Desarrollan en Mendoza compuesto con miras a obtener una vacuna contra la COVID-19

El trabajo es de un grupo del Imbecu, de Conicet Mendoza. Invitan a estudiantes de carreras afines a participar.

Desarrollan en Mendoza compuesto con miras a obtener una vacuna contra la COVID-19

María Victoria Sánchez, que lidera el proyecto de investigación del Imbecu. Foto: gentileza Orlando Morales y Juan Manuel Monteoliva (CCT Conicet Mendoza)

Sociedad Unidiversidad por Verónica Gordillo / Publicado el 12 DE JULIO 2021

Un grupo de profesionales del Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (Imbecu) está desarrollando un compuesto que se puede convertir en una vacuna contra la COVID-19.

María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de Inmunología y Desarrollo de Vacunas del CCT Conicet Mendoza que lidera el proyecto, explicó a Unidiversidad que trabajan en lo que se denomina un “candidato vacunal”, es decir, un compuesto que sería la base de una vacuna contra la COVID-19.

La doctora en Farmacia aseguró que hablan de “candidato vacunal” porque no es un proceso terminado, una vacuna que se pueda producir, sino que iniciaron el recorrido con vistas a lograrlo.

El grupo no comenzó de cero, ya que desde hace años trabaja en un proyecto de desarrollo de vacunas que actúen contra  distintas cepas de la influenza. Sin embargo, a raíz de la pandemia, redireccionaron la investigación y se focalizaron en el virus del SARS-CoV-2.

La experta en Biología Molecular contó que, con este nuevo objetivo, se pusieron en contacto con colegas de Conicet de Buenos Aires, con quienes llevan adelante un trabajo colaborativo. Esto es central, ya que son quienes producen las proteínas que utilizan en el desarrollo local. 

 

La investigación

Sánchez explicó que el desarrollo se basa en la utilización de una de las partes de la proteína que recubre al virus de la COVID-19, denominado RBD, que se une a la célula para que el virus pueda ingresar. Además, también prueban otra proteína del virus, que no está en la superficie, sino en la parte interna. En el primer caso –dijo– con la aplicación, se busca que el organismo genere anticuerpos, mientras en el segundo, que produzca linfocitos T, es decir que elimine las células que ya fueron infectadas.

La profesional comentó que, para este “candidato vacunal”, además de estas proteína, se utilizan, como es usual, adyuvantes, que buscan potenciar la respuesta inmune del organismo.

 

En fase preclínica

Sánchez subrayó que la investigación está en fase preclínica, es decir, la prueba con animales, específicamente con ratones. En esta etapa, comentó, obtuvieron resultados positivos, es decir que generaron buena respuesta de anticuerpos.

La investigadora expresó que aún resta un largo camino, como concretar nuevas pruebas con animales, antes de llegar a la fase final de la prueba en humanos. Además, subrayó que el avance del proceso depende de muchos factores, entre ellos, el financiamiento, que por el momento es estatal. Sin embargo, aseguró que los privados pueden colaborar a través de la Fundación Cricyt, por teléfono al 2614270458, o vía mail: gerencia.fundacioncricyt@gmail.com

Pese al tiempo que lleva desarrollar una vacuna, Sánchez destacó la importancia de que Argentina, y en especial Mendoza, comiencen a transitar ese camino, ya que aseguró que no solo es importante llegar a un producto, sino también producir conocimiento científico y lograr el desarrollo de una industria biotecnológica.

 

Convocatoria a estudiantes

Para este proyecto, la investigadora convocó a participar en el proyecto a estudiantes avanzados de distintas carreras afines, como bioquímica, farmacia o biotecnología. La intención es que puedan realizar su tesis de grado sobre la base de esta iniciativa.

Quienes deseen participar pueden enviar su Curriculum vitae al mail de la investigadora: vsanchez@mendoza-conicet.gov.ar.