Condenaron a Luque por matar a Soledad

Los integrantes de la Tercera Cámara del Crimen le dieron al obrero 12 años de prisión por el homicidio simple de la mujer lavallina. La defensa apelará la sentencia.

Condenaron a Luque por matar a Soledad

Luque fue trasladado a la cárcel, ya que está acusado de matar a Johana Chacón (Foto: Axel Lloret)

Sociedad Unidiversidad Soledad Olivera / por Verónica Gordillo / Publicado el 12 DE JUNIO 2017

“Yo nunca tuve ni tenía por qué hacerle nada a Soledad. No le hice nada malo, tenía una buena relación”. Esas fueron las últimas palabras de Mariano Luque antes de escuchar la sentencia de los jueces que lo condenaron a 12 años de prisión por el homicidio de Soledad Olivera, la joven lavallina de la que nada se sabe desde el 18 de noviembre de 2011.

Luque no se inmutó al escuchar la sentencia de los integrantes de la Tercera Cámara del Crimen y minutos después fue traslado a la cárcel de Boulogne Sur Mer, donde cumple prisión preventiva por el homicidio de Johana Chacón, la adolescente lavallina que sus compañeros vieron por última vez el 4 de septiembre de 2012.

La última audiencia del segundo juicio que se realiza por el homicidio de la mujer de 33 años comenzó temprano. Pocos después de las 8 llegó el detenido desde la Penitenciaría, sus padres y su padrastro. Las hermanas de Olivera no estuvieron presentes, pero sí la exdirectora de la escuela Virgen del Rosario, Silvia Minoli, y un grupo de docentes que lucharon para que la causa no se olvide ni quede impune.

A las 9.15 ingresaron a la sala los integrantes de la Tercera Cámara del Crimen, Eduardo Martearena, Laura Guajardo y Diego Lusverti. Frente a ellos, estaba el obrero acusado y a los costados sus defensores, María del Carmen y Armando Aguilar. También estaban  el fiscal Darío Tagua y el abogado querellante por la Secretaría de Derechos Humanos, Fernando Peñaloza.

Martearena, el presidente del tribunal, preguntó al acusado si quería decir algo. Y fue en ese momento que Luque aseguró que nunca le hizo nada a Soledad. Los magistrados se tomaron diez minutos y luego leyeron la sentencia: lo condenaron a 12 años de prisión por homicidio simple. En la sala reinó el silencio y sólo se sintió el llanto de Silvia Minoli.

Tanto Tagua como Peñaloza se mostraron conformes con la sentencia, aun cuando solicitaron una pena de 20 años. Dijeron que esperarán los fundamentos, que se conocerán en cinco días.

Los representantes de la querella reconocieron que la causa fue compleja, teniendo en cuenta que nunca se encontró el cuerpo de la joven. Sin embargo, marcaron dos nuevos indicios que no tuvieron los magistrados que en 2015 absolvieron al obrero por el beneficio de la duda: una investigación federal con la hipótesis de trata de personas, que fue archivada por no encontrar indicios de que la joven hubiera sidoe captada por una red, y la declaración que como parte de esa pesquisa hizo Beatriz Chacón, expareja de Luque, quien aseguró que escuchó al hombre decir por teléfono que ya se había encargado del cuerpo de Soledad.

Minoli, muy emocionada, dijo estar conforme con la sentencia y recordó que aún resta el juicio por la muerte de Johana Chacón, donde Luque es el único imputado y detenido.

La madre, el padre y el padastro de Luque optaron por el silencio. La que habló fue su abogada defensora, María del Carmen Aguilar, quien consideró que la mediatización del caso fue perjudicial y que esto le hizo perder de vista a los magistrados la necesidad de hacer justicia en el caso concreto, con pruebas concretas. Anunció que apelará la sentencia, en este caso ante la Suprema Corte.

Aguilar hizo un repaso de la causa. Explicó que no está dentro de la problemática de la violencia de género, consideró arbitrario el fallo de la Suprema Corte que anuló la primera sentencia y dijo que sólo es necesario recordar cómo les fue a los jueces que absolvieron por el beneficio de la duda al obrero en el primer juicio, el 8 de septiembre de 2015. Dijo que existen líneas de investigación que no se siguieron y que la defensa nunca controló la investigación con la hipótesis de trata de personas.

La abogada aseguró que tiene dos certezas: que Soledad Olivera nunca llegó ese 18 de noviembre de 2011 a la finca donde vivía Luque y que el obrero no la mató. Por eso, abonó la teoría de que alguien la raptó en algún punto de trayecto que hizo cuando salió de su casa.

Sin respuestas

Absolvieron a Luque por el beneficio de la duda. El caso quedó impune. El abogado querellante presentará un recurso ante la Corte local.

 

Dos juicios

Luque fue el único y primer detenido por la desaparición de Olivera. En el primer juicio que enfrentó, quedó probado que mantenían una relación casual, que el último día que vieron con vida a la mujer se intercambiaron una gran cantidad de mensajes y que algunas testigos -entre ellas sus hermanas- aseguraron que el hombre estaba obsesionado con ella. Pese a esto, el 8 de septiembre de 2015, la Justicia lo absolvió por el beneficio de la duda, con el fundamento de que no quedó probado que el hombre la privó de su libertad.

La primera sentencia fue anulada por la Suprema Corte de Justicia, alegando que no se tuvo en cuenta la perspectiva de género y ordenó realizar un segundo juicio. Este proceso comenzó en abril de 2017 y si bien la primera imputación contra Luque fue privación ilegítima de la libertad, los jueces de la Tercera Cámara del Crimen aceptaron el cambio de carátula pedida por la defensa, a homicidio.

Desde el último día que vieron con vida a Soledad -hace seis años- sus hermanas Romina, Deolinda y Marcela se hicieron cargo de los tres hijos de la joven y pidieron Justicia para ellos. Hoy, la Justicia determinó que Luque fue quien mató a su hermana, por lo que deberá pasar 12 años en prisión.