Qué comen los argentinos según el Indec

Cuyo y el Noroeste lideran el ranking de consumo de harinas y cereales. Preocupan los altos niveles de azúcar y dulces.

Qué comen los argentinos según el Indec

Jóvenes almorzando en el Comedor Universitario. Foto: Marcelo Fernández.

Datos interactivos Unidiversidad Salud / por Unidiversidad/ Ana Vargas / Publicado el 30 DE SEPTIEMBRE 2016

En su último informe sobre pobreza e indigencia, presentado este 28 de septiembre, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos hizo cambios en la metodología de medición: ahora las CBA son compuestas y valorizadas para cada una de las regiones, de acuerdo a los hábitos de consumo específicos, relevados en la ENGHo 95.

Unidiversidad analizó junto a Gabriela Olmos, licenciada en Nutrición a cargo del Comedor Universitario, las distintas canastas regionales para comprender por qué se dan las variaciones en los hábitos alimentarios y cuáles son las recomendaciones para una dieta saludable. Como punto base, la nutricionista destacó que la alimentación es una cuestión de educación. Sin embargo, criticó el “paso lento” al que la legislación argentina acompaña el proceso, en comparación con países vecinos como Chile.

Respecto de las pequeñas variaciones de los gramos consumidos en las canastas alimentarias por regiones, la nutricionista explicó que además de los hábitos alimenticios entran en juego las producciones locales. Es lógico desde su punto de vista que el consumo de carne sea mayor en el Gran Buenos Aires porque esta zona se dedica a la industria ganadera.

Además, Olmos explicó que la cuestión económica es fundamental para entender el alto consumo de harinas y cereales (12 300 g por mes). El aumento de costos de la canasta básica hace que las familias opten por productos más económicos, que son los ofrecidos por los alimentos “base” de la pirámide nutricional, que también son los más abundantes. Sin embargo, según su opinión profesional, la nutricionista consideró necesario para lograr una alimentación más saludable incrementar el consumo de legumbres a la vez que se disminuye el de harinas. También habría que buscar un equilibrio entre las legumbres, que aportan las fibras, y los cereales, que suministran los hidratos de carbono.

La nutricionista mostró gran preocupación por los gramos consumidos en azúcares y dulces (1500 para Cuyo). Este valor implica que, por día, una persona consume 10 cucharadas (medida de té), cosa que alarma al considerar el aumento de los casos de diabetes y obesidad.

alimentación | cba | salud