Bodegueros: fuerte autocrítica y casi ningún anuncio

El Agasajo de Bodegas de Argentina redundó en el diagnóstico: la caída del consumo impone una reconversión. La arenga marketinera del ministro Etchevehere y el breve discurso de Cornejo.

Bodegueros: fuerte autocrítica y casi ningún anuncio

Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, en su discurso en el Agasajo de la Vendimia. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza.

Provincial

Vendimia

Unidiversidad

Milagros Martín Varela

Publicado el 03 DE MARZO DE 2018

Una vez más, la bodega Los Toneles, de la familia Millán, fue el epicentro del Agasajo de la Vendimia que organiza Bodegas de Argentina, la cámara empresaria que agrupa a las principales bodegas del país. Con menos público y el mismo espíritu distendido de otros años, los discursos se sucedieron prolijamente y sin sobresaltos, aunque con una considerable demora en su inicio ante la lentitud del Carrusel de las Reinas, que retrasó la llegada de las autoridades al lugar.

El primero en hablar fue el dueño de casa. Walter Bressia, presidente del directorio de Bodegas de Argentina, leyó un discurso en el que destacó la necesidad de que el sector defina qué hacer ante la caída en el consumo de vino, en especial en el mercado interno.

"La caída de los volúmenes comercializados durante los últimos dos años, sobre todo en el mercado interno, es la consecuencia de una serie de circunstancias: algunas son competencia del Gobierno nacional y otras, del sector privado. El privado debe asumir el protagonismo en lo que le compete. Estamos trabajando en encontrar soluciones, pero nos queda mucho por hacer. Es de esperar que en el mediano o corto plazo tengamos un país normalizado y será entonces. Y de no mediar un trabajo reflexivo y profundo, nos enfrentaremos a nuestras propias ineficiencias", dijo con fuerte tono autocrítico.

En este sentido, Bressia pidió mejorar la productividad en la producción primaria al apostar por la tecnificación, pero también en la producción a demanda del mercado. "No podemos seguir produciendo uvas multipropósito que no responden a una demanda específica. Sólo empobrecemos la actividad", reflexionó. También hizo foco en el consumidor, al que hay que seducir "con alternativas más atractivas" porque "la oferta es insuficiente".

Respecto del esfuerzo mancomunado con otros actores del sector, Bressia destacó el trabajo con otras cámaras y con la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) para excluir al vino de la prohibición de publicidad en vía pública en la Ciudad de Buenos Aires, y también el lobby realizado para que la bebida nacional no tuviera impuestos internos. "Fue positivo, pero resta lograr la eliminación definitiva del impuesto a los espumantes", reclamó. Sobre estos puntos (la publicidad y el impuesto cero al vino), el presidente de Bodegas de Argentina agradeció la intermediación de los gobiernos de Alfredo Cornejo y Mauricio Macri, y el apoyo del gobernador sanjuanino Sergio Uñac, presente también en el Agasajo.

Luego mencionó otras medidas que influyen en la actividad, como la actualización de los reintegros a las exportaciones, el programa de lucha contra la Lobessia botrana (polilla de la vid) y que el control de precursores químicos esté a cargo del Instituto Nacional de Vitivinicultura, organismo que además anunció que reducirá a partir de marzo de este año un 50 % los aranceles de exportación para pequeñas bodegas.

Pero así como agradeció, también reclamó. Bressia abogó por una "legislación vitivinícola moderna que nos permita elaborar los productos que hoy demandan los consumidores. Agradecemos las medidas tomadas por la Nación, como la salida del cepo, la eliminación de retenciones y el ajuste en el tipo de cambio. Pero nos preocupa que todas hayan sido absorbidas por la inflación".

El empresario calificó al fenómeno económico como "el mayor flagelo que nos afecta a todos" y recordó la incidencia que tiene en toda la cadena productiva de una economía regional como la vitivinícola. Además, manifestó que saben del esfuerzo que hace el Gobierno Nacional para que la inflación baje, pero también expresó el deseo de que ese esfuerzo sea mayor. Recordó también el apoyo de Bodegas de Argentina a la reforma tributaria. Su presidente pidió por la "normalización" de otros parámetros, entre ellos, los costos logísticos y la presión impostiva.

