Fauna relajada, la otra cara de la cuarentena en Mendoza

Gavilanes, halcones y zorros disfrutan de su hábitat ante la poca presencia de personas en la Ciudad. Mirá las imágenes.

Fauna relajada, la otra cara de la cuarentena en Mendoza

Foto: Prensa Municipalidad de la Ciudad de Mendoza

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Unidiversidad / Florencia Martinez del Rio / Publicado el 20 DE ABRIL 2020

La disminución de la actividad humana y la poca presencia de personas en la vía pública y espacios verdes, debido a la cuarentena obligatoria, hace que el avistaje de animales silvestres sea más sencillo. A la fauna que convive con los humanos a diario en la ciudad, especialmente aves rapaces, se la ve más relajada y ocupando más espacios de la urbe ante la ausencia de peligro. Piden que no las maltraten.

En las llamadas "islas verdes" de la Capital, esa Municipalidad, la Secretaría de Ambiente y la Fundación Cullunche están haciendo un relevamiento de la fauna que allí habita. Aunque no lo notemos, aves como el gavilán mixto (Parabuteo unicinctus), el halconcito colorado o cernícalo americano (Falco sparverius) y el halcón peregrino (Falco peregrinus) vuelan sobre nosotros todos los días, pero ahora, con los mendocinos y mendocinas en aislamiento, lo hacen con mayor traquilidad, disfrutando de su hábitat.

Gavilán mixto con su presa. Foto: Prensa Municipalidad de la Ciudad de Mendoza

“Lo que queremos analizar es cómo se manifiesta en cuarentena esta fauna silvestre que habita en la ciudad y que nos acompaña a diario. Vimos a las aves rapaces más relajadas, en lugares donde antes no estaban y comiendo en el piso, especialmente a los tordos y los gavilanes”, comentó a Unidiversidad Jennifer Ibarra, veterinaria y presidenta de la Fundación Cullunche.

Gavilán mixto llevándose su presa. Foto: Prensa Municipaliad de la Ciudad de Mendoza

El relevamiento es realizado como parte del programa de Conservación de la Biodiversidad Urbana, con el objetivo de proteger a estas aves del maltrato por parte de la gente y resaltar el valor que tienen por el rol ecológico que cumplen al estar en la parte superior de la cadena alimentaria. Es que estos animales permiten controlar las poblaciones de otras especies e impiden la generación de plagas perjudiciales para el ser humano, como palomas y roedores. Por esto se consideran valiosas en la urbes sin ser una amenaza para las mascotas.

Ibarra explicó que hace tiempo había preocupación entre los especialistas por el maltrato que estas aves reciben por parte de algunas personas. “Hay gente que las balea desde los edificios y las daña. Queremos conservar y proteger la fauna urbana silvestre de la ciudad, favorecer su presencia y que se queden”, advirtió. 

Gavilán mixto herido siendo atendido en la Fundación Cullunche. Foto: Fundación Cullunche

“Queremos utilizar la fauna urbana como indicadores biológicos del estado de salud del ambiente, colocar cartelería para informar y concientizar, para que entiendan la importancia de los servicios ecosistémicos que brindan al comer palomas, catas y ratones”, explicó la veterinaria.

Estos controladores biológicos, explicó Ambiente, cazan en las zonas aledañas a sus nidos, pudiendo consumir hasta tres roedores por día, según el tamaño del ave. En los últimos años, estas especies se vieron forzadas por el ser humano a modificar su zona de nidificación trasladándose hacia zonas menos urbanizadas y dejando su hábitat de origen sin controladores naturales.


Gavilán mixto con su alimento. Foto: Prensa Municipalidad de Mendoza

En otras partes de la provincia, diferentes especies también perciben la quietud durante la cuarentena, como zorros y comadrejas. Ibarra señaló que en diferentes partes del territorio mendocino, con seguridad otros animales silvestres están circulando por espacios que no suelen ocupar debido a la presencia humana. 

Zorro avistado en Potrerillos

La captura, tenencia ilegal y comercialización de fauna silvestre están penadas por la legislación, como también la destrucción de sus hábitats. Los infractores pueden ser detenidos o ser sancionados con multas de hasta $ 100 000, según la gravedad del hecho. Quienes deseen realizar denuncias de este tipo o informar sobre animales silvestres heridos pueden comunicarse con la dirección de Recursos Naturales Renovables a los teléfonos 4252090 y 4257065, de 8 a 13, de lunes a viernes, y con la Policía de Seguridad Rural al 911.