En defensa del vino: impulsan frente de provincias productoras

Lo plantearon los diputados opositores Guillermo Carmona y Alejandro Abraham. Calificaron la iniciativa del Ejecutivo como un reflejo de su centralismo. La oficialista Susana Balbo calificó la idea como insostenible, pero dijo que antes de opinar debe leer la propuesta.

En defensa del vino: impulsan frente de provincias productoras

Los legisladores aseguraron que el vino es un alimento y que su consumo moderado tiene beneficios para la salud. Foto: agroargentina.com

Provincial

Impuesto al vino

Unidiversidad

Verónica Gordillo

Publicado el 01 DE NOVIEMBRE DE 2017

Diputados nacionales por Mendoza impulsan la conformación de un frente integrado por las nueve provincias vitivinícolas para contrarrestar al Gobierno nacional en su intención de gravar a la industria con un impuesto interno de entre 10 y 17 %. Coincidieron en que la propuesta está en consonancia con el centralismo del Ejecutivo, al que sólo le importa Buenos Aires y la pampa húmeda.

Desde que el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, anunció el martes 31 de octubre el paquete de medidas que enviará al Congreso, entre las que se encuentra el gravamen a la industria vitivinícola, sólo se escucharon voces críticas. No sólo por lo que puede significar el impuesto en sí para la industria, sino porque para defender la iniciativa el funcionario consideró a la bebida nacional como una más entre las consideradas alcohólicas y no saludables.

El sector privado reaccionó. Tildó la propuesta como una afrenta a las economías regionales y sus máximos referentes mantuvieron una reunión de urgencia con el ministro de Economía local, Martín Kerchner, quien prometió continuar la negociación con la Nación, al tiempo que aseguró que el diálogo fue lo que posibilitó que el Gobierno accediera a bajar el porcentaje del impuesto del 17 % al 10 %.

 

Con el foco en Buenos Aires

La diputada nacional oficialista Susana Balbo calificó a la propuesta como insostenible y aseguró que la imposición del gravamen tal como se planteó tendría efectos muy graves para la industria. Pese a ser una empresaria del sector, aseguró que aún no tiene una opinión formada sobre la iniciativa, que esperará que llegue al Congreso, que la discusión con la Nación recién comienza y que hay que ver cómo avanza.

Distinta fue la postura de los opositores. Los diputados Alejandro Abraham y Guillermo Carmona aseguraron que impulsan con el resto de los representantes de Mendoza la conformación de un frente de provincias productoras y que ya concretaron contactos con funcionarios de San Juan y de Salta. Incluso este último presentará un proyecto para eximir de impuestos internos a la industria.

Ambos legisladores coincidieron en que el proyecto es una muestra muy clara del centralismo con que se maneja el Gobierno nacional. Dijeron que sólo les importa Buenos Aires y la pampa húmeda, mientras tienen un desconocimiento absoluto del resto de las economías regionales, por lo que apuestan a estos gravámenes, sin analizar las consecuencias que tendrán en el seno de estas industrias.

En lo que no coincidieron los legisladores fue en su análisis de la postura del gobernador Alfredo Cornejo frente a este anuncio. Mientras el justicialista Abraham se mostró convencido de que lo sorprendieron, el kirchnerista Carmona consideró que conocía el proyecto y que relegó los intereses de la Provincia. Dijo que la prueba de esto fue que frente a los reclamos de los dirigentes mendocinos, aseguraron que por medio de una negociación lograron bajar el porcentaje de 17 a 10 %.

El lobby vínico

El ministro Kerchner coordinó reuniones con el sector en defensa de la bebida nacional, hoy exenta de tributos, ante el posible gravado de la actividad. Cumbre entre Mendoza y San Juan.

 

Las tres razones de Abraham

El exintendente de Guaymallén dio tres razones por las que está en contra de la iniciativa. Primero argumentó que incurre en un error de concepto al considerar al vino como cualquier bebida alcohólica y no como un alimento, cuyo consumo moderado es beneficioso para la salud, lo que está probado científicamente. En segundo lugar, nombró el factor económico, no sólo por el impacto que significará para la industria sino porque se trasladará al precio del producto. En tercer lugar, valoró el impuesto como un atentado al federalismo, teniendo en cuenta que el Ejecutivo dejó sin efecto las retenciones a distintas industrias de Buenos Aires y la pampa húmeda, lo que consideró que ahora pretenden recuperar gravando a la producción de otras regiones.

Para Abraham, la iniciativa es marcadamente centralista y dijo que muestra a las claras la falta de conocimiento de la industria y de la bebida nacional. Dijo que en el Congreso escuchó en repetidas oportunidades a distintos funcionarios que hablan del vino como de cualquier bebida alcohólica, desconociendo que está catalogada como un alimento, así como los beneficios de consumirlo en forma moderada.

Abraham explicó que además de impulsar la conformación de un frente común de todas las zonas productoras, ofreció a autoridades del Gobierno provincial acompañarlas en la negociación con la Nación.

 

Día negro para la vitivinicultura

Carmona aseguró que la industria vivió un día negro luego del anuncio del ministro Dujovne. Y dijo que, de aplicarse el gravamen, tendrá un impacto enorme en la industria y en especial en los eslabones más bajos de la cadena.

El legislador justicialista criticó al gobernador Alfredo Cornejo. Dijo que conocía la iniciativa y que “simula” una negociación para lograr un impacto menor de la medida, es decir bajar el porcentaje, en este caso fue de 17 a 10 % de acuerdo con las palabras del ministro Martín Kerchner.

El legislador calificó como peligroso para la cultura mendocina y para todas las zonas productoras la asociación que hizo el ministro Dujovne del vino con una bebida alcohólica como cualquier otra y sobre todo no saludable.

En consecuencia, aseguró que presentará un proyecto de ley que prevé eximir al vino y sus derivados de pagar cualquier impuesto. La alícuota que pagaba el champagne está suspendida desde 2005 por decreto, pero la intención es que quede plasmado en una iniciativa que sea aprobada por el Congreso.

política nacional impuesto al vino reforma impositiva vino impuesto vitivinicola dujovne gravamen bebida alimento macri cornejo abraham balbo carmona