemas de acceso a la alimentación, es decir que viven en hogares que redujeron su dieta o pasaron hambre "por problemas económicos". Esto se incrementó el 35 % entre 2017 y 2018, afectando hoy a unos 3,4 millones de chicos, la cifra más elevada en los últimos ocho años.

En el mismo período, la inseguridad alimentaria total pasó del 21,7 % al 29,3 %. Este incremento del 7,6 % representa casi 900 000 niños y adolescentes. Durante esos doce meses, el número de chicos que reciben algún tipo de alimentación gratuita en comedores o escuelas pasó del 33,8 % al 34,9 % (4 millones), pero registra un aumento acumulado del 8,8 % desde 2010, cuando era de solo el 26 % (3 millones).

 

Datos sobre educación y vivienda

El informe reveló que la pobreza infantil trepó del 44 % al 51,7 %, a la vez que descendió el 20 % el número de niños en viviendas con problemas de saneamiento, sin agua corriente o cloacas –cuatro de cada diez, el número más bajo de toda la década– y mejoraron también los indicadores de déficit educativo.

En los últimos 10 años también "tuvo una evolución muy positiva" la cantidad de niños escolarizados en el nivel inicial -el déficit disminuyó el 22,8 %–. La proporción de adolescentes que no asisten a la secundaria o se encuentran por lo menos dos años por debajo del que le corresponde por edad se redujo en el 17 %.

 

Aumento de la atención en hospitales públicos

En el último año, subió el 11 % el número de chicos que dependen de los hospitales públicos porque no tienen obra social, mutual o prepaga. Esta pasó del 44 %, en 2011, al 55 % en 2018. No obstante, aumentó el número de niños y adolescentes que consultaron a un médico o a un odontólogo al menos una vez en los últimos 12 meses y la performance de este indicador fue la mejor de los últimos 7 años (el 80 % y el 56 % respectivamente).

sociedad | pobreza | educación | vivienda | salud | uca | niños |