¡No la ataquen! La comadreja es un marsupial protegido de la fauna mendocina

Es inofensiva para los humanos y aliada en el control de plagas. Sin embargo, el desconocimiento sobre la especie genera maltratos y muertes.

¡No la ataquen! La comadreja es un marsupial protegido de la fauna mendocina

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Unidiversidad / Fuente: Prensa Gobierno de Mendoza / Publicado el 11 DE SEPTIEMBRE 2020

Hace algunas semanas, un caso de maltrato animal conmovió a los mendocinos. Se trata del incidente que ocurrió en Chacras de Coria en el que un ejemplar de comadreja overa (Didelphis albiventris) macho o zarigüeya recibió un fuerte golpe por un vecino de la comuna y quedó muy herido. Por esta razón, y luego de la aparición de varios ejemplares de comadrejas en zonas periurbanas, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, con la contribución técnica de la UNCUYO y el CCT-Mendoza del Conicet, efectúa una campaña para dar a conocer las características de esta especie que en Mendoza está protegida.

“Esta especie es propia de América del Sur y se vio favorecida por la actividad agrícola de nuestros oasis productivos. Los primeros trabajos científicos sobre estas comadrejas son de 1971, pero desde entonces no hubo muchas investigaciones sobre este ejemplar en particular. Por eso, actualmente estamos estudiándolo. Es un marsupial que está presente en todos los oasis productivos de la provincia. Hay poblaciones en el oasis Norte, pero también en Valle de Uco y San Rafael”, explicó la veterinaria Melisa Morales, del Laboratorio de Medicina y Endocrinología de la Fauna Silvestre (Imbecu), UNCuyo, CCT-Mendoza.

El objetivo que se proponen es generar conciencia sobre el cuidado de estos animales, comprendiendo las reacciones naturales ante ejemplares poco conocidos por la población urbana.

El animal se adapta a muchas condiciones, tolera todos los ambientes que han sufrido cambios por las poblaciones humanas y puede vivir en pastizales o lugares más áridos. Generalmente se la asocia con lugares donde se produce avance urbano y aún quedan poblaciones animales dispersas, como en Chacras de Coria. Generalmente se refugian en árboles o cañaverales, cerca de fuentes de agua.

El dato más curioso es que es un marsupial, ya que –igual que los canguros– las hembras tienen en su abdomen un pliegue de piel, el “marsupio”, donde se alberga toda la camada. Durante un período muy breve, los embriones se gestan en el útero de la madre, pero luego ascienden al marsupio, donde terminan de completar su desarrollo. Es muy frecuente ver hembras con crías en su abdomen que luego de algunos meses se pueden ver afuera, subidas a su lomo.

A su vez, la comadreja no tiene refugios permanentes y no hace nidos. Sin embargo, algunas personas queman árboles para evitar que se instale cerca, lo que ocasiona daños ambientales. En general, viven en constante desplazamiento; por esta razón, no es necesario eliminar posibles refugios naturales.

El mundo perdió casi el 70 % de la fauna silvestre desde 1970

La Tierra perdió al 68 % de los vertebrados en menos de 50 años. En esta pérdida, las zonas tropicales de América Central y del Sur son las más afectadas, con un desplome del 94 %, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

 

Su importancia ecosistémica

Es un animal omnívoro que consume residuos o frutales hogareños, como ciruelas, manzanas, duraznos, uvas o aceitunas, por eso se acerca a las fincas. También consume insectos y roedores y por eso se la considera una aliada para control de plagas. “En otros países, muchas personas las valoran porque consumen garrapatas, que son transmisoras de enfermedades, lo que disminuye la carga de parásitos en el ambiente. Son animales ‘aliados’ y bastante silenciosos, que no ocasionan problemas ni representan riesgo de agresión o enfermedad al ser humano si no se los toca”, comentó la veterinaria de Conicet.

Protección para la Laguna de Soria, el "último humedal" de Lavalle

El clamor a nivel nacional para que se apruebe una ley de Humedales, en particular luego de la cantidad de incendios que se registraron en distintas provincias, tiene su pequeña réplica en Mendoza, ya que hay un municipio que tomó esta iniciativa.

Si bien posee una dentadura prominente, no ataca a los humanos. “Por supuesto que, al ser un animal silvestre, puede albergar patógenos nocivos para el ser humano, pero es completamente inocuo si no se hace contacto directo. Esto es importante para que tampoco se piense que las comadrejas son mascotas. Al verse inofensivas y poseer rasgos o conductas atractivas, se generan deseos de acariciarlas. No necesitan ni deben tocarse, ni mucho menos tenerse en una casa. Si aparecen, lo mejor es disfrutarlas desde lejos y dejarlas ir sin causarles estrés ni daño”, destacó la especialista.

Si se encuentran comadrejas atropelladas, mordidas por perros –estas son sus principales causas de muerte– o con cualquier signo de maltrato, se recomienda –de ser posible– sacarles una foto y enviar la ubicación a www.ambiente.mendoza.gov.ar o a comadrejasmendoza@gmail.com.

ambiente | mendoza | comadrejas | cuidado | bienestar animal | marsupial