Venezolanos en Mendoza: sufren el desempleo pero agradecen la hospitalidad

Si bien la mayoría son universitarios, consiguen empleo en el comercio, la construcción y de servicio doméstico en condiciones informales.

Venezolanos en Mendoza: sufren el desempleo pero agradecen la hospitalidad

Foto: Diario Uno.

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Florencia Martínez del Rio / Publicado el 23 DE AGOSTO 2019

Pese a la crisis económica, Argentina es el quinto país más elegido por los venezolanos que "escapan" del país gobernado por Nicolás Maduro. En Mendoza, durante 2018, se radicaron alrededor de 2 000 venezolanos y, en lo que va del año, 1 300, según datos de la Dirección Nacional de Migraciones. En diálogo con Unidiversidad, migrantes de ese país destacaron la tranquilidad, hospitalidad y bondad de los mendocinos, sin embargo, la falta de trabajo y de posibilidades de ejercer sus profesiones dificultan su adaptación.

Entre 2009 y 2018 se radicaron en Argentina 130.820 venezolanos. Casi el 54 % de estos llegó el año pasado y se estima un número similar en 2019. Pero vivir en el país no es fácil. Según una encuesta realizada por la consultora Adecco, 6 de cada 10 no consigue trabajo estable y casi el 70 % trabaja “en negro”. Acerca de los ingresos mensuales, el sondeo indicó que el 48 % vive con $ 15.000 o menos al mes.

“La crisis, la inflación y la falta de empleo nos afecta como a cualquier argentino. Es muy difícil al comienzo adaptarse a otro país. Pero Argentina está a años luz de ser Venezuela. Un sueldo promedio allá es de 18.000 bolívares, lo que equivale a un un dólar y cinco centavos, aproximadamente. El peso argentino en comparación con el bolívar es una cifra muy importante. Parte del salario muchos lo destinan a ayudar a sus familiares que viven allá”, contó a Unidiversidad Ciro Aponte, quien vive en Mendoza hace 14 años.

Encontrar un trabajo estable y “en blanco” es la principal dificultad. El comercio, la construcción y los empleos cama adentro son las ofertas laborales más habituales que encuentran los venezolanos en la provincia. Por el léxico y la manera en la que se desenvuelven, los dueños de los locales de venta son los que más se interesan por contratarlos: trabajan de vendedores, mozos o cajeros. 

“Por la desesperación de trabajar muchos toman cualquier empleo sin importar bajo qué condiciones y trabajan “en negro”, afirmó Aponte, quien ayuda a sus compatriotas a adaptarse presidiendo la Asociación de Venezolanos de Cuyo (Vencuyo) y realizando charlas para concientizarlos al respecto, entre otras cosas.

Radicarse en Mendoza

“Venir a la Argentina es muy viable para los venezolanos”, comentó Aponte. Consideran que es un país donde se puede vivir con tranquilidad, que tiene educación pública de calidad, y que los recibe con los brazos abiertos. En relación a Mendoza, señaló: “Es muy parecida a la localidad de Mérida y a algunas partes de Táchira. Es muy fácil adaptarse socialmente. Con los años, el mendocino se fue abriendo y no es tan cerrado como antes. Eso lo van cambiando las nuevas generaciones. Nos reciben muy bien”. 

Para Ámbar Valero, quien vino de Venezuela con su familia, "los mendocinos son extraordinariamente buenos" y "están pendientes de lo que necesitemos”, comentó a Unidiversidad. Ella llegó a la provincia hace poco más de un año junto a su esposo, su hijo de nueve años y su hija de dos. Viajaron en auto desde Venezuela durante 26 días, haciendo alrededor de 9 000 kilómetros en búsqueda de una mejor calidad de vida. Ella es comunicadora social y actriz y su marido, ingeniero civil.

En 5 años, la llegada de venezolanos a la Argentina creció 1600 %

La ola inmigratoria de venezolanos a la Argentina creció 1 600 % en los últimos cinco años y se aceleró desde la llegada del presidente Mauricio Macri al poder, según cifras oficiales.

“Nos fuimos de Venezuela porque ya no había leche, pañales ni medicamentos ni aunque tuvieras dinero”. Su plan era ir a Buenos Aires porque allí tenían amigos, sin embargo en el camino tuvieron que cambiar el plan y venir a Mendoza aunque no conocieran a nadie porque conseguirían la documentación más rápido y no tendrían que pasar meses de manera ilegal. "Aquí no todo es color de rosas. Encontrar trabajo no es fácil y la inflación es muy alta, lo que hizo que tenga que bajar la calidad de algunos alimentos de mis hijos. Mis padres están allá y traerlos pasó de costarme $ 50.000 a 80.000. Pero en comparación con Venezuela el panorama es mucho mejor".

La vivienda es otro de los grandes inconvenientes ya que es mucho el dinero que deben disponer para conseguirla. Además del mes de alquiler y de depósito, deben pagarle a los garantes que suelen ser dos o tres. “Les recomendamos algunas inmobiliarias que conocemos que tienen requisitos más flexibles y así pueden conseguir un lugar de manera más económica y sin tantas exigencias”, explicó el venezolano que preside la Vencuyo.

Universitarios que no encuentran trabajo

El 90 % de los venezolanos que llegan a Mendoza son profesionales - afirmó Aponte - sin embargo, no todos pueden ejercerlas. La llegada de venezolanos con alto nivel educativo se da en todo el país. Según el sondeo de Adecco, solo el 3,91 % de los encuestados llegó con el secundario incompleto. El 45,26 % de los migrantes tienen un título de grado, tecnicatura o estudios superiores. Se trata de un porcentaje alto, teniendo en cuenta que, según el Censo Nacional de 2010, solo el 14 % de la población argentina mayor de 25 años tiene un título universitario o terciario. 

"Generalmente, las migraciones son de los que menos posibilidades tienen pero en Venezuela las condiciones económicas cada vez se reducen más y la gente vende todo para poder irse. El gobierno argentino implementó facilidades para convalidar los títulos para poder ejerces nuestras profesiones. Llegan médicos, ingenieros, agrónomos. Al comienzo y hasta conseguir la convalidación muchos trabajan de lo que encuentran, por eso podemos encontrar un doctor trabajando en una construcción o en una pancheria”, afirmó Aponte, quien trabaja como inspector de calidad.

Al respecto, Ámbar Valero comentó: "Se puede conseguir trabajo pero no de lo que nos dedicamos, empleos de nuestras profesiones es casi imposible. Para las mujeres, el trabajo más común es empleada cama adentro y para los varones, la albañilería". Además, contó que, al igual que muchas argentinas, en las entrevistas de trabajo la rechazaron solo por ser madre. 

Según expresó Valero, en esta situación están casi todos los venezolanos en la provincia, por eso es que muchos están pensando en irse a España, por ejemplo, como su hermano y su esposa. "Chile no es una posibilidad porque están poniendo muchas trabas. Al venezolano le genera miedo la posible vuelta del kirchnerismo a la presidencia". Al respecto, Aponte opinó: "Estoy en contra del populismo pero ambos países son incomparables, Argentina nunca llegaría a ser Venezuela porque tiene bases sólidas y la oposición no lo permitiría".
 

De dónde vienen y cómo viven los inmigrantes que llegan a Mendoza

Sociedad Unidiversidad por Florencia Martínez del Río / Publicado el 11 DE ENERO 2019 Desde la Casa del Migrante, institución que ayuda y asesora a los extranjeros recién llegados, comentaron cómo viven las personas que llegan a Mendoza y las dificultades que encuentran al intentar adaptarse a la provincia.

sociedad | venezuela | crisis en venezuela | venezolanos |