Verano en la Costa: avanzan los protocolos y ya hay precios de carpas

En Mar del Plata, el alquiler de esos espacios llega a los $ 100.000 por enero. La temporada de verano comenzará el 1° de diciembre para los turistas.

Verano en la Costa: avanzan los protocolos y ya hay precios de carpas

Foto: La Nación.

Sociedad Unidiversidad Turismo / por Unidiversidad / Fuente: Página 12 / Publicado el 26 DE OCTUBRE 2020

La Costa Atlántica tendrá una temporada de verano atípica debido a la pandemia de COVID-19. Quienes decidan vacacionar allí, así como también el sector de turismo, deberán respetar una serie de protocolos sanitarios, como respetar la capacidad máxima de los balnearios y no utilizar espacios comunes de los hoteles. A su vez, las y los turistas deberán afrontar el aumento de los precios tanto de alquileres de alojamientos como de las carpas. Estas se ofrecen a $ 54.000 la quincena y a $ 100.000 el mes de enero, en Playa Grande, Mar del Plata, por ejemplo.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezará una reunión para establecer los protocolos para la próxima temporada turística en la provincia de Buenos Aires. El Gobierno bonaerense informó días atrás, en conjunto con los intendentes de las localidades costeras, que la temporada de verano comenzará el 1° de diciembre y se prolongará hasta el 4 de abril, cuando finalice Semana Santa. Desde el 1° de noviembre podrán ingresar los dueños de viviendas, hoteles u otras propiedades para prepararlas.

En el encuentro participarán los ministros de Turismo y Deportes, Matias Lammens y de Salud, Gines González García. Por la provincia de Buenos Aires estarán presentes el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; y los ministros de Salud, Daniel Gollán; de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa, y la subsecretaria de Turismo, Ianina Bak.

El descanso en el mar, luego de un año atípico, tendrá sus particularidades. Lo que se sabe hasta el momento, es que existirán aplicaciones para conocer la cantidad de gente que hay en las playas y así se podrá controlar la capacidad máxima de las carpas y sombrillas en los balnearios. A su vez, no se habilitarán espacios comunes en muchos hoteles y algunas ciudades buscarán evitar la "peatonalización". 

En las carpas podrá haber cuatro personas o seis, si el grupo es conviviente. La capacidad máxima de las sombrillas será de cuatro. Las piletas estarán permitidas pero las duchas y los vestuarios no. En cuanto al tapabocas, este no será obligatorio en la playa, pero si en lugares comunes.

Sobre los hoteles, el intendente de General AlvaradoSebastián Ianantuony, dijo a Página 12 que "no va a haber servicios en espacios comunes", que "la gente va a ir al hotel a dormir" pero "las piletas sí funcionarán". Cristian Cardozo, intendente del Partido de la Costa, no descartó que desayunos y comidas se realicen con turnos. 

Por ahora, los campings no están habilitados, lo que desató malestar en el sector. Según Cardozo, el problema de estos lugares es que no tienen baños privados y cree que podrían abrir aunque no al 100 % y con un sistema de turnos para la higiene. En recientes declaraciones, Axel Kicillof, gobernador de Buenos Aires, dio a entender que podrían funcionar si se generan protocolos para evitar los riesgos. En Miramar se evalúa la alternativa de "dinamizar el turismo del motor home". 

Sobre los locales gastronómicos, como bares y restaurantes, Ianantuony manifestó: "Más que el uso de la playa me preocupa el de la peatonal: todos los turistas van a estar en seis cuadras". Por eso motivo, surgió la idea de la peatonalización de las calles transversales a las peatonales. En el Partido de la Costa los locales podrán instalar decks donde estacionan los autos. En Gesell también, aparte de que funcionarán con un 50 % de su capacidad, sin aire acondicionado. Los boliches estarán cerrados. La situación de los teatros pareciera estar evaluándose caso por caso. En Miramar hay una inclinación hacia las actividades culturales al aire libre.

Con nuevo protocolo para ir a la Costa, se viene una temporada con alquileres en alza

El ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia de Buenos Aires, Augusto Costa, consignó que la provincia planteó a las autoridades nacionales un protocolo de cara a la temporada de verano.

En cuanto a los tests, estos no serán necesarios para las y los visitantes, pero tendrán que completar declaraciones juradas con datos sobre su estado de salud, en las que aparte deberán dejar constancia de que tienen una reserva. Además, tendrán que descargar en sus teléfonos la aplicación Cuidar Verano. A partir del 1º de noviembre podrán ingresar las y los propietarios no residentes con fines turísticos. El primer mes será "una prueba para ir controlando y corrigiendo los protocolos" de los distintos rubros.

"Los intendentes vamos a tener la responsabilidad de dar autorizaciones, lo cual nos permitirá controlar la afluencia turística, monitoreándola con nuestra capacidad de respuesta sanitaria", dijo Ianantuony a Página 12. Por ahora sólo se conoce una ciudad que por decisión oficial limitará los ingresos: Mar del Plata, que los reducirá al 50 %. Hay estimaciones de que será un verano al 30 o 35 %.

El intendente de Pinamar, Martín Yeza, proyectaba incorporar un requisito más para los viajeros: una tasa de $ 100 para beneficiar al sistema sanitario. "No cayó bien la medida. Nosotros intentaremos evitarlo", afirmó el intendente de General Alvarado, cuya ciudad cabecera es Miramar. Tanto en Gesell como en el partido de la Costa esta es una iniciativa descartada.

Verano 2021: cómo será el protocolo en la Costa argentina

Los intendentes de Mar Chiquita, Jorge Paredi; de Necochea, Arturo Rojas; y de La Costa, Cristian Cardozo, anticiparon que, junto con Nación y la provincia de Buenos Aires, están diseñando un verano con distanciamiento en lugares públicos como las playa s, con una variante de la aplicación CuidAr para los veraneantes e incluso con un soft de trazabilidad para detectar a los contactos estrechos de cualquier persona que se contagie de coronavirus durante sus vacaciones.

Los balnearios de Mar del Plata, la ciudad más grandes de la Costa, tiene diversos precios. Los de Playa Grande y de las playas del sur de la ciudad son los más caros: el alquiler de una carpa en enero saldrá $100.000 y la quincena a $ 54.000.

En Punta Mogotes los precios son más bajos. El valor promedio de las carpas para seis personas en enero es de $ 110.000 toda la temporada, $ 70.000 el mes de enero, con las quincenas rondando los $ 37.000. Además, hay precios por 10 días y también por semana.

El Colegio de Martilleros y Corredores Públicos del Departamento de Mar del Plata sugirió días atrás a las y los propietarios que pondrán este verano sus viviendas en alquiler que apliquen subas interanuales de precios cercanas al 30 %. Si el consejo es escuchado los departamentos de un ambiente (para dos o tres personas) se podrán conseguir desde $ 23.000 por quincena, los de de dos ambientes (para tres o cuatro) en $ 29.500, los de tres ambientes (para cinco o seis) en $ 35.500 y los chalés de tres ambientes desde $ 42.250, variables de un 20 % menos en febrero y 30 % abajo en marzo respecto de enero.

sociedad | protocolo | verano | temporada de verano | costa atlántica | precios | mar del plata | coronavirus | aislamiento social | cuarentena | pandemia | covid19 |