Charla con un minero de criptomonedas: revolución y especulación en el mundo digital

Bitcóins, Ethereum y Litecoin, entre otras, están aún lejos de volverse masivas y convertirse en un medio de pago común. La mayoría de inversores acude a ellas en busca de rápidas rentabilidades. Un especialista mendocino nos detalla los bemoles de este cambio de paradigma.

Charla con un minero de criptomonedas: revolución y especulación en el mundo digital

Foto: Freepik.com

Sociedad

Tecnología y sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Emilio Murgo

Publicado el 25 DE JUNIO DE 2021

Internet se ha convertido en una revolución a la hora de responder cualquier pregunta: desde cómo cocinar algo hasta cómo se dice en inglés tal palabra o cómo invertir mis ahorros en 2021. Esto nos lleva a preguntarnos cuáles son los mejores consejos para resguardar nuestro capital. En este sentido, la mayor revolución la viene dando desde hace años (por lejos) la compra de criptomonedas y, sobre todo, la compra de bitcóins.

Con la premisa de comprar barato, vender caro y evitar que te roben, es importante entender que más de 23 millones de personas alguna vez invirtieron en bitcóin y se han adentrado en el mundo del criptoespacio. Estos inversionistas se han abocado en convertirse en traders (el trading consiste en la compraventa de activos cotizados con mucha liquidez de mercado, acciones, divisas y futuros), y sus sueños iniciales de tener una vida económica mejor se desvanecen con el correr de las horas.

A no malinterpretar: es que esta “aventura” se puede medir como un electrocardiograma, con tantas subidas como bajadas. Es por ello que debemos entender que, al incursionar en estas prácticas, no seremos los futuros millonarios, ya que, como en todo negocio o inversión, solo unos pocos los serán. Como dijo Idoia Sota, periodista y trader española: “Hubo quien se enriqueció, pero hubo quien aprendió por las malas las dos lecciones que todo trader debe conocer: hasta que no has vendido, no has ganado nada, y este es un negocio de suma cero, es decir, todo lo que gana uno lo han perdido otros”.

Desde Unidiversidad, compartimos una charla con un trader mendocino y administrador de empresas que, por motivos personales, prefirió no publicar su nombre, y que nos dio un pantallazo general de todo este mundo criptoespacial.

 

Cómo se crean los bitcóins y cuál es su costo

“Originalmente, el bitcóin se pensó para que fuera de persona a persona y no que hubiera un tercero (los bancos), para que el dinero tenga una independencia de la legislación de donde fue generado y que no tenga ningún tipo de intervención”, manifestó el trader.

Los bitcóins se generan de acuerdo a la capacidad de procesamiento que se emplea para verificar las transacciones. Al principio, con una computadora se podía hacer, ya que depende de un código abierto, aunque luego se empezó a generar hardware específico para "minar". Esto se debió a que la dificultad de las ecuaciones fue en crecimiento y, por ende, se necesitó más potencia de los equipos.

“Al día de hoy, un ‘equipo minero’ sale alrededor de 19 450 dólares. Cada equipo consume alrededor de 3500 watts (lo que consume un caloventor grande en máximo). Estos equipos deben trabajar enchufados las 24 horas, por lo que consumen mucha electricidad, pero además, generan mucho calor. Es por este motivo que se recomienda instalarlos en lugares fríos (en Argentina, se instalan en Tierra del Fuego), ya que, si no, el consumo de electricidad para enfriarlos (aires acondicionados) encarece la gestión y la vuelve inviable”, destacó el “minero”.

“Los mineros o traders gastan mucha electricidad, por eso debemos calcular cuánto sale el equipo necesario para ‘minar bitcóins’, cuánto sale la electricidad en tu país, cuánto tiempo invertís en la gestión de ‘minar’, para luego compensar y vender lo que hemos ‘minado’ en bitcóins. Si los números te cierran, seguís ‘minando’; si no, se espera a que baje la dificultad de las ecuaciones. Si esto no ocurriese, lo mejor es desenchufar los equipos para ‘minar’, para no generar mayores gastos”, continuó.

El trader mendocino señala que el sistema de los bitcóins se regula automáticamente. “Cuando empieza a haber mucha capacidad de procesamiento, aumenta la dificultad de los algoritmos matemáticos (cada 10 minutos se genera un nuevo bloque a la cadena de Blockchain). Si de pronto empieza a haber mucha capacidad de procesamiento, la ecuación se va a resolver antes de los 10 minutos y, por ende, los bloques se van a resolver más rápido. En este sentido, el sistema debe tener un equilibrio, es por ello por lo que cada dos semanas se ajusta la dificultad de las ecuaciones”.

