Al igual que la CGT, el gremio industrial aplicará el cupo femenino en sus próximas elecciones

Será un hecho histórico para la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que nuclea a uno de los sectores más importante de la Argentina. El sindicato es uno de los más señalados por la falta de participación de las mujeres en la conducción.

Al igual que la CGT, el gremio industrial aplicará el cupo femenino en sus próximas elecciones

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Sociedad

Paridad de género

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Ámbito

Publicado el 24 DE AGOSTO DE 2021

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el gremio industrial más importante de la Argentina, convocará para el 8 de marzo a las primeras elecciones internas en las que cumplirá la integración del cupo femenino. Será un hecho histórico para uno de los rubros más señalados por la falta de participación de las mujeres en los órganos de conducción.

La UOM reunirá a sus cuerpos directivos para comunicar la decisión de concretar el cambio en las próximas elecciones en cada una de sus filiales. Antonio Caló, secretario general a nivel nacional y de la seccional porteña, hará lo propio respecto de la estructura de la Ciudad de Buenos Aires. El anuncio, además de movilizar todo el aparato del gremio, como sucede en cada comicio interno, incluyó la intención de aplicar el cupo femenino.

La UOM comunicó su compromiso de incluir por lo menos el 30 % de mujeres en las listas de cada gremio local, o bien un mínimo en función de la cantidad efectiva de afiliadas inscriptas. De unos 150 000 operarios empadronados, el sindicato cuenta con alrededor de 16 000 mujeres en las plantas metalúrgicas de todo el país.

Esta medida está emparentada con la que anunció la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) con vistas a su renovación de autoridades del 11 de noviembre próximo. El gremio que encabezó Angel Perelman en 1943 como primer secretario general, y que tuvo como figuras preponderantes a hombres como Augusto Timoteo Vandor, José Ignacio Rucci, Lorenzo Miguel y el clasista Alberto Piccinini, aplicará la Ley 25674, que reglamentó la participación de las mujeres en la vida interna de los sindicatos.

La norma, sancionada en 2002, establece que “la representación femenina en los cargos electivos y representativos de las asociaciones sindicales será de un mínimo del 30 %, cuando el número de mujeres alcance o supere ese porcentual sobre el total de los trabajadores”; en caso de no llegar a esos valores, el cupo “será proporcional a esa cantidad”. La ley añade que “las listas que se presenten deberán incluir mujeres en esos porcentuales mínimos y en lugares que posibiliten su elección” y advierte que “no podrá oficializarse ninguna lista que no cumpla con los requisitos estipulados en este artículo”. Los porcentajes deben aplicarse tanto a las listas de candidatos para cargos electivos y representativos como para la participación en las unidades de negociaciones paritarias.

A casi dos décadas, la norma permanecía hasta ahora como letra casi muerta en la mayoría de los sindicatos, donde apenas se vislumbra integración de mujeres en sus jefaturas.

Hasta ahora, las 54 seccionales de la UOM en todo el país están a cargo de secretarios generales varones, aunque Caló suele recordar que años atrás hubo una jefa en la filial de Tucumán. El jefe sindical fue el primero en conocer de parte de las autoridades del Ministerio de Trabajo que el Gobierno promovería este año la inclusión de mujeres en las unidades negociadoras de las paritarias y su primera reacción fue de protesta. 

El Ministerio de Trabajo y la UOM contaron que en los últimos meses hubo negociaciones tripartitas con la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra, la cámara patronal con mayor cantidad de fábricas) para propiciar la contratación de mujeres en distintos rubros de la actividad. Por caso, el gremio acordó con la automotriz Peugeot el ingreso de 40 operarias. En paralelo, Caló comenzó a llevar a las discusiones paritarias a Soledad Calle, dirigente metalúrgica y concejal de Campana por el Frente de Todos.

Para encontrar a una mujer con trascendencia en la historia contemporánea de la UOM, hay que remontarse a Azucena Villaflor, la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo que fue detenida, desaparecida y asesinada por la última dictadura en 1977, a quien un sector del gremio reivindica como afiliada por su trabajo como telefonista en la metalúrgica SIAM.

sociedad sindicatos gremios sindicalismo mendoza mujeres género uom cupo femenino