En su discurso, Bressia le "spolieó" al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, tal vez el único anuncio que traía entre manos: a fin de mes se conformará una mesa intersectorial de la vitivinicultura en la que participarán todos los sectores involucrados.

 

Arenga marketinera

A su turno, y tal vez apoyado en su pasado reciente como presidente durante cinco años de la Sociedad Rural Argentina, el ministro Etchevehere les habló de igual a igual a los empresarios reunidos en la Bodega Los Toneles. "Si hay un sector que no necesita estímulo para ver cuál es el camino son ustedes. Ustedes son ejemplo de garra, de templanza, de encontrar nuevos caminos, de reconvertirse, de estar convencidos, a través de la pasión y de la nobleza de su producto... Son ejemplo de muchas actividades productivas de la Argentina que siguen los pasos que ustedes nos vienen marcando desde hace décadas, con innovaciones como la promoción", dijo al incio de su arenga.

Y luego se preguntó: "¿Qué nos toca a nosotros con un sector como el de ustedes? Por un lado, no molestar, no frenar el espíritu emprendedor y, por otro lado, facilitarles el camino para que puedan expresar su potencial. En eso estamos".

El Ministro dijo que al asumir al frente de la cartera de Agroindustria se propuso desburocratizar las actividades productivas, y mencionó que como parte de este eje "hace unas semanas el Servicio Nacional Agropecuario (Senasa) bajó 700 aranceles, de los cuales muchos tienen que ver con su actividad". Luego contó lo que ya le había "quemado" Bressia: las mesas de competitividad "donde todos los eslabones de las diferentes cadenas se reúnen: productores, comerciantes, industriales, gremios y funcionarios con poder para reformar, corregir o impulsar políticas. Cada eslabón pide lo que necesita. Hemos tenido grandes resultados con la mesa de la carne o con la forestoindustrial. Estamos seguros de que a fin de mes con la vitivinicultura vamos a seguir ese camino".

Etchevehere también habló de la apertura de mercados. "Sólo en 2017 se abrieron más de 100 en el mundo", señaló, y "muchos de ellos han beneficiado a su actividad", en una suerte de argumentación a favor de las acciones del Gobierno nacional en pos de mejorar el desempeño de la vitivinicultura.

Por último, y para reforzar el diagnóstico de la industria respecto de la caída en el consumo, el Ministro dejó una perlita al confundir Spotify, la plataforma que ofrece música para escuchar on line, con Netflix, la que permite ver películas o series. "No se usan más los rollos de fotos o los casetes. La gente ahora saca las fotos con su celular o escucha música en Netflix. Tenemos que buscarle la vuelta para que (los consumidores) nos sigan. Van a tener un aliado de fierro en este Gobierno porque estamos convencidos de que las reuniones periódicas son el camino, porque sirven para el diálogo, y el diálogo genera confianza y la confianza nos vuelve invencibles".

Las autoridades brindaron al finalizar los discursos. Foto: Gobierno de Mendoza.

 

Directo al corazón

El cierre de los discursos estuvo a cargo del gobernador Alfredo Cornejo, quien, tal como lo hizo en el Desayuno de la Coviar, destacó los logros de su gobierno para el sector y las nuevas condiciones macroeconómicas conseguidas tras la salida del poder de Cristina Fernández de Kirchner. A la ya dicha exención impositiva interna para el vino y la novela de la publicidad de la bebida nacional en las calles porteñas, el primer mandatario sumó la reducción en Ingresos Brutos y Sellos y "algo que no es directamente referido a la actividad, pero sí a la sociedad en su conjunto y a su relación con el Estado. (Hemos logrado) equilibrar un presupuesto que tenía un déficit del 7 %, (para ahora) tener equilibrio y tener un plan de obras y de inversión", al tiempo que "hemos podido generar condiciones para tener un clima de negocios superior a otras provincias del país".

Respecto de la caída del consumo, Cornejo apuntó al corazón conservador de la industria vitivinícola al decir que "tenemos oportunidad para reestructurar la forma de comercializar y producir, atendiendo a los mercados y no sólo a lo que dice la cultura de la tradición. Es responsabilidad primaria del sector primario, pero nos sentimos socios y aliados estratégicos para lograr esa reconversión".

política provincial vendimia agasajo bodegas de argentina walter bressia luis miguel etchevehere alfredo cornejo vitivinicultura consumo caída exportaciones mercados impuesto