El pequeño gran recorrido de los juicios por jurado en Mendoza

De 25 juicios resueltos bajo esta modalidad, solo en un caso los jurados encontraron “no culpable” a un imputado. En otro, no pudieron ponerse de acuerdo. Cómo se vive un juicio por jurados desde adentro.

El pequeño gran recorrido de los juicios por jurado en Mendoza

Foto: Prensa Poder Judicial

Sociedad

Juicios por jurado

Unidiversidad

Ángeles Balderrama

Publicado el 01 DE NOVIEMBRE DE 2021

Parecido a las series o películas, ese es el ejemplo más cercano de la cultura popular que puede definir a los juicios por jurado. Un juez o jueza "mediadora", la defensa del imputado, la defensa de la víctima, un jurado popular y oyentes. Al igual que algunos capítulos de la clásica la Ley y el Orden, este sistema comenzó a ponerse en práctica desde 2019. Con 25 juicios realizados hasta este momento, en solo un caso el grupo de jurados encontró “no culpable” a un imputado y, en otro, no pudieron ponerse de acuerdo.

El primer juicio por jurados en Mendoza se realizó el 21 de marzo de 2019 y se trató del caso "Peteán Pocoví", acusado y declarado culpable de la muerte de dos policías atropellados cuando intentaba darse a la fuga tras apuñalar a su novia embarazada. Como dijimos, hasta la actualidad se realizaron 25, de los cuáles uno se estancó y el otro se absolvió, según remarcan desde el Poder Judicial de Mendoza.

El caso Cortez Tarabay fue el primero que se declaró “estancado” y luego “absuelto”. El jurado popular que juzgó a Claudia Cortez, una mujer que era víctima de violencia de género y mató a su marido de una puñalada en 2018, no logró el acuerdo entre los jurados. De esta manera, el fiscal no insistió con su acusación, por lo que la imputada fue finalmente absuelta y liberada. 

El otro se trata del "Caso Prado", nombrado así por el apellido del médico que resultó asesinado en la puerta de su domicilio cuando intentaron sustraer su camioneta. Al concluir el juicio, se impuso la pena de prisión perpetua al acusado Marcos Jonathan Morales Nievas, a quien el jurado lo encontró culpable del delito de homicidio Criminis causa, y absolvió al acusado Ismael Merlo, a quien el jurado lo encontró no culpable del hecho. Este fue el primer caso en nuestra provincia donde un jurado encuentra a un acusado no culpable.

En este sentido, el juicio realizado contra Nicolás Gilad Pereg será el caso 26, que se tratará a través de este sistema. El hombre está acusado de asesinar a su madre Phirya Saroussy, ciudadana israelí, y a su tía Lily Pereg, ciudadana israelí y australiana, en enero de 2019, en Guaymallén.

Por el tipo de crimen, homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, en el caso de su tía, y homicidio simple agravado por el vínculo, en el caso de su madre, el exmilitar israelí arriesga prisión perpetua. Por este motivo, a partir del relato de los testigos, el caso podría convertirse en el segundo que no logra la unanimidad entre los jurados. 

¿Todos los casos se realizan con jurados?

No, solo los casos que se encuentran estipulados en el artículo 80, 54 y 55 del Código Penal Argentino. En específico, la normativa describe que serán aquellos casos en los que se arriesgue prisión perpetua por el asesinato de un ascendiente (padre, madre); descendiente (hijos e hijas); cónyuge, ex cónyugue o persona con la que haya mantenido una relación de pareja. Además, aquellos asesinatos por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión.

En tanto, los juicios también se realizarían con la presencia de jurados cuando se trata de un femicidio o cuando se busca causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación.

Quienes se desempañan cómo jurados son personas de nacionalidad argentina (nativos o naturalizados con no menos de cinco años de ciudadanía), con residencia permanente de al menos cuatro años en Mendoza y de dos años en el territorio de la jurisdicción del Tribunal Colegiado competente. Deben tener entre dieciocho y setenta y cinco años de edad, comprender el idioma nacional, saber leer y escribir y contar con el pleno ejercicio de los derechos políticos.

Un juicio por jurados desde adentro

En 2019, fiscales de Estados Unidos llegaron a Mendoza para capacitar a la justicia local sobre la metodología en la que se desarrollan los juicios por jurados. En este contexto, si bien se aplica bajo las leyes argentinas, la modalidad es bastante similar a aquellos juicios que se ven en películas o series de la cultura popular.

Aunque las salas son mucho más pequeñas, la jornada inicia con la llegada del juez o jueza. Allí, se pide que se pongan de pie a todas las personas que están en la sala, con la finalidad de recibir a la máxima autoridad del juicio. 

El juez o jueza se ubica en el centro de la sala y pide que se pongan de pie, nuevamente, para recibir al Honorable Jurado. En ese instante comienzan a ingresar los 16 mendocinos y mendocinas seleccionados para cumplir con el rol de jurado titular y suplente y se ubican a la izquierda de la sala (12 titulares y 4 suplentes).

En tanto, frente al juez o jueza se ubican las dos partes: del lado izquierdo, la querella (los defensores de la víctima) y el Ministerio Público Fiscal; del lado derecho se encuentra la defensa técnica (los defensores del imputado) y la persona imputada, con su correspondiente guardia policial. Por último, al final de la sala se ubica el público asistente como abogados o integrantes de los medios de comunicación.

La máxima autoridad de la sala da inicio a la jornada y llama al primer testigo, quien ingresa y se ubica a su lado. Allí se toma juramento, se le advierte sobre el falso testimonio y pasa a ser interrogado por las partes que intervienen en el caso. Luego, se retira y se llama a la siguiente persona para testificar. La jornada finaliza cuando ya hablaron todas las personas convocadas para esa jornada.

Concluida la etapa probatoria, el juez o jueza invita a la fiscalía y la defensa para que presenten al jurado sus alegatos de clausura, es decir, las conclusiones obtenidas en los días previos. Por último, los y las jurados deben emitir un veredicto: de manera unánime, deben decidir si la persona imputada es culpable o no culpable.

juicio por jurados gil pereg cómo es un juicio por jurados juicios por jurados ganados por la defensa