Viáticos: adónde viajaron y cuánto gastaron los legisladores en 2016

Viáticos: adónde viajaron y cuánto gastaron los legisladores en 2016

El senador Böhm y el diputado Tanús son los que más viajes hicieron, según información que hizo pública la Legislatura.

Producción: Constanza Sánchez, para Unidiversidad

El año pasado, los senadores provinciales gastaron 300 mil pesos en viáticos y pasajes por viajes dentro del país. Así surge de un análisis que hizo Unidiversidad de la información publicada en la página web de la Legislatura. El senador Luis Böhm (FpV/PJ) es el que más gastó: 60 mil pesos en 19 viajes, de los cuales una docena fueron realizados por asesores o empleados de su bloque. 

En Diputados, donde el dinero usado para viáticos fue menor (poco más de 56 mil pesos), el que más viajó también fue un peronista: Jorge Tanús (FpV).

 

 

Los viajes de los senadores

El Senado de Mendoza cuenta con 38 senadores. De ellos, 11 viajaron durante 2016 con gastos pagados por la Cámara. A su vez, de esos 11, siete son legisladores del FPV/PJ, cuatro de Cambia Mendoza y uno del FIT. En el informe presentado por la Legislatura se destacan también los viajes realizados por la vicegobernadora (y presidenta del Senado) Laura Montero, por el secretario legislativo, Diego Seoane, y por el Defensor Oficial de Personas con Discapacidad, Juan Carlos González.

Böhm, el más viajero, explicó a Unidiversidad que va todos los meses a Buenos Aires donde participa de reuniones nacionales de la Central de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y del Movimiento Evita, organizaciones en las que milita.  Además, aseguró que durante el año pasado trabajó “intensamente” con la Ley de Emergencia Social y gestionando ayuda de los ministerios de Trabajo y de Desarrollo Social de la Nación para 19 merenderos “que funcionan de lunes a lunes y asisten 1600 chicos”. Otro tema que trató en Buenos Aires, según detalló, fue “la reconstrucción de 75 000 viviendas paralizadas, barrios sin terminar y cooperativas con gente desocupada y embarazadas”.

El senador aprovechó para hacer una crítica al sistema de compra de pasajes: “Estamos pagando unos precios por los pasajes que son locuras. Es más, acabo de volver de Buenos Aires y he optado por comprar los pasajes con mi tarjeta de crédito en las páginas de internet. He pagado $ 2900, que sacándolos por la Cámara salían $ 7590. Yo me he quejado mucho, vengo de (el sector del) Turismo y sé cómo es el tema de los pasajes que pagan los mayoristas. Es un despropósito lo que paga la Cámara".

El segundo senador que más gastó fue Miguel Bondino, perteneciente al bloque Cambia Mendoza. Este legislador realizó siete viajes durante el 2016 con un total de $ 42 563,40. Según explicó, los motivos de los traslados fueron todos en relación a las comisiones que preside. A principios del año pasado, el senador viajó a Buenos Aires para incorporar a la provincia a la emergencia agropecuaria. Además, según detalló, otros de los viajes fueron realizados para asistir a las reuniones de Cancillería, porque tanto Bondino como Enrique Vaquié, exministro de Economía, eran representantes de la provincia en el ente binacional del Paso Las Leñas.

 

Cómo funciona el sistema de viáticos

Los viáticos de los legisladores están regulados por la Resolución 295/08, según la cual si un empleado del Senado (transitorio o permanente) viaja fuera de la provincia más de 200 kilómetros, le corresponde pedir pasajes y viáticos. Sin embargo, fuentes de la Legislatura aseguraron que muchas veces los legisladores dan pasajes a personasajenas a la Cámara que necesitan viajar por diferentes motivos, por ejemplo, enfermedad, trámites, entre otros.

Las mismas fuentes reconocieron que los montos de los viáticos "atrasan" por lo menos 10 años. Por ejemplo, para gastos corrientes como almuerzo y cena dentro de la provincia, para un día, se pueden destinar hasta $ 93,10, mientras que para la estadía en un hotel fuera de Mendoza se puede gastar hasta $ 186,20. Debido a esto, muchos legisladores no piden esas sumas ya que solo implican un valor representativo. Al contrario, los precios de los pasajes se pagan a las empresas que realizan el servicio a valor actual (aunque muy “inflados” de acuerdo con el reclamo de Böhm).

Dónde fueron los diputados

Los diputados viajaron mucho menos que los senadores. En 2016, gastaron seis veces menos que sus pares de la Cámara Alta: un total de $ 56 460,15. De los 48 con que cuenta Mendoza, viajaron solo diez y el secretario legislativo, Jorge Manzitti. La mitad de los viajes los realizaron representantes del bloque Cambia Mendoza y el resto del FPV, del FIT (dos por cada partido) y uno del PRO.  

El diputado que más viajó fue Jorge Tanús (FPV), quien realizó siete viajes en los que gastó $ 17 884,25 en pasajes y viáticos. En el ranking le sigue Hector Fresina, del FIT, con cuatro viajes realizados. El resto de los diputados solo viajó una o dos veces.

Sin embargo, a diferencia de los senadores, en Diputados hay más información sobre el motivo de los viajes. Cinco de los diez legisladores viajeros informaron no solo los destinos sino también los motivos por los cuales solicitaron los beneficios. En el caso de Tanús, los detalles de sus idas a Buenos Aires se refieren a reuniones en el Congreso de la Nación o en la Presidencia. Sin embargo, en el caso de Fresina solo figura el destino.

Dudas por los motivos de los viajes

El Tribunal de Cuentas no obliga a los legisladores a informar el motivo de sus viajes, sólo la cantidad de días y el destino, con sus respectivos comprobantes. Por eso, casi ninguno de ellos, a la hora de pedir la solicitud de viáticos a través de una nota, especifican las razones por las que viajan, sino que se basan en aquellos artículos de la Resolución 295/08 y el Decreto acuerdo 1869/04 para cumplir sus funciones.

La normativa dice que en todos los casos deben presentar los comprobantes del viaje por medio de las constancias de embarque, certificados, asistencias a cursos, conferencias. Pero en el mismo apartado dice que “en caso de excepción, debidamente fundada, se admitirá declaración jurada del beneficiario”, según se lee en el artículo 15 del decreto.

Precisamente, la mayoría de los senadores que viajaron durante el año pasado presentaron estas declaraciones juradas en sus solicitudes.

Sin embargo, Víctor Hugo Da Vila, del FIT, especificó -en casi todos sus viajes- cuáles eran los motivos. Por ejemplo, en marzo, Martín Rodríguez, quien forma parte de su equipo, asistió a una conferencia sobre “Obras públicas y Vivienda”. Por otro lado, la legisladora Ana Sevilla (FPV/PJ) también detalla en uno de sus viajes que asistió a la “Unión de Parlamentarios del Mercosur” y adjuntó a este motivo las demás resoluciones.

Una fuente de la Legislatura aseguró que muchas veces los senadores no informan sobre sus viajes ya que se deben a proyectos que están elaborando y que quieren mantener en secreto para no “robarse las ideas”. En otros casos, dicen, los citan a reuniones privadas, por ejemplo, en Buenos Aires.