Exámenes forenses mostraron la violencia que sufrieron las chicas

En la tercera jornada del juicio por los asesinatos de María José Coni y Marina Menegazzo se dieron detalles de las autopsias criminal y psicológica. Aseguran que los cuerpos no pudieron defenderse. Se puede agravar la situación de los acusados.

Exámenes forenses mostraron la violencia que sufrieron las chicas

Imagen de una de las jornadas del juicio que se desarrolla en Ecuador. Foto: Twitter Luis Juez.

Sociedad

Femicidios en Ecuador

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 11 DE AGOSTO DE 2016

En la tercera jornada del juicio por los crímenes María José Coni y Marina Menegazzo se brindaron los detalles más escalofriantes de los últimos instantes de vida de las dos mendocinas que fueron asesinadas por la violencia machista en febrero de 2016. Los datos conmovieron a los familiares. La forense Lidia Médano se presentó mediante videoconferencia ante el Primer Tribunal de Garantías de Santa Elena y brindó detalles sobre las autopsias que practicó a los cadáveres el 22 de marzo. 

Según consigna una nota de Diario UNO, la profesional indicó que María José tenía fracturas en el fémur y en la base del cráneo. Esta última lesión, producida por un traumatismo de "gran energía", fue la que terminó con la vida de la mujer en forma instantánea. Médano precisó que la víctima también presentaba lesiones en la zona paragenital que responden a un abuso sexual, el cual fue resistido por Coni.

La madre de la joven, Gladys Steffani, se quebró ante los datos aportados y los jueces le ofrecieron retirarse de la sala. La mujer se negó porque aseguró que todo eso lo había visto cuando se hizo el reconocimiento y continuó presenciando el debate.

Por su parte, Marina Menegazzo tenía seis lesiones punzocortantes en el cuello desde la mandíbula hasta el sector cervical. Una de estas heridas de arma blanca fue la que motivó su muerte, ya que perforó su columna vertebral y su médula. "La víctima quedó paralizada por un tiempo. No se podía mover pero sí podía ver y escuchar lo que pasaba", manifestó la forense, al tiempo que descartó que haya sido víctima de un abuso sexual.

Ambas jóvenes tenían irritaciones en sus muñecas lo que hace suponer que fueron maniatadas. Esta misma versión la aportó una laboratorista que declaró en la primera jornada del debate. Según precisó, los cuerpos no tuvieron la oportunidad de realizar movimientos de defensa, lo que supone que estaban incoscientes o estuvieron sometidas sin posibilidad de moverse.

Este dato no es menor, ya que puede dar lugar al agravante de alevosía que contempla el Código Orgánico Integral Penal (COIP) ecuatoriano.

En la tercera jornada también declaró Barbarita Miranda, quien realizó la autopsia psicológica y social sobre la base de entrevistas con los familiares de las víctimas y personas de la comuna de Montañita. Ambas jóvenes gozaban de buena salud, tenían un perfil social y ayudaban a niños con problemas. Antes de morir, Coni y Menegazzo sufrieron "estrés agudo y depresión ansiosa. Se trató de un acto de violencia de género extrema", atestiguó la profesional.

femicidio ecuador coni menegazo