El potencial para la ciencia de Serafín, la supercomputadora más potente del país

Fue presentada en la Universidad Nacional de Córdoba. Servirá para testear medicamentos contra la COVID-19, pero también para el desarrollo de nanotecnología para energías alternativas y estudios de diversas disciplinas.

El potencial para la ciencia de Serafín, la supercomputadora más potente del país

Permitirá realizar investigaciones reduciendo costos y tiempo mediante simulaciones computacionales. Foto: Municipalidad de Córdoba

Tecnología

Tecnología y sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuentes: Prensa Municipalidad de Córdoba e Infobae

Publicado el 05 DE AGOSTO DE 2021

La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) presentó la supercomputadora científica más potente del país, llamada Serafín. Alcanza 156 billones de operaciones por segundo, lo que equivale a 300 PC de escritorio interconectadas. Su potencial para la ciencia y el desarrollo de medicamentos contra la COVID-19.

La nueva supercomputadora está compuesta por 15 chasis que contienen 60 nodos de cómputo dual, con 3840 núcleos de procesador. El portento de casi 800 kilos ya está instalado y se utilizará para proyectos de una variedad enorme de disciplinas: astronomía, química, biotecnología, ciencias sociales, estadística, física, ingeniería, entre otras.

El equipo fue comprado en el marco del Programa de Adquisición de Grandes Equipamientos que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC y costó USD 371 000. En el país solo hay una máquina más potente, pero no está disponible para la comunidad científica general: es la que utiliza el Servicio Meteorológico Nacional para hacer simulaciones hora a hora sobre el pronóstico climático.

Serafín, que le debe su nombre al personaje de Inodoro Pereyra, alcanza una "performance" de 156 teraflops pico.

Los otros clústers de los que dispone la UNC en su Centro de Cómputo de Alto Desempeño (CCAD) también habían sido bautizados inspirados en la historieta de Roberto Fontanarrosa: se llaman Mendieta y Eulogia.

Foto: Municipalidad de Córdoba

En los países desarrollados, los clústers se renuevan cada cinco años. En Argentina se los suele reciclar, se les buscan otras funcionalidades. En el caso de Serafín, será un puente hacia el desarrollo de un abanico amplísimo de disciplinas. Su consumo de energía máximo puede llegar a 30 kilowatts. Está compuesto por 15 chasis que albergan 60 nodos de cómputo dual y en total dispone de 3840 núcleos de procesador.

Oscar Reula, director del CCAD. explicó a Infobae: "Si bien Serafín representa un gran avance, en realidad Argentina nunca tuvo una supercomputadora real. Si se lo compara con el top 500 de máquinas del mundo, esto es chico. Necesitamos invertir 10 veces más para entrar en ese ranking. Argentina es el único país del G20 que nunca ingresó”.

La composición de esta supercomputadora le permite hacer una simulación tridimensional grande, que ocupa un caudal enorme de memoria. Permite la transferencia de un nodo a otro a una velocidad que hasta entonces el país no había alcanzado.

 

El potencial de la supercomputadora

"El nuevo clúster está especialmente destinado para los grandes proyectos científicos. Hoy en día no se puede hacer ciencia en casi ningún campo si no se usan las supercomputadoras, son una herramienta fundamental. Por ejemplo, los físicos podrán hacer estructuras del universo, se podrán desarrollar catalizadores, baterías de litio, hasta facilitar el hallazgo de fármacos contra la COVID-19”, dijo el especialista.

Una de sus aplicaciones más inmediatas será justamente la de testear posibles fármacos contra la COVID-19. “Se toma un modelo de la espina de la proteína y, a partir del banco de datos que reúne información de millones de moléculas, se va observando la efectividad. Si simulás que dos moléculas se juntan, se pegan bien, eso quiere decir que no puede entrar en la célula y que el fármaco podría ser efectivo. Eso te lleva a iniciar el testeo en animales o humanos, y te hace ahorrar mucho dinero y, sobre todo, tiempo”, explicó Reula.

Foto: Municipalidad de Córdoba

A la vez, Serafín tiene potencial vinculado a la física de los materiales, a la astronomía y las ingenierías. Por ejemplo, permite el desarrollo de nanotecnología para energías alternativas, modelar el fuselaje de un avión, estudios sobre la corona solar, sobre las ondas gravitacionales, el desarrollo de biosensores y sistemas antimicrobianos para tratar enfermedades infecciosas.

La máquina también se podrá utilizar para las ciencias sociales, para disciplinas muy en boga en la actualidad, como el big data o el aprendizaje automático. Del mismo modo, se aplicará para economía y finanzas, para la construcción y estimación de indicadores de desempeño.

La inauguración de este hito para el sistema universitario argentino fue el miércoles 4 de agosto; participaron el intendente Martín Llaryora y el rector de la UNC, Hugo Juri. Llaryora afirmó: “Trabajar con la Universidad es una gran satisfacción y nos llena de orgullo. La Universidad Nacional de Córdoba nos prestigia en el mundo y le ha dado a nuestra ciudad una impronta que tiene que ver no solo con la creación de conocimiento, sino también con la actividad económica”.

sociedad ciencia universidad nacional de córdoba unc serfafín computadora