Cuidados paliativos: “La aprobación de la ley es un paso histórico”

Así lo aseguró Arturo Rando, a cargo del programa de Cronicidad de Damsu. Dijo que implicará la atención y asistencia en todos los niveles, acceso a la medicación y la formación de recurso humano integral. Las diferencias con la eutanasia.

Cuidados paliativos: "La aprobación de la ley es un paso histórico"

Rando impulsó, junto a un grupo de colegas, la aprobación de la ley, que ayer Diputados aprobó por mayoría. Foto: Unidiversidad

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 06 DE JULIO DE 2022

Arturo Rando, a cargo del Programa de Cronicidad de Departamento de Asistencia Médico Social Universitario (Damsu), consideró que la aprobación de la Ley de Cuidados Paliativos es un paso histórico para Argentina. Explicó las razones: dijo que implicará la asistencia y cuidado integral para personas que atraviesan la última etapa de su vida y su familia, el acceso a la medicación y la formación de profesionales dedicados a la especialidad y –sobre todo– que estos cuidados ya no dependan de la voluntad de alguien, ya que serán una obligación y un derecho.  

La Cámara de Diputados convirtió ayer en ley, por 218 votos afirmativos y 1 negativo, el proyecto que prevé el acceso a prestaciones integrales sobre cuidados paliativos en los ámbitos público, privado y de la seguridad social.

Rando, junto a un grupo de colegas, impulsó la aprobación del proyecto que obtuvo media sanción en el Senado nacional el 15 de octubre de 2020, por considerar necesario priorizar esta norma siguiendo criterios de salud pública antes de aprobar una referida a la eutanasia, a la que describió como otra posibilidad válida para que una persona enferma pueda ejercer su autonomía en la última etapa de su vida.

 

Accesibilidad en todos los niveles

El especialista aseguró a Unidiversidad que la aprobación y posterior reglamentación de la ley brindará accesibilidad de atención en todos los niveles (hospitalario, ambulatorio, domiciliario) para pacientes con cronicidad avanzada y cuyo pronóstico de vida es acotado. Explicó que hoy la situación es compleja, ya que, por ejemplo, las obras sociales y prepagas restringen la atención en el domicilio, mientras que los centros sanitarios muestran una situación dispar.

Hoy –comentó Rando– la accesibilidad no está garantizada. Explicó que un ejemplo de eso es que en Mendoza solo existen 26 equipos de profesionales en cuidados paliativos para asistir a 15 mil personas, ya que, de acuerdo a estándares internacionales el 1,5 % del total de la población necesita esta asistencia.

Otro aspecto que el médico consideró esencial es la formación de profesionales para la atención en esta especialidad, algo que hoy es complejo en todo el país. Explicó que la ley posibilitará abrir oportunidades de especialización, así como el reconocimiento de estos por partes de obras sociales, ya que hoy algunas no la reconocen y, por ende, no les pagan como tales.

Aunque Mendoza cuenta desde 2011 con una Ley de Cuidados Paliativos que creó el programa provincial, este último nunca se puso en marcha. Pese a esto, el Hospital Notti fue pionero en contar con un servicio integral, al que siguió el Lagomaggiore, y hace dos años se sumó el Central. En cuanto a las obras sociales, solo algunas brindan este acompañamiento, como es el caso de OSEP y Damsu.

 

Acompañamiento integral

Rando explicó que los cuidados paliativos implican una serie de medidas tendientes a evitar molestias físicas, como dolor, falta de aire o diarreas; psicológicas, como la angustia, y sociales, ya que muchas veces esta situación produce cambio de roles en la familia o problemáticas económicas que es necesario contemplar.

Para que estas medidas se pongan en marcha –recalcó el paliativista–, existen criterios y protocolos específicos. Dijo que también es esencial respetar la voluntad de cada persona, por lo que consideró muy importante hablar sobre este tema en el ámbito familiar e incluso escribir esa voluntad, una posibilidad que contempla el Código Civil y Comercial de la Nación (directivas médicas anticipadas), que se certifican ante un o una escribana y que el equipo médico debe respetar.

Rando consideró que los cuidados paliativos y la eutanasia (hay tres proyectos de ley en el Congreso) son posibilidades válidas para que las personas enfermas puedan ejercer su autonomía y dignidad en el proceso de su muerte. Pese a esto, consideró esencial que primero se aprobara la Ley de Cuidados Paliativos, teniendo en cuenta que beneficiará al 90 % de los y las pacientes que se encuentran en esta situación.

El profesional explicó la diferencia entre eutanasia y cuidados paliativos, siempre en relación con respetar la dignidad de las personas que enfrentan una enfermedad crónica avanzada. Dijo que, en el primer caso, se trata de todas las acciones que se realizan para acortar la vida de un enfermo, con su consentimiento y el de su familia. En el segundo caso, comentó, se respeta el momento de la muerte, es decir que no se activa ningún mecanismo o tratamiento para alargar la vida, lo que sería obstinación terapéutica, pero tampoco se hace nada para acortarla, sino que se busca acompañar tanto a la persona enferma como a su familia.

cuidados paliativos eutanasia muerte dignidad