Abusos en River: "Los barrabravas me amenazaron de muerte"

María Elena Leuzzi, la titular de la ONG Avivi, que acompañó la denuncia por el presunto abuso sexual de por lo menos tres jugadores de las inferiores de River, fue amenazada de muerte por su intromisión en el caso. También dijo que no descarta similitudes con lo sucedido en Independiente.

Abusos en River: "Los barrabravas me amenazaron de muerte"

Foto ilustrativa: Télam.

Sociedad Radio U Dale! / / Publicado el 03 DE ABRIL 2018

Luego del escándalo por los abusos en la pensión de Independiente que denunció el psicólogo del Rojo, los investigadores dejaron en claro que esta red podría llegar a otros clubes del país. Eso se confirmó este fin de semana con el testimonio de una médica de la institución de los millonarios. 

"La Policía recibió al 911 una llamada diciendo que estaba muerta", sostuvo Leuzzi, quien ya había advertido que había sido amenazada. "Me dijeron que la cortara con esto, que la íbamos a pasar mal", recordó. La presidenta de Avivi agregó: “La barrabrava no va a querer que hablemos de esto, pero tengan códigos. Una cosa es que se peleen con las hinchadas y otra cosa es que abusen a los pibes".

Elena Leuzzi recibió amenazas de muerte luego de involucrarse en los casos de abuso sexual en el club River Plate. 

 

“Son aprietes de los barrabravas, de los delincuentes, que me quieren amedrentar”, dijo Elena Leuzzi.

 

"No estoy haciendo nada que no sea legal, brindé a la Justicia la información que tenía y punto. Además, habría que avisarles que amenazar a una mujer no es de hombre", explicó la presidenta de Avivi.

“Habría que investigar si en el caso de River no se sacaba a los chicos fuera del club. Yo no estoy tan segura de que no haya similitudes con el caso de Independiente. La Justicia tiene que determinar el tema teniendo en cuenta todo tipo de pruebas", consideró Leuzzi. 

Una mujer trans que se hacía llamar "La Lore" es la persona de quien sospechan con base en su testimonio, ya que a pesar de ser ajena al club, entraba habitualmente entre dos y tres veces por semana. "Reclutaba chicos para abusar de ellos", aseguró. La médica habló con su jefe en ese momento, pero le respondieron que "hiciera la vista gorda". Después de eso salió de licencia por maternidad y, cuando se reintegró, la despidieron.

  • Nota a María Elena Leuzzi, presidenta de AVIVI.