En el Hospital Universitario, hasta los pacientes protegen al personal de salud

El área de Internación ya albergó a más de 120 personas con coronavirus. El buen clima de trabajo es la clave para llevar a cabo sus tareas, a pesar del miedo al contagio.

En el Hospital Universitario, hasta los pacientes protegen al personal de salud

Foto: Unidiversidad

Sociedad

Casos de COVID-19 en Mendoza

Unidiversidad

Unidiversidad / Ángeles Balderrama

Publicado el 26 DE AGOSTO DE 2020

La pandemia ha dejado pequeñas y grandes historias alrededor del mundo, y ha cambiado la forma de concebir la cotidianeidad. También, situó al personal de salud como protagonista y héroe de una guerra contra un enemigo invisible. En este sentido, aunque el Hospital Universitario no escapa a esa lógica, posee una situación particular: pacientes y efectores de salud se cuidan mutuamente. Médicos, enfermeros, camilleros y nutricionistas son parte del staff que, hasta el momento, cuidó a más de 120 mendocinos con Covid-19.

“El paciente covid necesita ser acompañado, son muchos días de aislamiento. Estamos sorprendidos porque la gente ha colaborado muchísimo con nosotros. Cuando tenemos que ingresar a las habitaciones, golpeamos la puerta y nos piden que esperemos para ponerse el barbijo, e intentan mantener la distancia. Sentimos que es un cuidado mutuo”, expresó Joel Gabrielli, jefe del departamento de Enfermería.

Cómo trabaja el Hospital Universitario para asistir en la pandemia

El director Jorge Juri dio detalles de las medidas que tomó el establecimiento para atender pacientes. Ampliación de obras.

Aislados en el primer piso del Hospital Universitario, el área de Internación "María Victoria Gómez de Erice" lleva casi dos meses albergando a pacientes positivos, que fueron derivados de otros efectores de salud y se encuentran en fase de recuperación. Aproximadamente 13 médicos y 16 enfermeros son los únicos habilitados para ingresar al sector.

“Aún no tenemos área de terapia intensiva, por eso es importante el trabajo coordinado con otros hospitales. Comúnmente llegan pacientes de mediana y baja complejidad pero hemos atendido a personas que se transformaron en casos críticos, y rápidamente tuvieron que ser trasladados. Es difícil la situación, hay que darles un gran soporte emocional porque llevan muchos días internados, aislados y solo ven gente con barbijos, camisolines y máscaras. Algunos cumplen 20 días sin verle la cara a un ser humano”, describió el doctor Joaquín González, jefe de Internación.

Hasta el momento, el Hospital atendió a más de 120 personas con coronavirus. Para el personal de salud, el buen clima laboral en el área de Covid y la profesionalidad de cada uno de los integrantes permitió llevar a cabo sus tareas, a pesar de la facilidad con la que se puede transmitir el virus.

“Es una cosa rara conseguir, en medio de una pandemia, el recurso humano que tenemos, desde médicos, enfermeros, camilleros hasta el personal que se encarga de la alimentación o administración. Obviamente entrar a una habitación de un paciente con covid es un momento de mucho estrés, en el que hay que tener extremo cuidado a la hora de vestirse o cuando tenemos que revisarlos, porque lleva muchos pasos”, comentó González.

De esta manera, quienes se encuentran internados transcurren una gran cantidad de días en aislamiento, por esta razón el personal de Enfermería, además de brindar los cuidados necesarios, realiza soporte emocional.

“Con las licenciadas Laura Olmedo y Gabriela Cavallo, que son las jefas de turno, hacemos hincapié en que el paciente está en un régimen de aislamiento y no de soledad. Entonces tratamos de hacer que ese aislamiento sea lo más llevadero posible. Una de las formas es charlar con ellos a la distancia, por supuesto, con todas las medidas de seguridad”, ejemplificó Gabrielli.

 

Entre el trabajo y la vida familiar

Con un aumento en las horas de trabajo y los turnos, mediar entre la vida personal y laboral ha sido una tarea compleja para los trabajadores de la salud. Si bien coinciden en que la pandemia generó un crecimiento beneficioso en el Hospital (que permitió el paso de un policonsultorio a un hospital con internación), también remarcan las dificultades a las que se enfrentan en su vida personal.

“Para mí lo más difícil es no poder ayudar a mis hijos con las tareas de la escuela y creo que a la gran mayoría de los que trabajamos en salud nos pasa. En mi caso personal, mi hijo más chico ha quedado relegado, y el más grande más o menos puede hacer las cosas por su cuenta”, dijo Gabrielli.

Sin embargo, el apoyo de sus familias es fundamental para continuar en la lucha contra el coronavirus. “Por suerte nuestras familias nos entienden. Creo que ha sido un evento muy grato poder abrir la internación en el Hospital Universitario, tanto a nivel institucional como personal y, si bien al principio genera un poco de miedo llegar a casa después de tener contacto con pacientes con Covid, en general las familias comprenden la importancia de que los mendocinos tengan otro lugar de internación”, concluyó González.

coronavirus mendoza casos covid 19 contagio hospital universitario médicos enfermeros personal de salud trabajo pandemia