Pablo Neruda: a 44 de su muerte, aseguran que no murió de cáncer

El poeta chileno murió el 23 de setiembre de 1973 y circularon dos versiones muy fuertes en aquella época acerca de su deceso: por el cáncer de próstata o por envenenamiento. Un equipo internacional de expertos ya descartó la primera opción y prometen clarificar las causas en 2018.

Pablo Neruda: a 44 de su muerte, aseguran que no murió de cáncer

Neruda fue un poeta comprometido políticamente y siempre estuvo en contra del régimen de Pinochet. Foto: Apuntes de Rabona.

Internacionales Unidiversidad / Publicado el 23 DE OCTUBRE 2017

El poeta chileno Pablo Neruda, fallecido el 23 setiembre de 1973 (ya pasaron 44 años de aquel día) no murió de cáncer de próstata, a pesar de que padecía esta enfermedad, determinó hace unos días un equipo internacional de expertos y peritos reunido en Santiago, capital del país chileno. 

"La caquexia está descartada. Eso está claro", manifestó al diario chileno La Vanguardia el juez especial Mario Carroza, quien investiga las causas del fallecimiento del Premio Nobel de Literatura 1971, tras reunirse con el panel de peritos, que sin embargo aún desconocen la causa específica del deceso.

El equipo de expertos informó este viernes en conferencia de prensa que el poeta, opositor al golpe militar que encabezó el general Augusto Pinochet del 11 de septiembre de 1973, no murió a causa de una caquexia provocada por el cáncer que sufría, como aparece en su certificado de defunción. El juez Carroza señaló que las conclusiones del equipo apuntan a un asunto que fundamentalmente "tiene relación con una nueva toxina, que a su vez requiere de otros estudios que nos permitirán tener una conclusión definitiva".

El médico forense español Aurelio Luna dijo a los periodistas que lo que es "rotundamente cierto" es que el certificado de muerte no refleja la realidad del fallecimiento. Aseguró que, si todo va bien, en el plazo de un año se tendrá una respuesta concreta y clara a los estudios de genómica bacteriana.

Según el portal ABC, en los restos del autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada fue hallada la toxina mortal Estafilococo dorada, que sigue siendo estudiada para determinar si es una bacteria cultivada en laboratorio y cómo habría sido adquirida por Neruda. Ante la eventualidad de que haya sido cultivada e inoculada en el centro médico, "es evidente que estaríamos ante la intervención de un tercero y que se había administrado con una finalidad criminal", dijo el forense español, rodeado de los once integrantes del panel, además de otros cuatro que participaron a través de una videoconferencia, entre los que hay médicos forenses, oncólogos, abogados y químicos, más otros profesionales.