Henríquez y la docente desplazada: "Es una campaña de hostigamiento político"

El titular del SUTE se refirió al traslado de escuela de Carolina Gutiérrez, la vicedirectora de una escuela de Junín que usó lenguaje inclusivo. También habló de la actitud "patotera" de algunos padres contra el gremio docente.

Henríquez y la docente desplazada: "Es una campaña de hostigamiento político"

Sociedad Radio U Dale! / por Radio U/ Unidiversidad / Publicado el 25 DE JUNIO 2019

Sebastián Henríquez, titular del SUTE, habló con Radio U sobre Carolina Gutiérrez, la docente y vicedirectora de una escuela de Junín que fue trasladada de su escuela como una medida "preventiva".

Mientras su caso está en proceso de sumario, el líder docente explicó la situación que se vivió ayer, cuando autoridades de la DGE se reunieron con padres y madres de la escuela. "Acá existe un hostigamiento político, más allá del lenguaje inclusivo. Empiezan a circular relatos por  lo bajo que tienen que ver con la demonización de esa persona. Es que el lenguaje inclusivo fue una excusa porque ya se había acordado que Carolina no lo usara más y no lo usó más. Pese a esto, fueron por la cabeza de ella", dijo Henríquez.

El titular de la DGE explicó: "Hay un trasfondo político, ya que, más allá del lenguaje inclusivo, Carolina utilizó nuevas normas de disciplina en la escuela. Los padres y docentes quieren hacer con la escuela lo que ellos quieren. Carolina no había planteando algo discriminativo, nocivo o que lastime con utilizar la letra e. Además, no está prohibido".

Por eso, para el sindicalista, "el lenguaje inclusivo no es el tema. Entonces, mientras se investiga, se la saca de la escuela. Es parte del hostigamiento. Dicen que es para protegerla. ¿Por qué estaría en peligro en la escuela? Es víctima. Esto es un tema de impartir miedo y disciplinamiento". 

 

Escuchá la entrevista completa al pie de esta nota.

 

La resolución de conflictos, según la DGE: el método de la patota

Este lunes circuló un comunicado del SUTE explicando cómo fue la experiencia de hostigamiento por parte de un grupo de padres y madres que se vivió en la escuela de Junín durante una reunión con autoridades de la DGE por este conflicto. Leé a continuación. 

"Hoy, 24 de junio, un grupo de representantes del SUTE nos hicimos presentes -no más de 8 personas- en la escuela 1-002 Manuel Blanco Encalada. Allí estaban presentes autoridades de la DGE para tener una reunión con padres y madres, por el conflicto suscitado en la escuela, de público conocimiento.

La reunión sucedía en el patio de la escuela. Al llegar, nos acercamos y nos pusimos a un costado. Jamás intervinimos ni tuvimos la intención de hacerlo. Esperábamos para hablar con las autoridades. Un grupo de esos padres y madres nos reconoció y pidió que nos retirásemos. De nuestra parte, sin siquiera discutir, nos retiramos, porque no era nuestra intención participar de ese espacio ni queríamos servir de excusa para más reacciones violentas. Nos fuimos a la dirección de la escuela para esperar allí adentro a que la reunión terminase. Entonces, sin aparente lógica, un grupo de esos padres y madres irrumpe en la Dirección y nos exige que nos vayamos del establecimiento. En ese momento, Sebastián Henríquez salió e intentó explicarles que eso no correspondía y que no tenía sentido tal ensañamiento. Simplemente debían seguir con su reunión, de la que no íbamos a participar.

Mientras esto sucedía frente a la dirección, otro grupo seguía en la reunión en el patio, con las autoridades de la DGE. A su vez, una sola de esas autoridades acompañó ese grupo que nos increpaba. Esa autoridad, en vez de hablar con el grupo para que volvieran a su reunión, decidió ponerse a la cabeza del planteo ilegal y autoritario de querer sacarnos de la escuela. Parecía que resultaba más sencillo hablar con nosotros que intentar que el grupo enardecido escuchara un solo razonamiento. Efectivamente, una de esas personas, un varón, tomó del brazo a Henríquez y le dijo “Vení”. En su defensa, una mujer sostuvo que “solo lo tocó”. De esa misma manera, el mismo hombre ya había hacho algo similar con Carolina Gutiérrez, y será denunciado por sus agresiones físicas y amenazas verbales.

Todo esto es lo que ya vivió Carolina: un grupo exacerbado que grita y, cuando se le pregunta si quiere escuchar y dialogar, dice abiertamente: “No”. No hay una patota sindical enfrente. Hay una sola persona, y del otro lado, un grupo más grande, envalentonado, ejerciendo presión. Ese es el clima de resolución de conflictos que la DGE permitió en la escuela durante todo este proceso: la patoteada.

Nos retiramos momentáneamente de la escuela y luego volvimos a tener una reunión con autoridades de la DGE. En esa reunión, autoridades de la DGE justificaron la decisión del traslado “preventivo” de Carolina para “proteger a la docente.” ¿Estamos en peligro en las escuelas si un grupo de padres no están conformes con algo? ¿Carolina agredió, discriminó o segregó a alguien? ¿Violentó a alguien? ¿Cometió cualquier tipo de injusticia, abuso o incompetencia? ¿Hay algún alumno o alumna que haya contado algún maltrato o cualquier situación similar? ¿Sus compañeras de trabajo? La verdad es que no.

Ahora, bien, ¿cuál es el peligro del que la protegen? ¿El linchamiento? ¿El acoso y la amenaza en patota? ¿Que ese grupo no deje funcionar la escuela? Entonces, ¿el Estado de derecho? ¿Los procedimientos? ¿La democracia? ¿El respeto a la docencia? El traslado preventivo de Carolina Gutiérrez no es para proteger a una docente en peligro, sino para terminar de fortalecer a los agresores, en un contexto en el que los dirigentes territoriales y algunas credos intolerantes pretender decidir sobre la escuela pública, por encima de la ley y lo que ya está resuelto socialmente.

Hoy es por un uso del lenguaje. Mañana será por una nota o por cualquier otra cosa que no les guste y que se puede discutir racionalmente, sin justificar patoteadas.

Desde el SUTE, definiremos junto a Carolina, y nuestras instancias orgánicas, las acciones a seguir. Obviamente, incluirán las acciones legales y denuncias contras los/as agresores/as y contra los/as funcionarios/as que hayan amparado estas acciones violentas, así como acciones gremiales y de desagravio que pronto comunicaremos.

Llamamos a todos/as los/as trabajadores/as de la educación y la comunidad a solidarizarse y a pronunciarse contra el autoritarismo y los atropellos. Junto a trabajadores/as, estudiantes y familias, seguiremos defendiendo una educación pública laica, crítica y liberadora, y #MásParaEducación".

Sigue la polémica: desplazaron a la docente que usó lenguaje inclusivo

Carolina Gutiérrez, vicedirectora, se hizo "conocida" por las denuncias de padres de alumnos que se quejaron de que usara el "todas, todos y todes" en una escuela de Junín.

Audio

  • Entrevista a Sebastián Henríquez.

    Titular del SUTE

sociedad | docente | lenguaje inclusivo | sebastián henríquez