El último “pedacito” de bitcóin se va a “minar” en el año 2140. Hasta el momento, hay 19 millones de bitcóins y sólo quedan 2 millones por emitir. Esto se debe a que, en 2009, la dificultad de las ecuaciones era mucho menor que la actual. Por esta razón, se pudo “minar” gran cantidad en el pasado, mientras que en el presente, se necesita cada vez más potencia de hardware y más tiempo para resolver los problemas matemáticos.

¿Qué pasará con los mineros?

Para los próximos años, la gran duda será determinar qué sucederá con los mineros si no reciben compensaciones por su trabajo, ya que no debemos olvidar que, sin mineros, las transacciones no se confirman y todo el sistema detrás de Bitcoin se podría venir abajo.

Cuando la recompensa por minado baje aún más, lo que sucederá es que los mineros vivirán de las comisiones de confirmar las transacciones. Es que, en cada transacción de bitcóins, una parte pequeña del dinero se pierde para financiar a los mineros. Para que los mineros no desaparezcan, tienen que suceder dos cosas: o que las comisiones sean más altas o que únicamente sobrevivan los mineros más eficientes.

En este sentido, para Idoia Sota, entre los buscadores de oro y los mineros se acuñó un dicho que se usa hoy en el emprendimiento: “Para qué cavar una mina si puedes vender palas”.

Análisis FODA de las criptomonedas y los bitcóins

Las criptomonedas, también llamadas "monedas virtuales" o "criptodivisas", tienen mucho potencial, pero también tienen una gran cantidad de riesgos. Para el trader mendocino, el siguiente análisis describe perfectamente sus fortalezas, sus oportunidades, sus debilidades y sus amenazas:

  • Las mayores fortalezas que tiene al día de hoy invertir en criptomonedas son: la privacidad de la información; la no confiscalidad por parte de los bancos y los gobiernos (siempre y cuando las transacciones se realicen entre privados y sin la intervención de ningún tercero); se considera como una moneda antiinflacionaria; la libertad de movimiento en cuanto a la capacidad de disponer de tus criptomonedas libremente;
  • Las oportunidades se basan en que cualquier persona del mundo puede tener el equivalente a una cuenta bancaria en criptomonedas con solamente poseer un teléfono básico; incremento del uso de medios virtuales para realizar transacciones (en cuanto a los costos y la rapidez); potencial de atraer a nuevos desarrolladores;
  • Las debilidades aparecen en cuanto se producen vulnerabilidades por falta de controles en los procesos de pago y las transferencias de fondos; riesgos y alta probabilidad de incumplimientos en cuanto al lavado de dinero; la eliminación o pérdida del capital por desconocimiento o mal uso;
  • Finalmente, las amenazas de las criptomonedas se producen cuando existe el riesgo latente de ataques hackers a la seguridad informática; estar fuera de la órbita de los bancos centrales; estar en la mira de los entes controladores permanentemente.

“Granja” de equipos de minado de bitcóins

 

Historia de las criptomonedas (bitcóins)

Es necesario hacer un poco de historia y entender cómo esta revolución surge en la crisis de 2008. “Básicamente, los bitcóins vienen a ser como una especie de respuesta a los excesos económicos cometidos durante tantos años, es decir, combatir al sistema fraccional bancario (el sistema que le permite a los bancos invertir tus depósitos)”, afirmó el empresario.

Esta expectativa se logró en enero de 2008, cuando un tal Satoshi Nakamoto (no sabemos si es una persona, un grupo de personas o un pseudónimo) realizó un "paper" de ocho páginas para crear una moneda digital no censurable por los gobiernos y que fuera descentralizada. El artículo se titulaba como "Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash Systems". Esto significa que cualquier persona desde una billetera virtual va a poder enviar a otra persona sin la necesidad de la intermediación de un tercero de forma directa.

El 3 de enero de 2009 entró en funcionamiento la primera red peer-to-peer basada en ese protocolo (también bajo el nombre de Bitcoin) luego de la puesta en marcha del primer software de código abierto para correr nodos de la moneda, lo que supuso también la creación de los primeros bitcóins y el inicio de esta minería.

“Las criptomonedas van a democratizar las finanzas. Por ello, las finanzas descentralizadas van a ser la gran revolución luego de la aparición de internet. Esto quiere decir que, con las criptomonedas, se van a poder financiar inversiones en cualquier parte del mundo, obtener los réditos correspondientes y permitir la posibilidad de invertir sin intermediarios ni comisiones”, finalizó.

criptomonedas bitcoins ethereum litecoin blockchain minería economía trader billetera virtual divisas